Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Ana Claudia Talancón

Por:

13-05-2009

Encerrada en el Purgatorio

Por Sergio López Aguirre

Purgatorio, uno de los filmes que se aventó a estrenar en el primer fin de semana tras la reapertura de los cines, está dividido en tres relatos del clásico mexicano Juan Rulfo. Uno de ellos es Cleotilde, donde aparece Pedro Armendáriz como un importante hacendado que sufre la ausencia de su amada Cleotilde, interpretada por Ana Claudia Talancón.

Vía telefónica, la joven actriz nos platicó sobre su experiencia en trabajar al lado de Armendáriz en esta cinta de época, y hasta sus ganas de interpretar heroínas en pantalla.

¿Cómo llegó a ti este proyecto?
Fue por Roberto Rochín –el director–, hubo buena química con él. Me gustaron mucho las ganas que le puso para adaptar a Juan Rulfo y llevarlo a la pantalla. Especialmente por la forma que tiene este escritor de jugar con el tiempo, algo que ya otros directores habían intentando, pero no se había podido explotar como se requería. Bueno, a mi parecer; y el trabajar con Pedro Armendáriz siempre se me ha hecho algo maravilloso, siempre me la paso muy bien.

¿Qué tal fue la recepción en el Festival de Morelia al proyectar la cinta?
Nos fue muy bien, a mí me encantó, yo ya la había visto pero no en pantalla grande. Las críticas fueron muy buenas y el Festival de Morelia es algo que disfruto muchísimo aunque sólo pude estar pocos días.

Has interpretado papeles escritos por Ángeles Mastretta (Arráncame la vida), Vicente Leñero (El crimen del Padre Amaro), Gabriel García Márquez (El amor en los tiempos del cólera) y ahora de Juan Rulfo. ¿Cómo es trabajar sobre personajes que no son propiamente hechos para cine?
Creo que es muy divertido, especialmente con este tipo de historias que te permiten viajar a otros tiempos. Mi primera película fue El cometa, cuya trama se desarrolla en la época de la Revolución y una de las cosas que más me gustó, que hizo que me interesara por esta carrera, fue esa capacidad de poder viajar a otras épocas. Creo que en todas esas adaptaciones que mencionas, el trabajo que hay detrás es impresionante y el resultado es maravilloso.

¿Hay algún género que te gustaría interpretar?
Me encantaría hacer una comedia realmente graciosa. Algo de acción también, así como una Lara Croft –ríe–.

Eso se vería muy bien en pantalla…
Y además estoy en condición física. Pero bueno, me faltan tantos, si de verdad quiero dedicar mi vida a esto como planeo, la cantidad de películas y géneros son muchos: me falta hacer acción, comedia, aventura, policíaca, road movie… en fin, tantas cosas.

¿Y en estos momentos tienes algo en puerta?
Pues estoy leyendo guiones, y esperando que se cierre un proyecto que está ahí pendiente. Ojalá y se resuelva pronto para que ya pueda decirlo.

mm

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Notas relacionadas

Comentarios

NOTICIAS

Ana Claudia Talancón

Por:

31-07-2008

En exclusiva para Cine PREMIERE, habla sobre el papel que la podría consagrar.

Por Edgar Apanco

Si Giménez Cacho está de buenas, Ana Claudia está eufórica. Aún cuando en los trailers de la película ostenta el segundo crédito, lo cierto es que ella lleva la voz cantante en la adaptación cinematográfica de la novela de Ángeles Mastretta. Tanto así que en estos días, sin mayor inconveniente, regresó a filmar algunas escenas extra a petición expresa del director, Roberto Sneider. Me saluda como si fuéramos grandes amigos. Qué más quisiera yo.


Cuando empezó el rodaje dijiste que pasabas por el mejor momento de su vida, con estrenos hollywoodenses (Una llamada perdida, El amor en los tiempos del cólera) en puerta, pero dijiste que éste era, por su complejidad, el papel que uno espera toda su vida. ¿Sigues pensando lo mismo?

Lo sigo pensando. Fue todo lo que me imaginaba que iba a ser y más. A través de Catalina, un personaje que llega a tener una fuerza impresionante en su vida, pude descubrí que adentro de mí hay esa fuerza impresionante para vivir mi vida.  Eso me encantó. Es algo que nunca podré olvidar. Siempre voy a vivir con esa fuerza y esa madurez dentro de la niña que siempre voy a llevar dentro.

Pareciera que Roberto (Sneider) y la novela te estuvieron esperando mucho tiempo.
Leí Arráncame la vida cuando tenía 20 años. Entonces pensaba que me salía muy bien la parte de Catalina chiquita, pero para la parte adulta me faltaba. Gracias a Dios el proyecto se fue aplazando. Yo sentía que me esperaba, o quiero pensar que fue así, que Catalina me daba la oportunidad de crecer para abarcar sus zapatos.

Y sí. De hecho, en la filmación algunas escenas me sentía más cómoda en la parte en que represento a una mujer de 30 años. ¡Me tuve que requeteacordar de mis 15! Pero no fue difícil. Disfruté cada parte, cada escena, pero en particular disfruté deliciosamente a Daniel (Giménez Cacho) y a José María (de Tavira).

Catalina está marcada por dos hombres: su general Ascencio y su compositor Carlos Vives. La segunda fue una relación con un trágico final. ¿Fue el momento más difícil de la filmación?
Fue una de las escenas más difíciles de mi vida. La hicimos justo después de toda la parte maravillosa, fascinante y soñadora de su relación.

Que en la historia, para Catalina, es una relación que significa su libertad…

Exacto, porque ella estaba resignada a vivir su vida al lado de alguien que ya no la hacía sentir mujer. Y de pronto llega este amor lleno de luz, de cachondería. Después de filmar todas estas escenas tan bonitas, el último día filmamos la muerte de Carlos Vives.

Me derrumbé de tal forma que sentí que se me iba la vida con él. Se me rompió el corazón en pedacitos. ¡Sentí tan feo! Nunca había vivido algo en una forma tan intensa como el amor muerto en ese momento. Me desmayé en la filmación después de hacer la escena como siete veces. La sufrí muchísimo y Roberto no sabía si ponerla no; le parecía demasiado, pero le pedí junto con Ángeles Mastretta que la dejara, para que fuera visible el derrumbe de mi amor por él.

Te ha tocado trabajar en adaptaciones de novelas latinoamericanas: El crimen del Padre Amaro, El amor en los tiempos del cólera y Arráncame la vida. Esta es la primera ocasión en que trabajas de cerca con el autor de la novela. ¿Cómo fue tu relación con Ángeles Mastretta?
La admiro muchísimo. Es una mujer que no se detiene a pelear por babosadas o a sufrir por cosas que no valen la pena. Creo que mucho del humor del personaje lo sacó de ella misma.
Ángeles estuvo muchos días en la filmación. Para mí fue una gran ayuda porque pude preguntarle sobre esta forma de ser de Catalina, que es seria y madura pero no deja de ser juguetona y niña.

En Miradas ocultas no interpretas a la típica latina. En Una llamada perdida ni siquiera eres latina. ¿Qué comparten esos roles y el de Arráncame la vida?
Son mujeres muy fuertes que aprenden a tomar decisiones. Catalina me enseñó a no creer en los celos y a no perder el tiempo con ellos.

El personaje de Ascencio (Giménez Cacho) le regala a Catalina el Sanborns de los Azulejos para demostrarle su poder. ¿Qué le gustaría a Ana Claudia como obsequio de su general?
¡Pues la Diana Cazadora! No. Espera. No pediría ningún monumento.

¿Qué pedirías?
Yo pediría a mi general –si no sabe en qué gastarse el dinero– que pusiera escuelas para niños que no pueden estudiar. Y que diera becas.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios