Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #188 – Había una vez un podcast

Había una vez… en Hollywood; El juego de las llaves y The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Tiempos felices

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 1.5
Votar ahora:

Por:

19-02-2015

La película mexicana Tiempos felices del director Luis Javier M. Henaine ofrece una comedia anti-romántica con altos valores de producción.

  • Título original: Tiempos felices
  • Año: 2015
  • Director: Luis Javier M. Henaine (Ópera prima)
  • Actores: Luis Arrieta, Cassandra Cianguerotti
  • Fecha de estreno: 20 de febrero de 2015

Tiempos felices es la ópera prima de Luis Javier M. Henaine, un director cuya experiencia ha sido principalmente en comerciales, videos musicales y cortos. Él ahora ahora presenta una propuesta de comedia anti-romántica protagonizada por Luis Arrieta y Cassandra Ciangherotti.

La historia sigue a Max, un hombre que decide romper su noviazgo de 4 años con Mónica. Sin embargo, es incapaz de decir las palabras específicas para hacerlo, por lo que contrata la ayuda de una agencia secreta que se especializa en terminar relaciones. 

Uno de los elementos más positivos de Tiempos felices es que su trama es muy diferente a lo que normalmente vemos en el cine mexicano, y esto siempre se aplaude. La película es una comedia romántica y anti-romántica, una mezcla entre 500 días con ella y Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. Y si bien la propuesta no es tan experimental a nivel visual como lo hicieran Marc Webb y Michel Gondry, queda claro que Henaine sabe muy bien qué es lo que quiere mostrar a la audiencia y su estilo es palpable en cada uno de sus cuadros. El diseño de producción está muy bien logrado, aquí no hay cabida para sets que se vean artificiales, aún cuando el filme esté ambientado en los 80s. De hecho, Tiempos felices apela a esa nostalgia por los teléfonos de disco, por los VHS y, por supuesto, la moda particular de esa época. 

Los protagonistas Arrieta y Ciangherotti le imprimen a sus personajes una gran sinceridad que crea empatía entre la audiencia, y aún cuando el personaje de ella es totalmente high maintenance y el de él muy pasivo, ambos terminan por ser adorables. Ésta es una cualidad que muchas veces es difícil de lograr, pero el guión del director y Alejandra Olvera Avila tiene éxito en el desarrollo de sus personajes. Y no sólo eso, Tiempos felices tiene un gran timing para la comedia y hay varias secuencias que sacarán más de una sonrisa en el público. 

Pero quizá el punto más débil de la cinta es que su historia, a pesar de la original premisa, llega a ser un poco predecible, especialmente en el momento en el que conocemos el conflicto principal de la película y al «antagonista», pues en ese momento resulta imposible no pensar en la similitud que tiene con Eterno resplandor de una mente sin recuerdos.

A su vez, hay varios personajes secundarios que nunca llegan a ser del todo explorados y funcionan más bien para que el estilo de la película sea más quirky. Otro elemento que le resta puntos, es que hacia el 3er acto, el rumbo de la película se pierde un poco y cae en algunos lugares comunes de los chick flicks simples que todos conocemos. 

Pero al final, Tiempos felices es una película disfrutable, con una historia que, aunque ya hemos visto en otras ocasiones, sí entretiene a la audiencia y es un ejemplo más de que hay talento en el cine mexicano. 

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios