Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #106 – Guillermo del último Jedi

El cine de Guillermo del Toro.

Diciembre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Amor sin escalas

Calificación Cine PREMIERE: 4.5
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

21-01-2010

De los mejores filmes norteamericanos de esta década moribunda.


  • Título original : Up in the air

  • Año : 2009

  • Director : Jason Reitman (Juno)

  • Actores : George Clooney, Anna Kendrick

  • Fecha de estreno : 22 de enero

El 2009 fue un año catastrófico no sólo para la macroeconomía, sino también para millones de familias alrededor del mundo. En Estados Unidos y los países que dependemos del imperio del dólar, las oficinas vacías y los niveles de desempleo entre loswhite collars –presuntamente inmunes a los vaivenes financieros– dibujaron un panorama emocional desolador –lamentablemente, la cinta resultará catártica para miles de espectadores–. Con estas heridas aún frescas y sangrantes, Jason Reitman, director con perfecto porcentaje de bateo (Gracias por fumarJuno), logra recrear este sentimiento masivo de impotencia y renovación contando la historia de Ryan Bingham, un tipo que vive, literalmente, en el aire, viajando de ciudad en ciudad, como un Ángel de la Muerte, para anunciar los finiquitos a los empleados desconsolados. Su único objetivo: alcanzar los diez millones de millas como viajero frecuente.

En una actuación que reafirma su estatus de leyenda, George Clooney (el Cary Grant de hoy) emprende un viaje existencial en el que Ryan va de presumir una filosofía de vida que exalta sus nulos lazos filiales, a descubrirse como la metáfora perfecta de un aeropuerto: es un hermano, amante y colega de paso, que ofrece momentos placenteros pero efímeros, insubstanciales. Para esto, se acompaña de dos actrices que tienen, por mucho, los mejores papeles de sus carreras: Vera Farmiga como el affaire circunstancial y Anna Kendrick, la chavita sabelotodo que busca digitalizar el proceso de despido. Como en Juno, Reitman logra dotar de fuerza a los diálogos, pero sin dejar que interfieran con el ritmo interno del filme –una sinfonía de vidrio y aluminio, whisky de minibar y pantuflas de hotel, de reflexión y tomas reveladoras–. Ajeno a los clichés, el guión no se detiene y, episódico, introspectivo, evoca a clásicos recientes del American cinema, como Entre copas (Alexander Payne). De los mejores filmes norteamericanos de esta década moribunda: imprescindible.

 

–César Albarrán Torres

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios