Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS Cine

Berlinale 2018: Isabelle Huppert salva su nueva película

Por:

19-02-2018
berlinale

Eva, de Benoit Jacquot, defrauda en todo excepto en uno de sus elementos: Isabelle Huppert. Mientras tanto, Paraguay debuta con éxito en la Berlinale.

¿Habrá alguna película en la que aparezca Isabelle Huppert que pueda ser juzgada de «mala»? Difícil. Su imán, salero o aquello que los gitanos llaman duende, es tan potente que podría fundar mañana mismo una secta y en cuestión de minutos se haría de un puñado de seguidores. Yo he tenido la fortuna de cruzármela más de una vez en la Berlinale, donde es una figura habitual y bien recibida, e infaliblemente me sucede lo mismo: me quedo de piedra, incapaz de concentrarme, indeciso entre perderme en su voz elegante y decidida, su pelo de fuego o el discurso sobrio y articulado que suele dar cada vez que se le pregunta sobre su profesión, sobre esos papeles que construye con la precisión y delicadeza de un cirujano neurólogo.

Lo dicho viene a cuento porque Eva, la película que Huppert protagoniza y que está incluida en la sección de competición de la Berlinale, se salva del naufragio absoluto gracias a ella. Y eso que hablamos de un filme que explota una vez más su ductilidad para los personajes complejos, indescifrables y dotados de una potente carga sexual. De allí que las comparaciones entre Eva y Elle, la película de Paul Verhoeven con la que obtuvo una nominación al Oscar el año pasado, sean inevitables.

“Me gustó que la mujer que interpreto por un lado posea misterio y cueste trabajo que se la defina, pero que asimismo, y conforme avanza la película, se muestre como una persona práctica y hasta cierto punto normal”, dijo en la conferencia de prensa del festival. Y tiene razón, pues su Eva es una prostituta que cumple con cualquier fantasía sexual, pero cuya motivación es sólo el dinero –ya para mantener su estilo de vida, ya para pagar los abogados de su esposo, que está en la cárcel– y nada más. No es, pues, alguien que busque satisfacer una parafilia propia, sino una simple trabajadora sexual que cobra en efectivo y por hora. La cuestión se complica cuando en su vida entra Bertrand (Gaspard Ulliel, otrora el Hannibal Lecter de Hannibal: El origen del mal), un hombre ambicioso y oportunista que pretende utilizarla como inspiración para escribir una obra de teatro. La premisa es dehecho interesante, pero el director Benoit Jacquot cambia de tono tantas veces a lo largo del metraje, y además sin justificación alguna, que el conjunto de la obra acaba por defraudar. No así, insisto, la labor de Huppert, a quien habremos de perdonar las veces que haga falta.

Isabelle huppert berlinale

El debut paraguayo

Este párrafo también lo iniciaremos con una pregunta: ¿hay alguien que lea estas líneas y sea capaz de identificar alguna película paraguaya? Lo mismo nos preguntamos el 98 por ciento de los periodistas que acudimos a la proyección de Las herederas, la primera cinta originaria del país sudamericano que consigue entrar a competición en la historia de la Berlinale. El dato fungiría como mera anécdota si no fuera por la sorpresiva calidad del filme, el cual hasta el momento se ha premiado con la mayor cantidad de aplausos brindados por los representantes de medios locales e internacionales.

La historia, pequeña e intimista, cuenta la transformación que sufre una pareja conformada por dos mujeres mayores luego de que una de ellas, conocida como “Chiquita” (Margarita Irun), es obligada a cumplir una condena en la cárcel. Tan inesperado hecho provoca que Chela (Eva Brun, desde ya una contendiente clara del Oso de Plata por Mejor Actriz), todo un manojo de inseguridades, hipocondrías y depresiones, se vea forzada a confrontar sus miedos y, con ello, a cuestionar si el rol que eligió para sí misma en todos estos años la hace verdaderamente feliz.

El director Marcelo Martinessi, nacido en Asunción, puede sentirse verdaderamente orgulloso. El estilo de dirección que ha impreso en su ópera prima es tan sólido como el de otros cineastas de renombre que se han presentado en esta fiesta de cine y, más allá de los premios que coseche en Berlín, su película dará mucho de qué hablar en donde sea que se presente.

las herederas

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios