Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Alfonso Cuarón ranking de sus películas

Por:

08-09-2018
Alfonso Cuarón

El mexicano Alfonso Cuarón comenzó su carrera dirigiendo en México y a pesar de su éxito en Hollywood, sigue regresando a sus raíces.

Historias infantiles de niñas en un internado, distopías épicas con tintes sociológicos, viajes espaciales más grandes que la vida misma… el director mexicano Alfonso Cuarón ha demostrado ser un autor versátil, capaz de encontrarse a sí mismo en cualquier género y escenario. Lo único que necesita es amar un proyecto, para poner en práctica todo su arsenal audiovisual. 

Nacido el 26 de noviembre de 1961 en la Ciudad de México, y donde vivió la mayor parte de su infancia y adolescencia -como en la colonia Roma-, ya es por varios sabido de su salida del CUEC tras filmar junto al lado de Luis Estrada el cortometraje Vengance is Mine, que no era hablado en español sino en inglés, lo cual no era válido en la universidad.

Posteriormente el resto es historia y Alfonso Cuarón sigue escribiéndola, aquí el ranking de sus películas.

Grandes esperanzas (1998)
Una de las razones por las cuales esta película está hasta el fondo en este listado es que el director mismo la ha puesto ahí. El mexicano ha dicho anteriormente que aceptó dirigir la adaptación de la obra de Dickens, protagonizada por Gwyneth Paltrow e Ethan Hawk, por las razones incorrectas: dinero e inseguridad. “El problema no es que esté adaptada a tiempos modernos, el problema es que en realidad no la adapté. La regué”, dijo en 2017 en Cannes. Aun así, Grandes esperanzas es constantemente admirada por su estética, diseño de producción, sus colores y por ser parte de la etapa estilizada de Cuarón. Afortunadamente, en sus palabras, después de esto recordó que no sólo era un director por encargo, sino también un escritor. Así que se puso a escribir Y tu mamá también.
Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004)
Considerada por muchos potterheads como la mejor entrega de la franquicia de magos, la tercera película de las aventuras de Hogwarts fue la primera vez que un director se atrevía a darle un toque más oscuro. Es la película de la filmografía de Cuarón que se sale del patrón interesado en demostrar un contexto social, pero un vez más se trató de una vitrina en la que destacan los talentos del mexicano para adentrarse en los personajes adolescentes y darles otro tipo de relieve, aun cuando se trata de un blockbuster perteneciente a una franquicia. Según lo relató Cuarón, fue gracias a Guillermo del Toro que aceptó el trabajo. “Le dije a Del Toro: ‘Me ofrecieron algo llamado Harry Potter, no es para mí’. ‘¿De qué hablas?’, me dijo. ‘¿Has leído los libros?’. Le dije que había visto la película y que no era lo mío. ¡‘Maldito arrogante, ve ahorita mismo a comprar los libros, leelos y luego llámame!’, me dijo”.
La princesita (1995)
La película favorita de Alfonso Cuarón de su propia filmografía (a no ser que Roma la desbanque pronto), según ha dicho, fue adaptada de la novela de 1905 escrita por Frances Hodgson Burnett, en la que una niña es forzada a vivir una existencia de servitud en un internado después de que su padre muere en la Primera Guerra Mundial. Es una cinta no escrita por Cuarón, pero que desde entonces deja ver su atención al contexto, a aquello que rodea a sus personajes: altamente estilizada (ese color verde que se convirtió por un tiempo en una obsesión de Cuarón), enriquecida por el realismo mágico, y con una actuación emotivísima de Liesel Mathews, los críticos apreciaron su potencial… aunque en la taquilla fue vencida por Pocahontas.
Sólo con tu pareja (1991)
La ópera prima de un Cuarón cansado de trabajar en México como asistente de otros directores es una comedia negra sobre un adicto al sexo que es engañado por una expareja, quien le dice que es VIH positivo. La cinta lo llevó a él y a Lubezki (quien la fotografió) hasta el Festival de Toronto, en donde recibieron una ovación de pie. Sin embargo, la película fue muy criticada una vez que estrenó en salas comerciales por “trivializar” la tragedia de la enfermedad. Alfonso Cuarón perdió el apoyo del gobierno mexicano, que había invertido en la cinta, así que decidió quedarse en L.A para probar suerte. Con una edición dinámica y una comedia refrescante para la época –y crítica de la satanización moralizadora que se hacía de las personas con SIDA–, esta cinta fue una de las impulsoras del llamado “nuevo cine mexicano” en los años 90. Y también la responsable de que el director Sidney Pollack le diera su primer trabajo en Hollywood en la serie Fallen Angels.
Gravedad (2013)
La cinta que le valió a Alfonso Cuarón su Oscar a Mejor dirección es una obra cinematográfica que captura la sensación de maravilla del sci-fi más por cómo fue hecha que por los elementos tecnológicos que son parte de su historia (en realidad, toda la tecnología mostrada era actual en ese momento). Esos sets, el sonido Dolby Atmos, la “caja de luz” de diversos paneles que Emmanuel Lubezki inventó para retratar a un sol que debía moverse constantemente, el uso del IMAX 3D... El mayor mérito de Gravedad, sin embargo, es su evocación, mediante imágenes y sonido, de lo que significa estar solo en el inmenso vacío del espacio. Dicha proeza compensa la modesta “delgadez” de su argumento de supervivencia. Y no, no fue filmada en el espacio.
Y tu mamá también (2001)
El desfachatado y al mismo tiempo profundo road trip protagonizado por los charolastras (Diego Luna y Gael García Bernal) junto con Maribel Verdú, asentó el sello de Alfonso Cuarón a nivel internacional y le abrió las puertas –aún más– de Hollywood. Coescrita con su hermano Carlos Cuarón, ahí vemos esos grandes angulares que envuelven a los personajes en su entorno, una cámara inquieta , siempre a mano, que parece “preocuparse” por lo que ve a su alrededor, y el concepto del tiempo (un tiempo presente eterno) como una obsesión naciente de Cuarón. Es una historia con múltiples hilos: un coming of age, un relato sobre distintos Méxicos, y una epifanía sobre la muerte. Y además nos dejó una escena musical y de baile inesperado difícil de olvidar.
Los hijos del hombre (2006)
Tibiamente recibido por el público en su momento, este filme se ha ido ganando un estatus de culto conforme ha pasado el tiempo. Listas de varias publicaciones especializadas incluso la colocan como la mejor película de sci-fi del nuevo milenio, y como una de las mejores de todos los tiempos. Lo que provoca mayor fascinación es su aparente espíritu profético: gobiernos que culpan a los migrantes de todos los males sociales, extranjeros en jaulas, xenofobia, cambio climático. Basado ligeramente en y alimentado por las lecturas que hiciera Alfonso Cuarón (del filósofo esloveno Slavoj Zizek, entre otros), el filme destaca por el realismo con que envuelve al espectador en los entornos de su distopía (aunque futurista, repleta de referencias a lugares reales), una cámara inquieta y autoconsciente que da la sensación de tiempo real, la fotografía de Emmanuel Lubezki (tiene uno de los mejores planos secuencia de la historia del cine), y por esas secuencias de acción, virtuosas en cuanto a su técnica y sorprendentes en cuanto a su ejecución (sí, en locaciones reales).

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios