Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #179 – Toy Story Forky

Toy Story 4

June 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS Cine

Los 80: ¿cómo explicar su popularidad entre el público?

Por:

11-06-2019
Stranger Things 80

Stranger Things, It y Ready Player One son solo algunas de las muchas producciones que han rescatado la esencia de los 80 con gran éxito.

La nostalgia que domina a la industria contemporánea no es tan novedosa como algunos suelen pensar. De hecho, The Guardian considera que cada una de las últimas décadas ha sentido una inclinación especial por un periodo en especial, lo que le ha llevado a convertirse en un retro twin (gemelo retro). La tendencia empezó cuando la sociedad de los 70 externó su fascinación por los 50, lo que se plasmó en clásicos como American Graffiti (1973), Happy Days (1974) y Vaselina (1978); la gente de los 80 miró con añoranza a los 60 con Baile caliente (1987) y Los años maravillosos (1988); mientras que la de los 90 hizo lo propio con los 70 a través de Boogie Nights (1997), Studio 54 (1988), That 70’s Show (1998) e incluso Casi famosos (2000). Con estos antecedentes, a nadie sorprendió que los primeros años del siglo XXI mostraran una gran inclinación por los 80.

La tendencia llegó desde todos los frentes del entretenimiento: la música de The Killers, Interpol y Daft Punk se caracterizó por el rescate de los sonidos ochenteros; el teatro vivió el regreso de Xanadu y el estreno de Rock of Ages; los videojuegos atestiguaron la reinvención de Atari y el retorno de títulos clásicos. Mención aparte para el cine, que comenzó un verdadero fenómeno al trasladar las acciones de toda clase de películas a la lejana década, siendo Donnie Darko (2001), Adventureland (2009) y Watchmen (2009) algunos ejemplos. No conforme con ello, la industria también comenzó un intenso rescate de franquicias como Transformers o Indiana Jones.

Hacia el 2010, la práctica alcanzó la sobresaturación en pantalla grande, al grado que Time lo calificó como “el año de los remakes de los 80”. Esto incluyó nuevas versiones de Furia de titanes, Pesadilla en la calle del infierno, Brigada A: Los magníficos y Karate Kid, secuelas tardías como Tron: El legado y Wall Street: El dinero nunca duerme y la original Hot Tub Solteros en el tiempo construida sobre la nostalgia de la década. Ninguna tuvo gran éxito, lo que hizo pensar que la añoranza ochentera estaba lista para abrir paso a la rememoración noventera, pero hubo algo que nos hizo aferrarnos al pasado.

Watchmen 80

Grandeza creativa

La influencia de los 90 en el cine y la televisión es innegable, pero el impacto ha sido mucho menor porque la industria y las audiencias prefirieron dar una segunda oportunidad a los 80, la cual ha resultado considerablemente más fructífera. Existen muchas teorías que buscan explicar esta tendencia, siendo la nostalgia de los creativos una de las más recurrentes. Después de todo, muchos de los productores, directores y escritores actuales no sólo crecieron en esta misma época, sino que vieron con encanto la evolución de una industria que se tornaba cada vez más espectacular ante la consolidación del blockbuster y las grandes franquicias, lo que los ha llevado a tratar de emular estos tiempos en sus propias obras.

Tal es el caso de los hermanos Duffer, responsables de Stranger Things (2016) quienes aseguraron a Vulture que “muchas de nuestras mejores experiencias cinematográficas fueron en nuestras casas, en VHS. Las películas que estaban en nuestros estantes, que veíamos… las películas con las que crecimos. Se volvieron parte de nosotros”.

Por su parte, JJ Abrams, ferviente aficionado de Amblin y quien se inspiró directamente en muchas de sus producciones para la concepción de Super 8 (2011). Su respeto a la vieja escuela es tal, que hace tiempo confesó a Time que “no puedo decir cuántas veces he trabajado en algo y me he preguntado ‘¿qué haría Spielberg aquí?’.”

Ni siquiera el experimentado realizador ha podido escapar de la añoranza, tras confesar a Collider que “amo los 80”. Pero esto no fue todo, pues él también la describe como “una década libre de estrés. Creo que con lo que está pasando en el mundo actual […], sentimos que hay tiempos pasados a los que el presente nos obliga a regresar”.

Super 8

Enseñanzas de una década

Vulture considera que la nostalgia ochentera ha llegado en dos partes: la primera se centró en los aspectos más superficiales de la década, como los peinados y la moda. La segunda ha sido más profunda, ya que “reconoce más plenamente el impacto y la importancia histórica de una época vista en su mayoría a través de una lente de neón fluorescente”.

Esto ha permitido voltear al pasado para repasar cuentas que llevan más de 30 años pendientes. Mad Max: Furia en el camino (2015) retomó los miedos de una sequía apocalíptica para recordar la nula respuesta de los líderes globales; Blade Runner 2049 (2017) rescató temas tan variados como la corporatización, la ética y la propia humanidad en un mundo cada vez más indiferente; “San Junipero” de Black Mirror (2011) abordó la homosexualidad a partir de la aceptación propia.

Esto no significa que la nostalgia haya perdido su inocencia, ya que siguen siendo muchas las cintas protagonizadas por niños y jóvenes que enfrentan toda clase de peligros que parecerían exclusivos de los adultos y con la única intención de salvar el día. Tal es el caso de las mencionadas Stranger Things y Super 8, además de Eso (2017), Ready Player One (2018), Bumblebee (2018) y Shazam (2019), entre muchas otras. Al respecto, David Barnett de The Independent considera que “tal vez fue una década oscura […], pero se siente como si el mayor beneficio de ubicar una historia de horrores reales e imaginados respondiera al simple hecho de que los sobrevivimos. Lo logramos. Retrocedimos del abismo nuclear, aunque fuera brevemente. Freddy Krueger persiguió nuestros sueños, pero al final nos despertamos. El SIDA cobró vidas, pero no fue la plaga que nos dijeron que sería. Will desapareció en Stranger Things, pero eventualmente encontró el camino de vuelta a casa”.

¿Entonces por qué amamos los 80? No tanto por sus aportaciones a la cultura popular, como al hecho de que nos acostumbró a pensar que todo saldría bien al final del día, sin importar las adversidades enfrentadas en la realidad o la ficción. En un mundo cada vez más turbulento, no sorprende que sean tantos los que recurran al pasado para intentar recuperar un poco de esta ideología.

Wonder Woman 1984

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios