Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #179 – Toy Story Forky

Toy Story 4

June 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

A dos metros de ti – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 2.5
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

22-03-2019

Que A dos metros de ti presente romances sentenciados por la enfermedad se siente como un tema desgastado pese a que trata de hacer aportaciones propias.

Título original: Five Feet Apart
Año: 2019
Director: Justin Baldoni
Actores: Haley Lu Richardson, Cole Sprouse
Fecha de estreno:22 de March de 2019 (MX)

Por tercera ocasión en años recientes, llega a la pantalla grande un romance juvenil sobre dos enamorados que ven sus posibilidades de estar juntos tambalear a causa de una mortífera enfermedad. Tras haber visto las adaptaciones de novelas young adult como Bajo la misma estrella y Todo, todo, es el turno de adentrarnos en la adaptación del best seller Five Feet Apart, escrito por Rachael Lippincott con Mikki Daughtry y Tobias Iaconis, y convertida en la cinta  A dos metros de ti .

A diferencia de los dramedies antecesores, esta historia apunta a reflexiones que van más allá de morir a una edad joven. Abunda, con mayor éxito que Todo, todo, en la vitalidad del contacto humano: lo crucial que es un abrazo para demostrar afecto, pero especialmente como fuente de consuelo –una más palpable y reconfortante que las palabras–. “Esta enfermedad es una prisión”, dice un roto Poe (el mejor amigo de la protagonista) a media historia. “Quiero abrazarte, imagina que lo estoy haciendo”.

a dos metros de ti

Haley Lu Richardson muestra carisma y su Stella es optimista, pero hacia el tercer acto su personaje sufre un cambio forzado que podría parecer incongruente.

A dos metros de ti nos recibe cuando tres amigas, una de ellas es nuestra protagonista Stella (Haley Lu Ruchardson, una de las víctimas de James McAvoy en Fragmentado), hablan sobre un viaje escolar. La escena corre con naturalidad gracias al encuadre de la cámara que nos muestra la habitación de una adolescente cualquiera: colorida, con pósters y decoraciones adosadas a la pared. Cuando dos de las chicas se despiden, la lente nos da –a Stella incluida– un golpe de realidad. Ella vuelve a colocarse su oxígeno y la imagen da un giro para mostrarnos una habitación hospitalaria.

Stella vive enquistada en sus pasillos porque padece Fibrosis Quística (FQ), enfermedad que le impide tener un contacto habitual y normal con otras personas porque podría contraer alguna bacteria que la aniquile. El padecimiento lo comparte con Poe (Moisés Arias), su mejor amigo, enclaustrado en el mismo sitio que ella, y con un joven misterioso y pesimista, Will (Cole Sprouse). Él es todo lo opuesto a la chica, posee un look de bad boy y actitud displicente hacia el tratamiento.

a dos metros de ti

Hay escenas en las que el personaje de Cole Sprouse realiza bromas que recuerdan a Ben, el hijo de Ross en Friends, quien fue su primer rol en solitario sin su hermano Dylan.

La mayor parte del tiempo los hechos se desenvuelven como se prevé –en el que ya podría considerarse incluso un subgénero romántico–, y la cinta recorre con firmeza el esquema de las comedias románticas condimentadas con drama. Lo que sí es evidente es el interés del director Justin Baldoni y los guionistas Mikki Daughtry y Tobias Iaconis en informar sobre la FQ. No sólo lo hacen a través de los diálogos de los personajes, sino de medios como YouTube. Una de las formas en que Stella pasa el tiempo es haciendo videos para un canal con el objetivo de crear conciencia sobre el padecimiento.

Sin embargo, pese a que una de las fortalezas de A dos metros de ti es la química entre Haley Lu Richardson y Cole Sprouse, así como el desenvolvimiento del cast en general, también se encuentran traspiés. Aunado a lo genérico del argumento, salta a la vista la poca presencia que tienen en la trama los padres de los jóvenes enfermos, lo cual resta realismo, en especial porque la enfermedad es uno de los ejes narrativos. Incluso pierde impulso en algunas partes, pero su mayor enemigo es que este tipo de romances fatídicos a causa de la latente presencia de la muerte ya se sienten desgastados. Tal vez si hubiera sido la primera en incursionar en el tema otro sería el veredicto, y no se sentiría como la tercera entrega de la historia de Hazel Grace y Augustus Waters.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Bajo la misma estrella (Josh Boone, 2014)
  • Si decido quedarme (R.J. Cutler, 2014)
  • Todo, todo (Stella Meghie, 2017)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios