Buscador
Suscríbete a la revista
Cine

Anna Karenina (2017) – Crítica

07-11-2018, 3:29:54 PM Por:
anna karenina critica

Una nueva y fastuosa versión del clásico de León Tolstoi que resulta más valiosa por la lectura que hace de la obra, que por sus imágenes.

Cine PREMIERE: 2.5
Usuarios: 1.5
Votar ahora:

Tenemos una innegable predilección por repasar historias que hemos leído, visto o escuchado no tanto por la historia en sí, sino por la forma en la que nos cuentan, de otro modo: ¿qué interés podría generar realizar una fastuosa superproducción de una famosa novela que ha sido llevada al cine en distintas ocasiones? Todo está en el enfoque. A más de doscientos años de haber sido escrita, la célebre novela Anna Karenina del coloso ruso León Tolstoi es adaptada en la película homónima del cineasta ruso Karen Shakhnazarov, conocido por la mordaz sátira socialista Gorod Zero (1988), pero tomando el punto de vista de uno de los personajes que orbitan alrededor del famoso personaje: el Conde Vronsky.

La película, situada en medio de la guerra ruso-japonesa en Manchuria en 1904, presenta a Sergey Karenin, jefe de un hospital en zona de guerra que se entera que el amante de su madre, el Conde Vronsky se encuentra entre los heridos, por lo que decide acercarse a él y escuchar una versión de la historia que quizá ni el mismo Tolstoi conocía. Es así como la historia se remonta 30 años atrás cuando en un tren, un joven y apuesto Vronsky (Max Matveev) conoce a la bella Anna Karenina (Elizaveta Boyarskaya), comenzando un funesto romance que acabaría en la velada tragedia que conocemos o de la que hemos escuchado hablar.

anna-karenina-review

Elizaveta Boyarskaya interpreta a Anna Karenina en esta nueva interpretación del clásico literario.

El enfoque de la película, de fastuosa producción y rigurosamente académica puesta en escena, resulta ser lo más estimulante y fresco de adaptación, muy por encima de su artificialidad hueca y frustradas pretensiones épicas. Esta peculiar adaptación de la novela de Tolstoi presenta a Vronsky como un personaje de cariz femenino, no por débil o por la fineza en los rasgos del actor Max Matveev, sino por pasional y sensible, lejos de la estampa de testaruda virilidad que la tradición rusa ha querido imponer en el Occidente, cuyo exponente más reciente es su actual mandatario, Vladimir Putin.

Por otro lado, la figura de Anna, interpretada con ferocidad por Elizaveta Boyarskaya, crea un marcado contraste con sus contrapartes masculinas, siendo el ángulo más sólido en la relación Vronsky-Anna-Karenin, poniendo un notable énfasis en un personaje femenino desafiante pero incapaz de eludir un destino trágico. Pero resulta aún más enigmática la relación platónica que el viejo Vronsky establece con una joven china de nombre Chengshuang (“nacida en primavera”) en medio de la turbulencia política de Manchuria, un lugar donde paradójicamente el atormentado protagonista encontraría paz, silencio y tranquilidad.

A pesar de sus intrigantes relecturas de un popular texto, esta nueva versión de Anna Karenina se arrastra demasiado a lo largo de sus más de dos horas de duración en caprichosos planos secuencia y encuadres así como escenas que parecen salidas de un mediocre montaje teatral por la torpeza de sus actuaciones y la pomposidad de algunos diálogos que evitan que la película trascienda ser solamente una versión más de un enorme clásico literario, que probablemente olvidemos cuando este en puerta la siguiente.

Anna Karenina
autor Cofundador y crítico en la página web Butaca Ancha. Escribe de cine en medios como Tierra Adentro, Animal Político, Forbes y Algarabía. Considera que cada película, independientemente de donde venga y quien la haga, tiene algo importante que decir.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Mag21
Comentarios