Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #171 – Planeta Shazam

Nuestro planeta; After, y spoilers de Shazam!

April 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

After: Aquí empieza todo – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 2
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

12-04-2019

Un filme pensado para los fanáticos de la saga literaria, pero incluso ellos podrían terminar decepcionados.

Título original: After
Año: 2019
Directora: Jenny Gage (Ópera prima)
Actores: Josephine Langford, Hero Fiennes Tiffin
Fecha de estreno:11 de April de 2019 (MX)

En 2013, Anna Todd era una ávida lectora de romance oscuro y fanática de la banda británica One Direction que pasaba su tiempo leyendo fan fiction (ficción inspirada en personajes famosos creada por los mismos fans) sobre el grupo en Wattpad, una plataforma digital de autopublicación para escritores novatos.

Cuando terminó de leer todo lo que estaba disponible en la plataforma, decidió escribir su propia historia en su celular. Así nació After, un fenómeno literario sobre una estudiante llamada Tessa Young que se enamora de una versión punk de Harry Styles que generó más mil millones de lecturas en Wattpad.

Cuando Simon & Schuster le ofreció un contrato de seis cifras para convertir After en una saga de cuatro libros del género new adult, Todd tuvo que cambiar el nombre del personaje de Harry Styles a Hardin Scott por cuestiones legales.

Hardin Scott (Hero Fiennes-Tiffin) es el clásico chico malo con un pasado problemático. Su cuerpo cubierto de tatuajes y actitud cruel y posesiva rinden testimonio de la psique atormentada del personaje. Tessa (Josephine Langford) es todo lo contrario: una chica inocente, con una historia familiar que la ha dejado frágil, pero muy inteligente y con un futuro brillante por delante. Son polos opuestos, pero tienen un cierto magnetismo que lo impide mantenerse alejado y se enamoran perdidamente uno del otro.

Si bien la historia de Hardin y Tessa conquistó a millones de fanáticos en todo el mundo, no estuvo exenta de críticas. En los libros, Hardin es un personaje que presenta problemas de ira, abusa del alcohol, es agresivo y  exhibe comportamientos machistas y controladores hacia su pareja. A Tessa (al menos en la primera entrega de la franquicia literaria) le resulta difícil establecer límites. Por estas razones, su relación ha sido denominada como sumamente tóxica y los libros fueron acusados ​​de idealizar este tipo de relaciones.

Durante la transición de la páginas al guion, la directora Jenny Gage (quien dirigió el excelente documental All This Panic sobre un grupo de chicas adolescentes en Brooklyn), las guionistas Susan McMartin y Tamara Chestna, así como la misma Anna Todd, quien se desempeñó como productora, tomaron la decisión creativa de descartar la mayoría de los elementos tóxicos y la dinámica volátil y pasional de la relación.

Por un lado, ésta fue una decisión acertada. La industria cinematográfica está viviendo un momento de empoderamiento femenino sin precedentes, por lo que una historia que gira alrededor de una relación tóxica, basada en fantasías inverosímiles y una figura masculina apabullante, podría no conectar con la audiencia.

El equipo también decidió hacer varios cambios étnicos y en la orientación sexual de algunos de los personajes secundarios para aportar diversidad y contrarrestar la falta de representación que se vive en la actualidad en la industria.

Desafortunadamente, y a pesar de que fue una buena decisión quitar la mayoría de los elementos por los que los libros fueron criticados, éstos no fueron compensados por otras cualidades o herramientas narrativas. En la película, nos presentan una versión rosa de Hardin. Además, el conflicto principal y clímax de la cinta es alterado drásticamente y el desenlace que proponen raya en lo cursi. El resultado es una historia plana, con personajes que no logran empatizar con la audiencia.

Un aspecto que balancea la falta de profundidad de los personajes es el elenco. Los protagonistas Josephine Langford y Hero Fiennes-Tiffin proyectan buena química en pantalla. Su participación en un proyecto de la escala de After es un movimiento acertado para sus carreras que recién despegan. El filme además dedica mucho tiempo a estas escenas donde aparecen los dos en situaciones románticas para saciar la demanda de los seguidores empedernidos de Hessa (Hardin +Tessa). El resto del elenco juvenil también fue seleccionado cuidadosamente y todos son fieles a la esencia de sus personajes. Selma Blair, quien interpreta a la mamá de Tessa, brilla cada vez que aparece en pantalla y le aporta gravedad al proyecto.

En su núcleo, After es una saga erótica al estilo Cincuenta sombras de Grey. Después de conocer a Hardin, Tessa vive un despertar sexual y los lectores la acompañan en esta exploración de su sexualidad a través de las explícitas y gráficas descripciones de la vida íntima de los personajes que predominan a lo largo de la novela de 600 páginas. Acerca de esta faceta de la relación, el filme también decidió bajar el tono drásticamente. Una decisión entendible, pues la cinta está dirigida a un público juvenil y una clasificación arriba de B-15 afectaría la taquilla del largometraje. No obstante, la publicidad en torno al filme ha exacerbado este elemento erótico, cuando la realidad de lo que vemos en pantalla es muy diferente. Los fanáticos que esperan ver este aspecto representado fielmente en la película, se llevarán una sorpresa.

Dejando de lado la comparación libro/película, la cinta como un producto independiente dirigida a una audiencia que no conoce los libros resulta en el típico romance universitario con un arco narrativo muy pobre y cargado de clichés. La trama presenta muchos agujeros que sólo los lectores de este fenómeno literario pueden completar, pero que probablemente dejará al resto de la audiencia confundida.

After: aquí empieza todo es un filme pensado para complacer a los fanáticos de la saga literaria, pero incluso ellos podrían terminar decepcionados.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Juegos sexuales (Dir. Roger Kumble, 1999)
  • Las ventajas de ser invisible (Dir. Stephen Chbosky, 2012)
  • Sex Education (Netflix, 2019)

Comunicóloga para quien el cine y la fotografía son las mejores maneras de ver la vida. Es fan de Sofia Coppola y la estética de Wes Anderson, añora décadas pasadas y piensa que todo el mundo debería irse en un road trip por lo menos una vez en la vida.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios