Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Héctor y el secreto de la felicidad

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 2.5
Votar ahora:

Por:

03-06-2015

Hector and the Search for Happiness es una comedia inofensiva para quienes busquen “mensajes” en las películas que ven.


  • Título original: Hector and the Search For Happiness

  • Año: 2015

  • Director: Peter Chelsom (Hannah Montana: La película)

  • Actores: Simon Pegg, Rosamund Pike

  • Fecha de estreno: 5 de junio, 2015

Sucede algo curioso cuando debemos comentar una película tan inquebrantablemente optimista y con la transparente misión de inspirar. Por un lado, es difícil reprocharle a una expresión creativa el querer enviar un mensaje armónico y sincero. (¿Quién es el grinch que le cuestiona a alguien más, que por qué sonríe tanto?) Pero por otro, ese mensaje viene en forma de película profesional y, como tal, es crucial que la examinemos en términos de sus méritos estilísticos y cinematográficos. 

Héctor y el secreto de la felicidad es, de entrada, una comedia protagonizada por Simon Pegg sobre un psiquiatra que sale en búsqueda de “lo que hace a la gente feliz”. Su viaje alrededor del mundo lo llevará a conocer otras personas y culturas mientras apunta en su pequeño cuaderno –él, además, es un ilustrador admirador de las aventuras de Tintín y estas referencias visuales son, fácilmente, lo mejor de la cinta en términos visuales– las diversas razones que tienen todos para ser felices. 

El problema principal de la construcción narrativa es que aunque Héctor se mete en problemas, los stakes (el término preferido para describir “lo que está en riesgo para el personaje”) nunca realmente se elevan, pues desde el principio queda claro que cada situación que se le presenta es sólo un mecanismo de entrega de mensajes disfrazados de historia. De ninguna forma aburre –después de todo, Simon Pegg es Simon Pegg–, pero sí se tambalea en la línea que divide la sinceridad de la ingenuidad.

Bernardo Bertolucci alguna vez dijo, “yo no filmo mensajes, eso se lo dejo a la oficina postal”. Habrá espectadores para quienes ver una película “de mensaje”, suene terrible, pero con un protagonista como Simon Pegg y debido a que logra alejarse del sermón ciego y absurdo, Hector y el secreto de la felicidad podría dejarles buen sabor de boca.

mm

Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios