Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #183 – Comic Con Preview

Preview de Comic Con y Diamantino

July 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Artículos

Arturo de Córdova: Sus mejores películas

Por:

08-05-2019

En la Época de oro del cine mexicano, Arturo de Córdova fue el actor que más riesgos tomó en su trayectoria. Aquí sus mejores películas.

Si la ascendencia cubana inyectó melancolía en sus venas, las largas estancias por Argentina le dejaron el gusto por el drama y una inflexión vocal inconfundible. En este mes, a más de un siglo de su natalicio, Arturo de Córdova, patrimonio del cine de oro mexicano, merece este altar de cinco veladoras cinematográficas. Aquí sus mejores películas:

La diosa arrodillada (1947)

Allí donde María Félix es gracia y carácter, de Córdova es un maremoto de emociones confundidas. El director Roberto Gavaldón reúne a estos monstruos de la época y los hace explotar en pantalla. Sensualidad, traición y muerte se confabulan en esta sublime pieza de cine noir rociada con salsa verde.

arturo de córdova y maría félix
María Félix y Arturo de Córdova en La diosa arrodillada, de Roberto Gavaldón.

En la palma de tu mano (1950)

Es difícil encontrar una película mala entre las más de cien que filmó el hijo consentido de Mérida. Aquí, nuevamente de la mano de Gavaldón, Arturo de Córdova nos presenta a un mago charlatán que, empecinado en engañar a mujeres incautas, descubre su lado más terrible y sombrío. Tras tres nominaciones, de Córdova ganó por fin su primer Ariel.

Arturo de Córdova y Leticia Palma
Arturo de Córdova y Leticia Palma protagonizan En la palma de tu mano, de Roberto Gavaldón.

El rebozo de Soledad (1952)

Cuando no era una mujer, parecía ser la mera existencia la que atormentaba el alma de Arturo de Córdova. Aquí interpreta a un doctor de buen corazón que se enfrenta ese México bárbaro y rural que ama pero que no comprende. La ceja alzada de Pedro Armendáriz y la vileza con la que Carlos López Moctezuma hizo escuela funcionan como contrapuntos de lujo en esta cinta protagonizada por Stella Inda.

Stella Inda y Arturo de Córdova
Stella Inda y Arturo de Córdova en El rebozo de Soledad, de Roberto Gavaldón.

Él (1952)

Arturo de Córdova se interpreta a sí mismo, pero sin ambages de ningún tipo; como si Luis Buñuel le hubiese dicho: “quiero que seas tú y tu personaje pero también que seas un poco –o un mucho– yo”. Quizá no exista una mejor película sobre el tema de los celos en el universo cinematográfico. Mírese bajo el riesgo de convertirse inevitablemente al buñuelismo –y de paso, al decordovadismo-.

Arturo de Córdova en Él, de Luis Buñuel.

El esqueleto de la señora Morales (1959)

Ni Negrete, ni Armendáriz ni, con el perdón, Infante. Aún encasillado en cierto tipo de personaje, de Córdova era el actor más versátil de su afamada generación, el que más arriesgaba. En esta cinta da vida a un taxidermista que, agobiado por los maltratos que le profesa su esposa, adopta medidas radicales. Que su voz aterciopelada y su elegante bigote sean recordados y honrados para siempre con estos fotogramas de humor negro.

Arturo de Córdova en El esqueleto de la Señora Morales, Rogelio A. González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios