Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Asesino: Misión venganza – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 4.5
Votar ahora:

Por:

22-09-2017

El debut de Dylan O’Brien como estrella de acción alcanza sus puntos más emocionantes en escenas puntuales, pero lo que ocurre en medio es bastante convencional.

Título original: American Assassin
Año: 2017
Director: Michael Cuesta (Kill the Messenger)
Actores: Dylan O'Brien, Michael Keaton, Sanaa Lathan
Fecha de estreno:22 de septiembre de 2017 (MX)

Nadie está preparado para la secuencia inicial de Asesino: Misión venganza (American Assassin) la nueva película de Michael Cuesta (Matar al mensajero) y adaptación del bestseller homónimo de Vince Flynn. Apenas estamos familiarizándonos con Mitch Rapp (Dylan O’Brien), cuando un ataque inesperado lo despoja de todo lo que considera valioso. Está en la playa y el repentino golpe de un grupo terrorista siembra cadáveres por doquier; sin embargo, sin aparente motivo a él se le perdona la vida. Este extraño y mal fundamentado suceso –que detona toda la película– despierta su lado vengativo. Teniendo a Michael Keaton como mentor y Taylor Kitsch como un “fantasma” cercano, O’Brien comienza su edificación como héroe de acción envuelto en misiones de espionaje y contraterrorismo.

Es notorio el fortalecimiento corporal del también actor de Maze Runner: correr o morir para interpretar al joven que, después de 18 meses de zozobra personal, se da a la tarea de buscar justicia en propia mano, hazaña que demuestra sus habilidades y lo pone en el radar de la directora de la CIA Irene Kennedy (Sanaa Lathan) para detener el robo de armas nucleares que podrían crear una tensión en Medio Oriente. A regañadientes, el veterano de la Guerra Fría Stan Hurley (Keaton) debe unir esfuerzos con el rebelde y renuente pupilo.

Claramente este thriller tiene la intención de ser la primera entrega de una serie sobre el agente Mitch Rapp, una al estilo de Jason Bourne, Ethan Hunt y con brochazos del 007 y, en ésta, su primera misión, se generaron emocionantes escenas de acción y persecución marítima. Resalta particularmente el primer encuentro físico entre el personaje de O’Brien y Keaton, quien también saca a relucir su lado más bad-ass y se muestra férreo en sus instrucciones a su nuevo aprendiz mientras lidia con remordimientos pasados.

Tal como ocurrió en la pasada adaptación comandada por Cuesta, Matar al mensajero, en esta cinta no hay un adecuado acercamiento a los personajes, pues apenas si conocemos al protagonista, y quienes lo rodean únicamente son importantes por el papel que juegan en torno al enojado Mitch; su psicología y motivaciones se mantienen como interrogantes. No obstante, la película sí consigue retratar la frialdad del mundo del espionaje como ocurrió con la reciente Atómica.

¿Hay momentos exagerados? Definitivamente. ¿Traiciones? También. Y absolutamente todos los sucesos están acomodados de tal manera que el personaje de O’Brien pueda brillar y destacar a cuadro, además de que los conocimientos que adquiere en los 18 meses que se prepara para su autoimpuesta misión son más numerosos y complejos de lo que dictan el sentido común y la viabilidad. Vamos, aprende a hablar, escribir árabe, memoriza pasajes del Corán y sabe infiltrarse en células terroristas. En conjunto, estos detalles y la premura de la misión, consiguen que la evolución de Mitch como máquina de matar sea precipitada.

Asesino: Misión venganza, entonces, alcanza sus puntos más emocionantes en escenas puntuales como el mencionado inicio y el clímax de explosiones inauditas, pero lo que ocurre en medio es bastante convencional, el suspenso construido es ocasionalmente efectivo y las locuras hollywoodenses a favor del héroe están a todo lo que dan.

Diariamente escribo de cine en Enlabutaca.com, portal que dirijo, y coedito noticias de entretenimiento en Terra. Soy cinéfila, seriéfila, melómana. En pocas palabras, me encanta el arte.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios