Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #148 – Halloween Upgrade

Halloween, el regreso de Michael Myers.

October 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

40 años enamorados de Annie Hall

Por:

23-04-2017

El gran clásico de Woody Allen cumple cuatro décadas de vida y recordamos su gran legado.

En la entrega de los premios de la Academia de
1978, Dos extraños amantes (Annie Hall), la
peculiar comedia experimental de Woody Allen, se llevó cuatro premios Oscar:
Mejor película –por encima de la Guerra de las galaxias,
La chica del adiós (The
Goodbye Girl), Julia y Momento
de decisión (The Turning Point)
–; Mejor
guion original; Mejor actriz para Diane Keaton, y el propio Woody obtuvo el
premio a Mejor director.

Allen, reconocido hasta entonces sobre todo como un
comediante de stand up, invitado con frecuencia a talk shows –que hacía películas raras, divertidas y
ligeras–, de pronto estaba en las grandes ligas. Irónicamente, el filme de este
“novato” se convertiría en un punto de referencia para las comedias románticas
hollywoodenses. A pesar de todos los elogios de la crítica, Allen admitió que
nunca fue fan porque no mantuvo su visión original, que era mucho más grande
que el resultado final.

El director aún asegura que nunca pretendió hacer una
película sobre una relación, sino que concebía la historia como una exploración
de la vida y la psique del protagonista, a través de tramas misteriosas y
fantásticas, tales como las digresiones que involucraban al Jardín del Edén, la
Resistencia francesa, la Alemania Nazi, los usurpadores de cuerpos, los Knicks
de Nueva York, los filósofos Nietzsche y Kierkegaard y el tour
guiado por el infierno. Cuando la película se editó por primera vez, duraba
tres horas, las cuales fueron eventualmente recortadas a 95 minutos.

Además de la duración
del largometraje y de la trama compleja y por demás sinuosa, el estudio rechazó
también el título original, Anhedonia, que es un
término psiquiátrico arcaico que se refiere a la incapacidad de sentir alegría.
De modo que, después de una serie de sugerencias extrañas –entre las que
supuestamente se encontraban It Had To Be Jew
(Tenía que ser judío) y A Rollercoaster Named Desire (Una
montaña rusa llamada Deseo
)–, el equipo se conformó con Annie
Hall
, el nombre del personaje principal, inspirado en la actriz que lo
interpretaba, Diane Keaton, cuyo apellido real es Hall y a quien su familia
llamaba Annie.

Asimismo, el look de esta heroína de
espíritu libre se convirtió en un ícono de la moda gracias a la actriz, que
prestó la mayor parte de la ropa, para disgusto de la diseñadora de vestuario
de la producción, quien consideraba que las prendas de hombre le daban una
apariencia poco ortodoxa y que el uso de sombreros, chalecos, pantalones anchos
y corbatas era poco femenino e inapropiado.

El amor como un tiburón

Sin embargo,
el legado y la influencia de la película persisten más allá de la moda. El
filme cambió la naturaleza de las comedias románticas gracias, en parte, a la
revolucionaria autoconciencia que tienen los personajes, capturada por el autor a partir de puros
diálogos: los protagonistas hablan entre ellos, con sus psiquiatras, consigo
mismos, con la cámara… Todo el tiempo oscilan entre el monólogo y el diálogo.

La intimidad honesta y las observaciones ingeniosas de algunos de esos momentos
resultan accesibles para todos, al grado de que, a pesar de ser tan propios de
la época, se vuelven universales y entran en nuestra cultura pop actual. “Me
parece que una relación es como un tiburón”, asegura Alvy Singer –el alter ego neurótico
que se convertiría en el sello distintivo de Woody Allen– en el avión de
regreso a Nueva York. “¿Sabes? Constantemente tiene que avanzar, de lo
contrario se muere. Y me parece que lo que tenemos en nuestras manos es un
tiburón muerto”.

Las influencias
cinematográficas de Allen resultan evidentes: Ingmar Bergman y otros autores de
cine europeo. En ellos encontró la inspiración para hacer las estructuras
narrativas no lineales que manifestó de primera instancia en Annie Hall. Cuatro décadas después, este clásico sigue
influyendo a cineastas más jóvenes, y puede verse claramente en comedias
románticas del gusto de audiencias igualmente jóvenes. Tal es el caso de 500 días con ella (2009) y The
Spectacular Now
(2013). Ambos filmes siguen estructuras poco
convencionales y narran historias de amor que espinan y que nunca resultan como
esperamos.

Actualmente, Allen se
encuentra en la posproducción de su película número 40 desde Annie Hall –eso, claro, sin contar los filmes para
televisión, los cortometrajes y su poco valorada serie para Amazon Crisis in Six Scenes (2016)–. Este año (el 1 de
diciembre) Allen cumplirá los 82 años de edad, sin embargo no muestra señales
de retirarse pronto.

Mientras que la crítica alaba algunas de sus comedias o sus dramas
estilo Bergman y descarta otras de sus obras (los 90 fueron una década difícil
para sus defensores incondicionales), ni las reseñas ni la opinión pública
sobre su vida personal han logrado manchar su ingenio o su credibilidad como
cineasta y escritor (tiene varios libros cómicos que valen mucho la pena). Sin
duda, los verdaderos cinéfilos estaremos siempre agradecidos por ello.

“Fue maravilloso ver a Annie otra vez. Me di cuenta de que
es una persona increíble, y que tan sólo el hecho de conocerla resultó muy
divertido. Y pensé en esa vieja broma, ¿saben? Un hombre va al psiquiatra y le
dice: “Doctor, mmm, mi hermano está loco; cree que es una gallina”. Y el doctor
lo interpela: “Bueno, ¿y por qué no lo sacas del error?”. El hombre responde:
“Lo haría, pero necesito los huevos”.  Me
parece que eso describe cómo me siento con respecto a las relaciones: son
totalmente irracionales y locas y absurdas, pero me imagino que seguimos
buscándolas… porque la mayoría de nosotros necesita los huevos”. –Alvy
Singer

Es escritora, fotógrafa, cineasta y vive en Hollywood con su esposo y su traviesa cachorrita Airedale. Promete estar más activa en Twitter y espera que el guión que escribió con su hermano se convierta en película.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios