Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

10 datos sobre la filmación de Everest

Por:

17-09-2015

Los actores de la cinta nos platican sus experiencias rodando esta épica aventura.

Hace unas semanas, tuvimos la oportunidad de platicar con el elenco de Everest en la ciudad de Los Ángeles sobre la esperada cinta. Los actores se veían realmente contentos de estar juntos otra vez y había un gran sentido de camaradería entre ellos. Entre bromas y recuento de experiencias, Jake Gyllenhaall, Josh Brolin, Jason Clarke, Michael Kelly y John Hawkes recordaron cómo fue rodar la película. 

Estos son 10 datos que descubrimos sobre la filmación de Everest.

1. Filmar en el Everest 

Una gran parte de la película fue filmada en las faldas del Everest y en el campamento base verdadero. “Al principio, creo que todos teníamos un poco de miedo de ir a la montaña. Pero cuando fue momento de irnos y regresar al estudio, nos dimos cuenta de lo maravilloso que fue esta experiencia”, platica Josh Brolin. Para el director Baltasar Kormákur, ir al Everest, sentir el frio y estar en la nieve era parte fundamental de su visión y el realismo que quería darle al filme. 

2. Jason Clarke: El único con experiencia

Simuladores de altitud que los colocaban alrededor de los 8,000 km de altura; refrigeradores; poco sueño, y mucho ejercicio fueron sólo algunas de las cosas a los que los actores se sometieron para la película. El australiano Jason Clarke fue el único actor del reparto que había tenido experiencia en alpinismo previamente, al haber escalado el conocido glaciar Tasman de Nueva Zelanda. 

3. Ser leales con la historia

¿Cómo contar una historia que ya ha sido contada en libros, documentales y películas? El libro sobre la tragedia Into thin Air, escrito por Jon Krakauer, se convirtió en un best-seller al instante. Michael Kelly (Doug Stamper en House of Cards), quien interpreta a Jon en la película, comenta al respecto: “Tienes todos estos libros que hablan sobre lo mismo, pero todos cuentan versiones diferentes. Nuestra película jamás será lo que en verdad pasó. En realidad, nadie sabe qué pasó exactamente, pero lo que hacemos es tratar de encontrar la esencia de la verdad en la historia”.

4. La responsabilidad de interpretar personas de la vida real

John Hawkes acapara esta pregunta: “Es una responsabilidad enorme, es algo que te pone en conflicto. Como actor, es un nivel extra que yo disfruto mucho, pero es mucha presión porque hay que representar a los seres queridos de estas personas, o a los sobrevivientes mismos, de la manera más certera posible. Además, siempre está la posibilidad de que… no les guste tu trabajo”. 

5. Los Sherpas

A pesar de que en la cinta los sherpas no figuran mucho (algo que, por cierto, ha sido fuertemente criticado por el rol esencial que deberían de haber jugado), estos emblemáticos guías sin duda dejaron una gran impresión en el elenco: “Los sherpas fueron las personas más sabias y fascinantes de toda la filmación. Ni siquiera me acuerdo bien de los demás actores (ríe) yo me acuerdo de lo sherpas”, comenta Jake Gyllenhaall.

6. Las experiencias en Katmandú

La capital de Nepal dejó una gran impresión en elenco. Esta mezcla entre caos y belleza creó una atmosfera muy especial en la filmación: “Hacer cualquier cosa en esta ajetreada ciudad donde no hay carriles en las calles es un reto. Mi escena favorita ahí, fue cuando grabamos en el monasterio budista, al cual los alpinistas acuden para ser bendecidos antes de iniciar la travesía en la montaña. Estábamos rodeados de monjes y una música maravillosa. Fue un experiencia que me conmovió mucho”, recuerda John Hawkes. 

7. Bajo la nieve sal

Después de filmar en locación, la película tuvo otras dos grandes sedes: Val Senales un resort de ski en las Dolomitas italianas, y los icónicos estudios Pinewood en Londres. En las Dolomitas, los actores filmaron en condiciones extremas, a 3,300 metros de altura y en temperaturas bajo cero donde “durante 18 horas no podías sentir tus pies ”. En los Pinewood Studios, el cambio fue radical. De estar a merced de los elementos, la nieve fue reemplazada por sal y enormes ventiladores para recrear los vientos de 100km por hora. 

8. ¿Por qué la gente escala el Everest?

La pregunta del millón de dólares: ¿por qué arriesgarse? Los actores parecen haber pasado largas jornadas discutiendo este tema. Josh Brolin da justo en el clavo: “Son las relaciones y los lazos que la gente crea ahí. Las experiencias e historias que cada quien trae de la montaña. Eso es lo que pasa en Everest. Es poder acceder a esa magia que es única y que no podrías encontrar en ningún otro lado”.   

9. Ninguno de los actores subiría al Everest en la vida real. 

Algunos porque tienen hijos, otros simplemente creen que el riesgo es demasiado. Todos entienden por qué la gente lo hace pero están de acuerdo en que no es para ellos. Jake Gyllenhaall se mantiene callado en esta pregunta. Al preguntarle directamente, lo piensa unos segundos y responde: “Yo estoy fascinado con la idea de la metáfora, con lo que la montaña representa. Todos tenemos un ‘Everest’ en nuestras vidas, y esa es la belleza de la historia”. 

10. Investigando sus personajes (ALERTA DE SPOILER)

Todos los actores tuvieron la oportunidad de hablar con los sobrevivientes o los familiares de los que lamentablemente perdieron la vida. Jason Clarke cuenta su experiencia con la familia de Rob Hall: “Al principio intercambié emails con la familia de Rob. Estaban muy agradecidos, pero querían mantener un poco de distancia. Después, estuve en Nueva Zelanda y tuve la oportunidad de platicar con Jan, la esposa de Rob, y Sarah, la hija que nunca conoció. Fue una experiencia muy reveladora”. 

mm

Comunicóloga para quien el cine y la fotografía son las mejores maneras de ver la vida. Es fan de Sofia Coppola y la estética de Wes Anderson, añora décadas pasadas y piensa que todo el mundo debería irse en un road trip por lo menos una vez en la vida.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios