Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Dragon Ball Z: La resurrección de Freezer

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

14-06-2015

La secuela de La batalla de los dioses ya está en salas de cine. Nos gustó La resurrección de Freezer, aunque dista de ser la mejor película de Dragon Ball.


  • Título original: Dragon Ball Z: Fukkatsu no F

  • Año: 2015

  • Director: Tadayoshi Yamamuro (Dragon Ball Z)

  • Actores: Mario Castañeda, René García, Carlos Segundo, Laura Torres, Gerardo Reyero

  • Fecha de estreno: 19 de junio de 2015

AVISO: En la siguiente crítica procuramos no incluir spoilers, por favor traten de evitarlos en sus comentarios, en beneficio de quienes no han visto aún la película. ¡Gracias!

Casi dos años después, y aquí estamos de nuevo. El experimento de Akira Toriyama fue todo un éxito y no sólo podemos salir corriendo a nuestro cine más cercano a ver Dragon Ball Z: La resurrección de Freezer, sino que en sólo un par de semanas habrá una serie anime nuevecita en Japón, tras 18 años de ausencia.

¿Qué tanto necesitamos ver Fukkatsu no F antes de la serie anime –que todavía “cuelga” para que se estrene en México– y realmente la podemos poner en la lista de las mejores películas de la saga? Lean ustedes esta humilde crítica con el OST de Dragon Ball Z de fondo, tal como un servidor lo hizo al escribirla, por favor.

La respuesta corta es “No”. No es la mejor película de la saga de Toriyama, pero definitivamente tiene elementos que superan a muchas de las anteriores. Comencemos repasando la sinopsis: A más o menos un año de los eventos de La batalla de los dioses (quizás uno o dos más, nos basamos en la nueva aparición de Shen Long, pero hay que considerar la edad de cierto bebé por allí), Goku y los guerreros Z regresan a sus vidas normales tras la difícil lucha contra Majin Buu, pero forjando una relación de “amistad” con Bills y Wiss –quien al parecer es el guerrero más poderoso conocido en la saga hasta el momento– e introduciendo hábilmente a Jaco el patrullero galáctico como conocido de una eternamente juvenil Bulma. Como todos saben, los canchanchanes de Freezer lo resucitan con la esperanza de recuperar su supremacía galáctica, pero olvidando que a final de cuentas es un “niño” caprichoso… quizás hasta más que Buu.

No obstante –y pese a que sucede casi exactamente lo mismo que en casi todas las películas de la saga– hay pinceladas de genialidad por parte del equipo Toriyama que demuestran que la saga tiene todavía cosas qué contar, valiéndose moderadamente de herramientas digitales combinadas con animación tradicional. Podemos contar al menos tres grandes batallas (sin contar el extraño entrenamiento inicial de Vegeta y Goku) que fácilmente pueden catalogarse entre las mejores de toda la saga… ¡y en una de ellas ni siquiera participan los saiyajin de origen!

La historia se cuenta bien y tanto el clímax como la resolución son correctos… pero (aquí comienzan los “peros”) lamentablemente el intento de intercalar el humor ominpresente en la primera saga Dragon Ball rompe el ritmo en momentos “serios” e importantes. Cansa la gastada broma de la gula de Wiss y Bills, y francamente la introducción y otra parte del filme pecan de parecer un episodio de Dr. Slump (querubines incluidos). La banda sonora es aceptable, pero por desgracia comete el error de no incluir el tema de Freezer original cuando menos, faltó ese “punch” para meter al otaku retro de lleno en el esperado reencuentro. Al menos está presente el tema “F” de Maximum the Hormone, que inició todo esto…

Otro detalle son los hoyos argumentales que expliquen exactamente cómo se alcanza la tan rumorada siguiente transformación. ¡Vamos, la película dura 93 minutos, podrían haber dedicado unos 10 adicionales a ingeniosos flashbacks! No es grave, pero sinceramente esperamos que Super sea el eslabón que conecte realmente el final de Z con Batalla de los dioses y La resurrección, pues si recordamos cuántos episodios se necesitaron para que Goku alcanzara el primer Super Saiyajin, resulta frustrante ver cómo al parecer llega en segundos a el tan rumorado nuevo nivel (aunque queda patente que lo había logrado desde antes, analicen lo que dice Goku al tratar de explicar la nueva transformación, algo que podríamos definir como “singularidad”). Y el tema espacio-temporal es aceptable… sólo esperamos que no se abuse de esto en el futuro, excepto quizás para terminar de borrar la polémica GT.

Pero hasta aquí de los detalles adversos. El doblaje es sublime. Tanto Mario Castañeda como René García y Carlos Segundo demuestran no sólo su maestría con sus personajes, sino su ya comprobada capacidad histriónica para dotarlos de los diferentes sentimientos y madurez que manifiestan (chequen las entrevistas que les hicimos en la revista de este mes). Y tal como nos contó Segundo, es un gusto ver que Toriyama por fin se acordó del nameciano verde, y cruzamos los dedos para que tenga todavía más importancia en Dragon Ball Super (fans del maestro Roshi… ¡prepárense para una gran sorpresa!) La dirección de Eduardo Garza es impecable, y es evidente la gran relación que existe entre ese gran equipo de amigos y compañeros de doblaje. ¡Ojalá nos traigan más momentos como estos en la serie y películas por venir! Triste, la ausencia de Ricardo Silva, aunque habría sido raro escucharlo decir tan sólo “Cha-La Head Cha-La”. ¡Ese tema J-Pop en los créditos finales está completamente de más! Y por cierto, sí hay epílogo.

En conclusión, después del gran regreso de la saga en 2013, es un gusto ver que se mantiene la calidad y dedicación a la saga. Nuevas técnicas visuales y el detalle en explicar y corregir errores narrativos del filme y sagas anteriores (chequen el encuentro entre Bulma y Freezer, así como la explicación de los 2 deseos del Dragón) certifican que podremos disfrutar aún de muchas buenas peleas… aunque posiblemente también de un exceso de bromas y chascarrillos. Una secuela muy disfrutable, y que nos deja con ganas de más. ¡Shen Long, te pedimos que extiendas la vida de Toriyama por varias décadas más!

mm

Periodista independiente por más de 16 años (en Cine PREMIERE desde 2006). Se especializa en anime, comics, doblaje, tecnología y videojuegos. Sus sagas favoritas: Doctor Who, Star Trek y Star Wars. Batimaníaco, geek ochentero y hardcore gamer.

Notas relacionadas

Comentarios