Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #191 – Dora y Joker entran a un bar

Comenzamos hablando de Dora la Exploradora pero llega el protagonismo del Joker en Venecia para crear caos.

September 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Beautiful Boy – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

08-03-2019

Una película que ataca un estereotipo pero termina por representar algunos otros. Emotiva y con grandes interpretaciones de Steve Carell y Timothée Chalamet, pero no logran sostenerla por completo.

Título original: Beatiful Boy
Año: 2018
Director: Felix Van Groeningen (Bélgica)
Actores: Timothée Chalamet, Steve Carell, Jack Dylan Grazer
Fecha de estreno:08 de March de 2019 (MX)

Desde el lanzamiento del primer trailer de Beautiful Boy, la película se perfiló como una historia desgarradora y emotiva. Sin embargo, a pesar de cumplir con las melancólicas expectativas y la caracterización extraordinaria de Steve Carell y Timothée Chalamet, Felix van Groeningen recurrió a una exageración dramática que termina por cansar al espectador en varios momentos de la película.

La premisa es trágicamente triste por sí sola: un padre (Steve Carell) descubre que su hijo es adicto a la metanfetamina a los cortos 18 años y lo acompaña durante el proceso de recuperación, pero a pesar de su ardua investigación sobre el tema, la paciencia y los incontables intentos de persuasión hacia el adolescente, el joven Nic recae una y otra vez.

beautiful boy

La intención del director Felix van Groeningen parece que era mostrar una etapa específica de la adicción y la película nunca pierde ese rumbo. Está enfocada en el momento en que el adicto acepta que está sufriendo una enfermedad y busca encontrar una salida para volver a ser dueño de sus decisiones. Aunque por momentos el espectador tiene la sensación de querer conocer el origen o resolución del problema, los obstáculos que se desencadenan durante esta etapa fueron suficientes para crear diferentes nodos a lo largo de la historia que mantienen el ritmo de la cinta.

Además, otro de los objetivos aparentes del cineasta era contrarrestar la imagen que se tiene del adicto como un ser insensible y agresivo, para mostrar el lado más susceptible. Y aunque realmente llegamos a sentir la desesperación de Nic por no poder llenar esa satisfacción que el cristal le daba, y a la vez sentir el nudo en la garganta porque ya no está bajo su control, también llega a caer en otro tipo de prejuicios. El más notable de ellos es la fórmula tan reduccionista y tradicional del éxito y la felicidad. En algunos de los flashbacks y momentos de recuperación en el presente, presentan lo que sería y fue la «vida ideal» que Nic perdió por su adicción: excelentes calificaciones, graduación, pareja, lectura y todo aquello que hacen «las buenas personas».

beautiful boy

Sin embargo, el principal objetivo se cumple y probablemente muchos pensarán dos veces antes de juzgar a una persona con adicciones. Sobre todo porque en la película hay muchos detalles que sin ser demasiado evidentes, enfatizan esa dificultad a la que Nic se enfrenta en su lucha diaria contra las drogas. Uno de sus pequeños hermanos ahorró $8 dólares por un largo periodo de tiempo y Nic los robó para comprar una mínima cantidad de cristal. Así de agravante.

Por otro lado, hay algunas escenas que, sin llegar a ser morbosas ni tener que exhibir demasiado, son muy impactantes. Es la interpretación de Steve Carell, Timothée Chalamet y la fotografía lo que les dan sentido y fuerza. Sobre todo hacia el final de la película.

Beautiful Boy no es una historia complaciente, sin embargo, logra su objetivo a costa de la representación de otros estereotipos. Además, aunque es realmente emotiva, en muchos momentos tiene recaídas, pues en repetidas ocasiones muestra escenas que piden a gritos que llores y sientas empatía por Nic.

 

Escribir y el cine son mis más grandes amores. Admiro a Tarkovski, pero lloro cada que veo Up.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios