Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Hilda

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

02-09-2015

Clasismo a 24 cuadros por segundo.


  • Título original: Hilda

  • Año: 2014

  • Director: Andrés Clariond Rangel

  • Actores: Verónica Langer, Adriana Paz, Fernando Becerril

  • Fecha de estreno: 4 de septiembre de 2015

Desde que leí la sinopsis, empecé a
encontrarle cierto encanto a Hilda, la ópera prima de Andrés Clariond Rangel. Susana LeMarchand (Verónica
Langer) es una activista que se casó con un millonario y perdió, o más bien
reprimió, todos esos ideales socialistas que alguna vez la caracterizaron de
joven. En su vejez, vive completamente frustrada e ignorada por su entorno
social y para contrarrestar su vacío, contrata a una empleada doméstica, Hilda
(Adriana Paz), con quien se obsesiona y se ensaña, al grado de rebasar los
límites del respeto a la identidad del otro.

La historia está inspirada en la obra de teatro francesa homónima de Marie
NDiaye pero, claro, adaptada para la pantalla grande con modificaciones que dialogan con la sociedad mexicana.
La película hace referencia a lo que se vivió en México en el verano del 68 y tiene una perspectiva personal del director de las
incongruencias y culpas que puede tener una familia de clase alta -como en la que creció el realizador mismo-.

El largometraje tiene muchas lecturas, todas relacionadas con temas angustiantes: la lucha de clases, la obsesión, la demencia, la injusticia. El
mismo director y el productor, Gabriel Nuncio, nos contaron al finalizar la proyección de Hilda en el FIC de Monterrey, que difieren en cuál es el tema principal: para el primero el peso de la película está en el conflicto entre
clases sociales, para el segundo, ese momento en el que volteamos al pasado y
nos damos cuenta de que no estamos en el lugar con el que soñábamos, o peor,
vivimos en esa realidad que criticábamos hace muchos años.

No es perfecta, hay situaciones absurdas y exageradas, pero principalmente hay
dos cosas por las cuales vale la pena darle una oportunidad a esta cinta: la sobresaliente y perturbadora actuación de Verónica Langer y el sentimiento de inquietud que te
queda al final de la película. Que una sala, una pantalla y una
historia –aparentemente- ajena te produzca sentimientos que permanecen aún después de terminada, es el don por el que amamos el
cine.

mm

Editora Web en Cine PREMIERE y locutora de “El cine y…” en Ibero 90.9 FM. Fan-from-hell de La Tierra Media, los sables de luz, Westeros, Stitch y el helado.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios