Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #144 – Depredadores millonarios

El depredador, Locamente millonarios

September 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Feratum inicia con Ladronas de almas

Por:

02-10-2015

El jueves 1º de octubre inició el IV Festival Internacional de Cine Fantástico, Terror y Sci-fi –mejor conocido como Feratum– en Tlalpujahua, Michoacán. Para dar inicio al certamen, la productora Cucuy Oridozola y el director Juan Antonio de la Riva (Elisa antes del fin del mundo, Hora marcada) presentaron Ladronas de almas, una película de […]

El jueves 1º de octubre inició el IV Festival Internacional de Cine Fantástico, Terror y Sci-fi –mejor conocido como Feratum– en Tlalpujahua, Michoacán. Para dar inicio al certamen, la productora Cucuy Oridozola y el director Juan Antonio de la Riva (Elisa antes del fin del mundo, Hora marcada) presentaron Ladronas de almas, una película de época con un giro paranormal. 

 Situada en México de 1815, Ladronas de almas nos cuenta de la familia Cordero, que ha sufrido a causa de la guerra entre insurgentistas y realistas. Sus vidas se ponen en peligro una vez más cuando un grupo de realistas y ladrones –haciéndose pasar por el otro bando– les piden asilo, con la intención secreta de robarles su fortuna. Sin embargo, aquellos delincuentes no contaban con que las hermanas cordero (Sofía Sisniega, Natasha Dupeyrón y Ana Sofía Durán), tienen un zombie de su lado. 

 

En la cinta vemos muertos vivientes, pero más apegados al vudú que a la cultura pop. Según las creencias tradicionales, para convertir a una persona hay que capturar el alma de el individuo –de ahí el título del filme–, para que éste quede sometido a las órdenes de un bokor, es decir, un sacerdote vudú. Según las leyendas, los zombies desempeñaban un papel de esclavos inexistentes al ojo público, que trabajaban en condiciones deplorables. Ladronas de almas explora toda esta creencia, sustentándose en la llegada de los esclavos antillanos a México.

 

Entre el público que vio Ladronas de almas, no se observaron expresiones de terror. Sin embargo, la respuesta fue positiva. Nadie gritó, nadie suspiró agitadamente –incluso se escucharon algunas risas–, pero al salir se escucharon comentarios favorables. ¿Quién no ama las películas de zombies, a fin de cuentas? Los espectadores también admiró la fotografía de Alberto Lee, quien logró unir la sangre de los muertos vivientes y la belleza de las haciendas morelenses en cuadros estilizados. 

 

Ladronas de almas aún no tiene un estreno comercial definido y, aunque no logra arrebatar gritos, tiene el potencial de convertirse en un referente del cine de género en nuestro país. 

Cinéfila, melómana y amante de la moda. Ama a Gus Van Sant, Woody Allen, las comedias baratas y las chick flicks, y se queda dormida en casi todas las películas de acción. Su placer culposo son las telenovelas japonesas.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios