Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Maze Runner: Prueba de fuego

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

10-09-2015

Una sólida y entretenida continuación a la saga, aunque tiene un espacio amplio por mejorar.


  • Título original: Maze Runner: The Scorch Trials

  • Año: 2015

  • Director: Wes Ball

  • Actores: Dylan O'Brien, Kaya Scodelario, Thomas Brodie-Sangster

  • Fecha de estreno: 11 de septiembre de 2015

Al pensar en Maze Runner, es fácil encasillarse en el concepto del típico young adult distópico. Y si estuviéramos hablando de la primera historia, Maze Runner: Correr o morir, estaríamos haciendo una generalización muy arriesgada. Sin embargo, en Maze Runner: Prueba de fuego parece como si el director, Wes Ball, intentara crecer junto con su audiencia, pues presenta una historia más madura, más oscura y visualmente más aterradora (sí, prepárense para saltar del asiento un par de veces), pero con escenas tan sobradas, que hacen que la película raye en lo aburrido. 

La historia comienza en cuanto Thomas (Dylan O’Brien) y compañía salen del laberinto y llegan a unas instalaciones en las que, como era de esperarse, el protagonista sospechará y descubrirá que haber salido del laberinto no significaba que estuvieran a salvo… y salir de aquel complejo tampoco mejorará mucho las cosas. Al contrario, el peligro estará más latente que nunca, al grado de que por un momento el espectador se sentirá envuelto en una aventura de terror, más que en una ciencia-ficción juvenil. Ahí es donde comienza a notarse la madurez de la historia: en vez de monstruos robóticos cliché, nos enfrentaremos a unas criaturas verdaderamente aterradoras. Si a eso sumamos que ya no hay un campo en medio del laberinto que nos dé algo de paz, la angustia aumenta. 

Precisamente, el haber pasado de un ambiente controlado, como el de la primera cinta, a un terreno abierto, fue una de las fortalezas de esta producción, ya que se prestó a escenarios más inesperados –desde los típicos desiertos, hasta centros comerciales abandonados–, con más armas de jugar con la mente del público. El diseño de producción de Daniel T. Torrance y la gran mezcla de audio logran perfectamente transmitir pánico, e incluso evocar cierto sentimiento de trance en algunas escenas.

¿Por qué no tiene 5 estrellas, entonces? El problema está en lo más importante: la historia. Se agradece que no se haya hecho una adaptación muy fiel del libro, pues la segunda entrega literaria es la más monótona de la colección. Sin embargo, sus largas escenas de acción sin grandes eventos ni coreografías emocionantes, hacen que varias escenas se sientan innecesarias. Obviamente, no puede haber una película de ciencia-ficción sin una buena inyección de sudor, golpes y escapes arriesgados. Sin embargo, hay que hacer que estos momentos valgan la pena, que nos hagan sufrir al verlos. Y aquí más bien nos hacen poner la mente en blanco.

Maze Runner: Prueba de fuego es indispensable para fans, confusa (aunque no imposible de seguir) para recién iniciados en el mundo del laberinto y emocionante para quienes esperan un poco más de un survival film adolescente. Sin embargo, si están esperando una saga a la altura de Los juegos del hambre, de dimensiones épicas, se quedarán insatisfechos. 

Cinéfila, melómana y amante de la moda. Ama a Gus Van Sant, Woody Allen, las comedias baratas y las chick flicks, y se queda dormida en casi todas las películas de acción. Su placer culposo son las telenovelas japonesas.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios