Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #144 – Depredadores millonarios

El depredador, Locamente millonarios

September 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Amor de vinilo (Juliet, Naked) – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

13-09-2018

Hecha mano de convencionalismos del género a nivel dramático y estructural, pero lo que hace muy bien es sacar provecho de sus actores: Ethan Hawke, Rose Byrne y Chris O’Dowd.

Título original: Juliet, Naked
Año: 2018
Director: Jesse Peretz (Our idiot brother)
Actores: Ethan Hawke, Rose Byrne, Chris O'Dowd
Fecha de estreno:14 de September de 2018 (MX)

Hay una cualidad inherente a Ethan Hawke que, como actor, sabe transmitir historias románticas convincentes y crear personajes naturales; pareciera ser un ferviente conquistador del amor y estar en perpetua búsqueda de esa otredad que lo comprenda. Como Jesse lo vimos cortejar a Celine y hacerla su cómplice, se dieron licencia para hacer un paréntesis en sus vidas y dejarse llevar por el romance en Antes del amanecer (2004). Previamente, en el rol de Finnegan Bell encarnó al eterno enamorado de Estella pese a la displicencia y maquinaciones que ella le mostraba en Grandes esperanzas (1998). Ahora, 20 años más tarde, es Tucker Crowe, un exmúsico que encuentra en una mujer antitética a él, un posible complemento idóneo en Amor de vinilo (Juliet, Naked).

Ya no es tan rozagante ni idealista como sus personajes anteriores. Para Crowe, su andar cansino y actitud a la deriva, despojada de propósito, nada parecen tener que ver con el rockero de antaño, y de eso se da cuenta gracias a un encuentro fortuito y a los misterios de internet. Del otro lado del mundo, en Reino Unido, Annie (Rose Byrne) descubre que ha desperdiciado los últimos 15 años al lado de la persona equivocada: Duncan (un magnífico Chris O’Dowd).

Amor de vinilo

Él lleva media vida obsesionado con Crowe y su misteriosa desaparición de los escenarios –guiño a Sugar Man– y tiene todo un sitio web en el que comparte sus pesares con otros fanáticos que llevan la aprensión a niveles descomunales e hilarantes. Irónicamente, para Annie ese misterioso desaparecido que en el papel luce como un yerro absoluto –irresponsable, haragán– podría ser justo a la persona indicada en este momento. A través de la página-web-altar que Duncan construyó alrededor de su supuestamente finado ídolo, ella entra en contacto con el oculto estadounidense tras criticar su trabajo acertadamente, en palabras de él. Este primer encuentro online escala al mundo real y detona una comedia encantadora y nostálgica.

Jesse Peretz hace de la adaptación de Juliet, Naked, de Nick Hornby –también autor de otros libros que han sido trasladados a la pantalla grande como Un gran chico y Alta fidelidad– una comedia romántica de buen talante y con un humor genuino que por momentos implementa el absurdo magistralmente y a su favor. Sin embargo, Amor de vinilo también hecha mano de convencionalismos del género tanto a nivel dramático como estructural, pero lo que definitivamente hace muy bien es sacar provecho de sus actores; tal vez con un mal cast se hubiera desvanecido en el olvido.

Amor de vinilo

Tanto Hawke como Byrne y O’Dowd conforman un trío burbujeante de química y hacen de las vulnerabilidades y defectos de sus personajes sus puntos fuertes. Crowe es como un ave con un ala herida que necesita cuidados para encontrar su rumbo; Annie aprovecha su confusión para infundir su vida con nuevos bríos, y Duncan, un profesor de comportamiento aniñado, patético, egoísta, con pulsaciones misóginas vuelve su inmadurez y obsesión malsanas un factor irrisorio, exasperante pero altamente humorístico.

Tal vez Amor de vinilo no llega al escalafón de otras comedias románticas intrínsecamente musicales que revitalizaron el género –como 500 días con ella–, pero sí hace algunas aportaciones en la forma y el fondo, pues a final de cuentas, nunca es tarde para reivindicarse y menos cuando las decisiones importantes se acompañan de un buen soundtrack.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • 500 días con ella (Mark Webb, 2009)
  • Alta fidelidad (Stephen Frears, 2000)
  • Un amor inseparable (Michael Showalter, 2017)

Diariamente escribo de cine en Enlabutaca.com, portal que dirijo, y coedito noticias de entretenimiento en Terra. Soy cinéfila, seriéfila, melómana. En pocas palabras, me encanta el arte.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios