Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #125 – Antes de Infinity War

Un repaso por el MCU.

Abril 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Berlinale 2016: El discurso necesario de Soy Nero

Por:

17-02-2016

Greta Gerwig, Ethan Hawke y Julianne Moore presentan Maggie’s Plan.


El plan de Maggie

El primer logro de Rebecca Miller ha sido el seguir siendo Rebecca Miller sin morir en el intento. No conforme con ser la hija de uno de los dramaturgos estadounidenses de mayor prestigio –entre otras obras, su padre Arthur escribió Las brujas de Salem-, es esposa de ese monstruo de la actuación llamado Daniel Day-Lewis. Hay que aplaudirle, pues, el hecho de que poco a poco, y gracias sobre todo a su trabajo como directora –porque la señora también escribe y actúa- ha dejado de ser “la heredera de” o “la mujer de” para ser reconocida por su propio trabajo.

Con cuatro largometrajes a su espalda, Miller ha llegado a esta Berlinale con Maggie’s plan, cinta protagonizada por Greta Gerwig, Ethan Hawke y Julianne Moore que cosechó varios aplausos tras su proyección. En breve, se trata de una comedia de enredos que parece abrevar tanto del Woody Allen de los setentas como de esos argumentos de conflicto amoroso-existencial que tanto obsesionan a Noah Baumbach. De hecho, la sombra de este último planea no pocas veces sobre la cinta, quizá debido a que su musa Gerwig hace tanto de Gerwig que uno no puede evitar preguntarse si es capaz de cambiar de registro. En cualquier caso, el conjunto funciona y esta historia de amores y desamores fluye tan bien que las incursiones de la siempre excelente Juliane Moore y, en especial, de Bill Hader como el sarcástico ex novio de Gerwig, se antojan como meras cerezas del pastel.

La grata sorpresa de Soy Nero

Hasta el momento de entrar a ver esta película lo único que sabía sobre ella era lo siguiente: co-producción entre Alemania, Francia y México; dirigida por el director británico-iraní Rafi Pitts; abunda sobre los conflictos de la frontera mexicano-estadounidense. Ante tan ecléctica ecuación mi sentido común me orientaba a esperar resultados pretenciosos, forzados o, lo que es aun peor, sencillamente mediocres.

Para mi sorpresa, dos horas después me vi, al igual que incontables periodistas que acudieron a ver la cinta, aplaudiendo fuerte, con ganas. Yo diría que Soy Nero no se limita a ser una cinta honesta sino es también necesaria, de esas que recuperan las mayores virtudes de lo que se conoce como cine político.

La historia está narrada en dos episodios. En el primero seguimos las intentonas de Jesús (Johnny Ortiz) por cruzar la frontera de México hacia los Estados Unidos. Al igual que tantos en la misma situación, Jesús es un mexicano que pese a haber crecido en los Estados Unidos mantiene un estatus ilegal –el suyo es el perfil de los llamados dreamers– por lo que no ve otra opción para obtener la deseada green card que enrolándose en el ejército. En el segundo capítulo observamos que ya se ha convertido en soldado y que participa como tal en alguna de las guerras que el gobierno norteamericano mantienen vivas en el Medio Oriente.

Él mismo un hombre de todos lados y de ninguno, como confesó en la conferencia de prensa, Pitts se obsesionó con el tema con una pasión indómita. Como si él mismo fuese uno de estos cientos de miles de jóvenes que viven extrañados de ese concepto conocido como patria. Se nota, se agradece y se aplaude.

Y más aplausos tendrá si, como pronostico ahora, el próximo domingo el iraní se lleva el premio a mejor director. Veremos.

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios