Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Ron Perlman: No habrá Hellboy 3

Por:

16-03-2016

Platicamos en exclusiva con el actor durante su paso por el FICG 2016.

Ron Perlman responde con una seguridad que decepciona cuando se le pregunta sobre las posibilidades de que Hellboy 3 vea la luz. “A estas alturas ya me atrevo a decir que probablemente nunca suceda”, me dice cuando lo enfrento al tema. “He peleado muy fuerte, hasta el año pasado, para que ocurra. Si me sigues en Twitter sabrás que lo he dado todo y que hemos trabajado duro, pero nadie parece responder”, concluye desilusionado.

En medio de un salón rodeado de repisas con libros antiguos, el imponente y emblemático rostro de Perlman se roba toda la atención en un lugar que parece sacado de la guarida de Hellboy. Mientras, sus gigantescas manos agitan con delicadeza la pequeña copa de espresso que sostiene. Apenas arrancaba la 31 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara: una noche antes, durante la presentación en México de Mr. Pig –la nueva película de Diego Luna como director–, Perlman se cruzó con la productora mexicana Bertha Navarro (Cronos) en un instante que sin duda marcó el homenaje que lo trajo al festival tapatío. Sumando más de 30 años de carrera (y 60 de edad), el actor recibió un reconocimiento que sólo se hace más simbólico si recordamos que fue hace más de dos décadas que participó en la ópera prima de Guillermo del Toro, nacido en esa ciudad y con quien ha forjado desde entonces una dupla a la que se rinde culto alrededor del mundo.

Durante su visita platicamos en exclusiva con el actor, a quien pronto veremos el spin-off de Harry Potter Fantastic Beasts and Where to Find Them. No hubo forma de hacerlo hablar sobre los detalles de esta última producción, pero sí lo hicimos sobre su carrera, su relación con el director mexicano, el cine de superhéroes y el crowdfunding.

Empezaste trabajando en teatro y hasta tuviste tus coqueteos con el stand up. ¿Cómo fue tu acercamiento con el director Jean-Jacques Annaud, quien te dio tu primera oportunidad en pantalla grande con La búsqueda del fuego?

Tengo mucha suerte de haber nacido con aspecto de Neandertal (ríe). Durante mi entrevista con Jean-Jacques, más que mi talento como actor de teatro o la profundidad de mis interpretaciones, noté que él solamente ponía atención a mi anatomía. Seguro le pasó por la cabeza cuánto se ahorraría en maquillaje para hacerme ver como cavernícola. Mi aspecto no sólo me dio el papel sino que hizo nacer una de las relaciones más fructíferas y maravillosas que tengo en el medio hasta hoy.

Después de eso empezaste a colaborar con Guillermo del Toro… (Ron interrumpe)

 ¡Exacto! Imagínate… Para entonces ya había trabajado con dos campeones del  cine y esto apenas empezaba.

 ¿Y cómo fue que tus inicios con Annaud influyeron en tu carrera hasta la llegada de Del Toro? ¿Cómo se acercó a presentarte Cronos y qué te atrajo del proyecto?

Hay una conexión, porque las dos películas que hice con Jean-Jacques involucraban transformaciones físicas con maquillaje, y Guillermo estaba obsesionado con crear monstruos. En ese entonces él tenía un estudio de maquillaje y estudiaba efectos especiales. Sus modelos a seguir eran genios como Dick Smith, Rick Baker o Christopher Tucker. Esto lo llevo a conocer mi trabajo y a invitarme a participar. Así empezó todo. Una vez más no fue mi talento sino mi aspecto lo que me acercó a él.

Hablas de Annaud y Del Toro como dos campeones pero creo a esa lista podemos agregar también al francés Jean-Pierre Jeunet (Amélie), con quien hiciste La ciudad de los niños perdidos. ¿Cómo fue trabajar en esa película, tomando en cuenta que todo el equipo era francés y tú el único americano que no hablaba una pizca del idioma? 

El director estaba buscando específicamente a alguien cuya pronunciación del francés fuera extraña. El personaje debía ser un extranjero completamente ajeno al universo que él creo, una especie de pez fuera del agua en un mundo lleno de cinismo y donde todos se sienten demasiado listos. Debía ser ajeno y tener una ingenuidad que se dejara ver también en su forma de hablar, a la que decidí agregarle un particular acento ruso. Básicamente estaba buscando lo más alejado a la idea generalizada del “francés”, y ése era yo. Y es que lo principal que debe hacer un actor, sin importar si está maquillado o no, es encontrar el corazón del personaje que interpreta, y el corazón de este tipo es algo que yo entendí de inmediato. Supongo que Jean-Pierre vio que yo entendí al personaje. Eso derribó por completo la barrera del idioma que parecía separarnos porque, aunque siempre había un traductor de por medio, ambos estuvimos en la misma sintonía durante toda la filmación.

Tu filmografía sugiere una atracción por el cine fantástico y de género. ¿Se trata de un gusto adquirido o es algo que siempre llamó tu atención?

La mayoría de las películas en las que trabajo son proyectos muy personales y queridos por sus creadores. Si muchos terminan siendo películas de género es porque Guillermo me presenta la mayoría de ellos. Digamos que no tengo una fascinación por el cine de género pero sí por Guillermo. Esto ha llevado a que se me asocie como una extensión de su obsesión por estos temas. Gracias a él entendí que estos seres y estas creaciones tan lejanas a la realidad son también vehículos para canalizar metáforas sobre la condición humana. Finalmente resulto beneficiado de esa asociación.

 ¡Y vaya que te has visto beneficiado! Fue él quien peleó por que fueras Hellboy (el estudio prefería que fuera Vin Diesel). Hoy en día las películas de superhéroes son muy exitosas, pero ustedes se adentraron en este género tiempo antes del boom actual. ¿Por qué crees que el público las disfruta tanto?

¡A la gente le encantan! Mira nada más la cantidad de dinero que hacen esas películas. Es impresionante cuántos recursos se le invierten a cada una y esto es el reflejo de la voracidad con la que los espectadores las consumen. Pero en lo personal me sigo sintiendo más atraído por las historias mínimas. Es por eso que fundé mi propia compañía productora, cuyo objetivo es realizar películas que no rebasen un presupuesto de $5 MDD, sin efectos especiales, sin gente usando lycras, capas o antifaces. Quiero hacer un cine enfocado en la interacción entre actores, algo similar al cine de los 70. Y no es que quiera reemplazar superproducciones como las que hay detrás del cine de superhéroes, pero me gustaría darle opciones al público.

Este gusto por involucrarte en los proyectos que apasionan a cineastas nuevos te ha llevado a navegar entre el cine independiente y los blockbusters. Escuchándote hablar de tu interés por un cine más austero me pregunto si crees que tu responsabilidad como celebridad es recordarle al espectador qué historias valen la pena consumir o qué tipo de cine deberían conocer.

No lo llamaría una responsabilidad, aunque no necesariamente desecho el término. Creo que como artistas tenemos un compromiso por recordar qué hace hermosa esta forma de arte. Nuestra obligación es fortalecerla y honrarla. Lamentablemente hay una generación de cineastas que parece ignorar esto y que sólo valora el espectáculo y la pirotecnia pero no ofrecen nada nuevo o emocionante. El cine de los 40 y 50 sigue siendo impresionante y abrumador porque es testimonio de cuánta imaginación se imprimía. Ahora creemos que estamos innovando pero la realidad es que esa fue la época en la que todo se hizo por primera vez. Nuestra responsabilidad es mantener los estándares del medio tan alto como sea humanamente posible. Yo ya tengo más de 60 años, que para muchos es el punto en el que tiran la toalla y se sienten plenos. Sin embargo apenas fundé mi compañía productora porque siento la seguridad de haber alcanzado la claridad suficiente para entender mi visión e inquietudes respecto al cine. Estoy empezando de nuevo pero esta vez desde la acción y no la reflexión nada más.

Por último, mencionas que es casi imposible que Hellboy 3 suceda porque el estudio parece ignorar tanto tus plegarias como las de los fans. ¿Tú y Guillermo estarían dispuestos a someterla a un proceso de crowdfunding? ¿Qué opinión te merece esta nueva opción de financiamiento?

Yo no creo en el crowdfunding. Personalmente estoy convencido de que la audiencia debe permanecer como tal y no ser productores, ¿sabes? Creo que los malditos productores deberían tener las pelotas de poner su dinero para financiar proyectos y ser lo suficientemente valientes para jugársela. El público paga las entradas. Es lo mínimo que les podemos exigir a los productores.

Periodista y comentarista de cine en El Fanzine, Nylon, Puentes, Cine Premiere y quien se deje. Mi papá me puso a ver Buenos Muchachos a los diez años y "as far as I can remember, I always wanted to be a gangster".

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios