Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Ana y Bruno – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4.5
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

30-08-2018

Del director de El crimen del padre Amaro, Ana y Bruno es una bocanada de esperanza para el cine de animación en México y la película animada nacional más humana a la fecha.

Título original: Ana y Bruno
Año: 2017
Director: Carlos Carrera
Voces en español: Damián Alcázar, Marina de Tavira, Héctor Bonilla
Fecha de estreno:31 de August de 2018 (MX)

Carlos Carrera ha demostrado una y otra vez la capacidad que posee para crear relatos emocionantes. Desde La mujer de Benjamín (1991), su ópera prima, hasta De la infancia (2010), el egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica ha sabido tocar los nervios de la audiencia con historias apasionantes y desgarradoras. Ana y Bruno no es la excepción.

Hablar de la filmografía de Carrera es referirse a dos historias distintas que han corrido en paralelo. Primero está el hombre que ha filmado historias de ficción y que ha comandado proyectos como Un embrujo (1998) o la nominada al Oscar El crimen del padre Amaro (2002). Del otro lado está una faceta más pequeña pero no por ello menos exitosa. Malayerba nunca muerde (1988) sería el preámbulo de la creación del que quizás es el cortometraje animado más exitoso de México. Con El héroe, Carrera se llevó no sólo un premio Ariel y otro en Sundance, sino que fue acreedor a la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1994, algo que no se ha repetido desde entonces en la animación.

ana-y-bruno-critica

En dicha producción, el realizador consiguió impactar a la audiencia en una pequeña historia sobre una mujer que lo ha perdido todo –incluso las ganas de vivir–, y quien desea terminar con su existencia sobre las vías del metro. Tal y como en aquel relato, con Ana y Bruno el cineasta demuestra que sigue teniendo la capacidad de dotar de un gran corazón y una historia sorprendente a todos sus personajes animados, sin importar su final.

En esta aventura en 3D, el mexicano nos presenta la desgarradora historia de Ana (Galia Mayer), una niña que busca rescatar a su madre (Marina de Tavira) de un manicomio aterrador y su malvado director (Héctor Bonilla). Mientras que el personaje que lleva la voz de De Tavira va perdiendo poco a poco la noción de la realidad, su hija va adquiriendo una gran madurez y valentía que le motivarán a salvar a su familia.

En esta odisea, la niña es acompañada por unos personajes irreverentes y audaces que, a pesar de sus complejos y temores, tratan de ayudar a Ana a toda costa. Su presencia ayuda a mantener el ritmo de Ana y Bruno así como para balancear los niveles de drama y comedia que construyen a la cinta. Entre las voces que le dan vida a todos ellos se encuentran nombres importantes como Damián Alcázar, Regina Orozco, Carlos Cobos, Mauricio Isaac y Julieta Egurrola, entre otros.

Pero quienes más destacan de esta pandilla de inadaptados son Daniel y Bruno, con las voces de Daniel Carrera y Silverio Palacios, respectivamente. El primero logra darle vida a un pequeño huérfano e invidente, capaz de llevar a la audiencia de la risa al llanto en más de una ocasión. El segundo se convierte no sólo en la mano derecha de Ana sino en el corazón mismo de la película. Palacios logra que su personaje sea un reflejo de todo aquello que la perseverancia y la amistad pueden lograr en momentos oscuros y dolorosos.

ana-y-bruno-critica

Si bien la cinta no está del lado de aquellas películas animadas construidas con la tecnología más avanzada, sí se encuentra junto a los títulos que son capaces de presentar una historia entrañable –y a ratos dolorosa–, pero sumamente humana, como La vida de Calabacín (2016); Anomalisa (2015) o Ernest & Célestine (2012), por mencionar algunos ejemplos recientes.

Y ese corazón detrás de Ana y Bruno es lo que le permite tratar al público infantil con una madurez pocas veces vista y abordar temas como la muerte, la resiliencia, el amor y la locura de una forma sutil, amable y respetuosa.

Gracias a todos los elementos que la conforman es que Ana y Bruno podría traducirse como una bocanada de esperanza para el cine de animación en México y la convierte en la película animada nacional más humana de los últimos años.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • El héroe (Dir. Carlos Carrera, 1994)
  • Malayerba nunca muerde (Dir. Carlos Carrera, 1988)
  • El crimen del padre Amaro (Dir. Carlos Carrera, 2002)

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios