Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine NOTICIAS

Festival de Toronto 2017: ¡madre!

Por:

11-09-2017
madre-tiff-jennifer-lawrence

En el Festival de Toronto 2017, Darren Aronofsky presentó su cinta más reciente, ¡madre!, y vimos la sorprendente actuación de Gary Oldman como Winston Churchill en Darkest Hour.

Si bien el Festival de Toronto 2017 no es competitivo, definitivamente sí hay películas que generan más expectativas que otras. Tal fue el caso de la primera función de ¡madre! de Darren Aronofsky, también director de Réquiem por un sueño y de El cisne negro. Aquí en el TIFF, las sonrientes publirelacionistas de la película distribuyeron postales con una oración a la madre, y en México Paramount regaló pasteles con gelatinas en forma de corazón para celebrar el estreno en nuestro país el próximo 22 de septiembre de la cinta protagonizada por Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Ed Harris y Michelle Pfeiffer.

Contada en dos partes y con una duración de dos horas, este relato inicia con un brillante manejo del suspenso y de la posible locura de una mujer totalmente dedicada a su inmensa y hermosa casa en el campo y al bienestar de su esposo, un poeta que no ha podido escribir una línea en años. Desafortunadamente, lo que inició como un relato casi teatral de un drama de pareja a puertas cerradas peca de ambiciosa en su denuncia y termina siendo muy confusa.

madre-aronofksy-tiff

¡madre! es protagonizada por Jennifer Lawrence

Aronofsky sabe filmar tanto a los actores como a los espacios, de eso no cabe duda, pero al querer llevar al espectador siempre más lejos y al pretender tratar temas tan distintos como la pareja, la maternidad, el culto a la fama, la invasión, el egoísmo, el orgullo y hasta el canibalismo y las ejecuciones arbitrarias, ¡madre! da la sensación de ser un primer tratamiento de guion, repleto de ideas y símbolos, pero que tendría que pulirse y ser más conciso.

Un trabajo que hubiera sido fenomenal de parte de un director novel, es una forma de llegar al mundo de los autores de cine, pero el experimentado Aronofsky no necesitaba de esta escala delirante y estridente de violencia para crear una atmósfera que ya había planteado perfectamente.

Después de ver ¡madre! yo necesitaba algo más fácil de ver y digerir, así que escogí el documental Scotty and the Secret Life of Hollywood, adaptación de Full Service: My Adventures in Hollywood and the Secret Sex Lives of the Stars el libro de memorias de Scotty Bowers, un joven dependiente de una gasolinera sobre Hollywood Boulevard en los años 40 que se volvió  el encargado de “servicios especiales” de grandes estrellas de cine y figuras de poder. Y por “servicios especiales” entiéndase conseguir escorts –chicos y chicas– para sus clientes homosexuales que no podían reconocerlo en público: como el actor Cary Grant, el director del FBI J. Edgar Hoover o el príncipe y la princesa de Gales, quienes gustaban de tríos en la cama.

Más retador y complejo que una simple entrevista a un chismoso, este documental tiene casi un pase automático a las nominaciones de la temporada de premios.

scottyandthesecrethistory-TIFF

Scotty and the Secret Life of Hollywood, sigue a un dependiente de una gasolinería que conseguía escorts para celebridades homosexuales en los 40.

Finalmente, y hablando de posibles premios, asistí a la primera proyección de Darkest Hour en la gran sala IMAX, una película que empezó a generar muchas expectativas por la personificación que hace Gary Oldman del primer ministro británico Winston Churchill. La cinta sigue al simpático, bonachón y temperamental líder británico desde el día de su nominación, a principios de mayo de 1940, hasta el día en que el Parlamento votó a favor de su decisión de mandar parte de la flota civil a rescatar a los miles de soldados atrapados en la bahía de Dunkerque.

Con un relato exactamente opuesto al que Christopher Nolan hizo del mismo evento, aquí la guerra está afuera, no se escucha, no se ve, no brinca a la cara y no ensucia. Joe Wright se vuelve un cautivo voluntario de la prisión formal de la recreación histórica. Un personaje controversial al que los demás hacen notar su diferencia y su falta de modales, sí, un momento histórico que hubiera podido cambiar el curso de la historia, definitivamente sí, pero un resultado final tibiamente académico.

darkest-hour-tiff

Gary Oldman, irreconocible en Darkest Hour.

Esto sigue mañana, y la buena noticia, es que ya llegó Del Toro y que él sí viene con todo.

Notas relacionadas

Comentarios