Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Anna Faris, la conejita del momento

Por:

20-10-2008

"Tomaba un café con los escritores de Legalmente rubia y les dije que tenía una idea, a ver qué les parecía".

Por Iván Morales

Platicamos con la risueña protagonista de La casa de las conejitas sobre ser productora por primera vez, Seth Rogen y hacerle de rubia tonta…

¿Cómo surge la idea para esta película?

Un día estaba tomando un café con los escritores de Legalmente rubia y les dije que tenía una idea, a ver qué les parecía. Acerca de una playmate que expulsan de la Mansión de Playboy por ser adicta a la drogas y se tiene que regresar al pueblo súper conservador del que viene a vivir con su padre, que además la golpea, y todos creen que es una prostituta. Y ellos se me quedaron bien un segundo, y dijeron: “O… podría salirse y convertirse en madre de una sorority en una universidad”. Y pues así. De ahí ya desarrollamos bien la historia y salimos a vendérsela a quien quisiera. Es algo que yo nunca había hecho. Fue divertido porque me iba a las juntas vestida como Shelley e interpretaba el personaje ahí con ellos y estoy segura que los ejecutivos de los estudios pensaban que estaba completamente loca, pero cuando llegamos con Adam Sandler, le encantó.

Pero también tienes un crédito de productora. ¿Cómo afectó o cambió eso tu experiencia en el cine?

Uy sí, ¡yo tenía muchísimo poder sobre todos! –Ríe–. No, realmente ese crédito me lo dieron porque les traje la idea nada más, pero en realidad no hice mucho. ¡Bueno, en el rodaje me aseguraba que hubiera donas para todos, siempre! Aún así, sí pude involucrarme en ciertas cosas que nunca había hecho en la preproducción y aprendí muchísimo. Pero sí es algo que me gustaría volver a hacer, creo que si realmente voy a interpretar los papeles que quiero, los tengo que desarrollar yo misma.

¿Qué tan involucrado estuvo Adam Sandler durante la producción?

Él escribió una primera versión del guión y le puso un montón de chistes. Además de eso, pues sí, seguido iba al set y nos apoyaba en todo. Eso fue genial porque al tener a alguien como él, que tiene mucho poder, puedes lograr muchas más cosas. Algo que también me gustó mucho de él, es que siempre compartimos la misma visión de la película. Siempre pensamos en hacer una comedia sobre una mujer, pero que no fuera una comedia romántica ni nada así, sino simplemente una comedia.

Cuando estás en el set, sobre todo en una comedia, debe ser difícil saber exactamente qué está funcionando y qué no. ¿Qué cosas te han sorprendido? ¿Hubo algo que no pensaras fuera tan chistoso y resulta que la gente se rí?

Sí, es muy, muy difícil. Eso lo aprendí muchísimo con las películas de Scary Movie porque muchas veces veía que todo el crew se estaba riendo y, mientras tanto, yo sabía que no era tan gracioso, es difícil saber de qué se ríen. En ésta, por ejemplo, me pasó con lo de la voz extraña que hago. El director llegó y me dijo que hiciera una voz chistosa y ¡yo no hago voces! Simplemente no sé hacer nada así y cuando lo intenté, inmediatamente pensé: “De ninguna forma esto se va a quedar en la película, simplemente no es chistoso”. Se me hacía algo demasiado raro, pero pues parece que sí funcionó al final.

Sé que normalmente este tipo de preguntas las reciben con personajes más serios y dramáticos, pero ¿cómo te preparaste para este papel?

Pues mi personaje en realidad no refleja muy bien cómo son estas chicas en la vida real. Yo nunca había ido a la Mansión antes de filmar, así que todo fue muy, muy intimidante. Yo quería que Shelley tuviera un buen corazón y fuera amable, quizás hasta demasiado optimista. –Ríe–. En cuanto a cosas que cuidamos para eso, por ejemplo, nunca uso rojos o negros o me visto demasiado sexual… todo tenía que quedarse un poco inocente.

En las comedias recientes hemos visto una nueva moda en la que a los actores básicamente les dejan hacer lo que sea y prácticamente improvisan toda la película. ¿Así fue con ustedes o se tenían que mantener apegados al guión?

El director siempre lo permitió, aunque en realidad no hicimos demasiada improvisación. Emma Stone sí improvisó muchísimas de las cosas que hizo y es porque es en realidad muy buena haciendo eso. Es muy natural y rápida. El problema con la improvisación es que muchas, muchas veces simplemente no funciona. Acabo de terminar una película con Seth Rogen (Observe and Report) y él, por ejemplo, improvisa todo el tiempo. Es prácticamente lo único que hace. Y para mí es un poco más difícil eso, sobre todo seguirle el ritmo. Pero al final fue una experiencia muy, muy divertida también. Es un estilo de comedia que no siempre funciona, pero que a veces es genial.

Has hecho algunas de mis comedias favoritas, especialmente Smiley Face ¡Gracias! Sí, ¡esa me gusta mucho a mí también! Pero también has hecho algunas más serias que también han sido muy buenas –Perdidos en Tokio, Secreto en la montaña– y asumo que tus preferidas son las comedias, pero: ¿cómo escoges qué hacer en tu siguiente proyecto?

Me encanta hacer comedias, pero no siempre ha sido el caso. Cuando me dieron el papel de la primera Scary Movie, además de ser la primera película grande que hacía, era mi primera comedia y me daba un poco de miedo. Pero al final me di cuenta que en Hollywood realmente no tenía opción, como que me habían catalogado en comedias y no podía salirme de eso. Y por un tiempo sí sentía que tenía que hacer algo dramático, que tenía que quitarme esa imagen de rubia tonta, pero después de un tiempo me di cuenta que realmente disfrutaba hacer ese papel. Me encanta hacer reír a la gente y reírme de mí misma. No sé, como que la idea de hacer algo muy oscuro que me llevara a lugares dolorosos ya no me interesó.

Es evidente, y lo acabas de decir, que te gusta reírte, ¿qué películas te hacen reír?

Uy, muchísimas. Yo crecí viendo películas tipo Overboard, o The Jerk que me encanta, The In-Laws (la original), Los tres amigos… De las nuevas, me gusta mucho Anchorman, y… ¿sabes cuál acabo de ver que me gustó muchísimo? Una de Colin Farell, ¿In Bruges? No sé si la viste.

Sí, genial, y raro, porque no esperaba que fuera comedia…

No, para nada, y es un poco rara, pero me encantó. Y pues no sé… es difícil darte una lista así… ¿cuáles te gustan a ti?

Pues de entrada todo lo que hace Tina Fey, Adam Sandler, Will Ferrell… excepto las de deportes.

Ah, claro, los tres me encantan! ¿Cómo se me olvidaron las de Sandler? ¡Me fascinan! Y algunas tipo Como si fuera la primera vez siento que son el tipo de películas que puedes ver cualquier día lluvioso y son simplemente encantadoras.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios