Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #212 – Jojo Rabbit y Mujercitas

Jojo Rabbit, Mujercitas

January 2020

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Berlinale 2017 – Trainspotting 2, veinte años después

Por:

10-02-2017

Regresan los escoceses que definieron una década.

Como toda secuela, sobre todo aquellas que tardan varios años en presentarse, Trainspotting 2 –también conocida como T2 es una película que apela sobre todo a la nostalgia. Eso, sin embargo, en este caso es un arma de dos filos, sobre todo porque en su momento se trató de una cinta absolutamente contemporánea, circunscripta a un tiempo muy específico. Es decir, que aquel que se metió a ver una y otra vez Trainspotting a los cines en los 90 era, por lo general, también el individuo que se identificaba con el cine indie, en ese entonces un producto tan novedoso y atractivo como los discos de Oasis y esas fiestas interminables llamadas raves. Por lo anteriormente descrito, T2 es una película que, ni por asomo, es capaz de igualar el impacto, la irreverencia y, valga decirlo, la ingenuidad que posee su predecesora. Sin embargo, tal y como lo confesó en la conferencia dada tras la proyección fuera de competencia en la Berlinale, el director Danny Boyle es el primero en estar al tanto de ello: “no quería hacer una secuencia convencional. Queríamos que hubiera un cambio en los personajes. Hay humor en ellos pero también una revelación clara de la angustia que les provoca el envejecer y los fracasos que han acumulado en estos veinte años”.

Jonny Lee Miller, quien también se hallaba presente y a quienes las nuevas generaciones ubican como el protagonista de la serie televisiva Elementary, secundó la idea: “Trainspotting surgió gracias a la combinación de la gente correcta trabajando en el momento correcto. Es imposible crear artificialmente esas coincidencias. No es una secuela, sino algo casi post-mortem, si se le quiere dar un término”. Es una pena que, debido a compromisos de trabajo, Ewan McGregor no se hallase también en la charla ante los medios. Habría sido muy ilustrativo el preguntarle sobre su experiencia de volver a trabajar con Boyle, dado que a partir de ciertas desavenencias relacionadas con la filmación de La playa, donde el papel principal acabaría al final en manos de Leonardo DiCaprio, el actor y el cineasta se distanciaron durante varios años. Sobre el propio McGregor, hay que señalar que la presencia de la voz en off de su personaje, Renton, tan vital en la primera entrega, se halla prácticamente ausente en T2. Al respecto, Boyle explicó: “en esta ocasión no quería depender de ese recurso. Lo que buscaba era que los personajes se confrontasen, que fueran muy físicos. Sin embargo, hay una secuencia en la película donde vuelve el tema «Choose Life» y en la que Renton de alguna forma recupera su voz, aunque haya una clara carga de decepción en lo que dice. Y de alguna forma esa voz termina hallando cierto eco en el personaje de Spud (Ewen Bremner)”. Más allá de ciertas cuestiones políticas relacionadas con el Brexit, cuya votación tuvo lugar justamente mientras se rodaba la película en Edimburgo, Bremner y Miller se deshicieron en elogios para Boyle, sobre todo por el haber logrado que el equipo volviera a sentirse tan cómodo como hace dos décadas. A la ecuación habría de sumarse la joven actriz de origen búlgaro Anjela Nedyalkova, quien tiene un rol importante en la cinta y quien también brindó su opinión: “tenía sólo cinco años cuando salió la primera Trainspotting… así que realmente entendí su verdadero mensaje hace tres años y me dejó muy impactada… al principio no estaba muy segura de que podía hacer el papel pero Danny (Boyle) me dio la seguridad que necesitaba. Me decía: ‘no pienses, sólo hazlo’”. 

The Dinner o la familia políticamente incorrecta

Provoca cierta rabia el pensar que, pese a tratarse de una película bien armada y que además protagonizan cuatro nombres y apellidos poderosos: Laura Linney, Rebecca Hall, Richard Gere, Steve Coogan, The Dinner difícilmente contará con la distribución que realmente merece. Aunque siendo sinceros todo es posible que en tiempos trumpianos, incluso un regreso claro y contundente del cine con tintes políticos. En todo caso, la premisa de esta cinta de Oren Moverman (El mensajero) ahonda en un tema todavía más vital: ¿hasta dónde estaría uno dispuesto a llegar para proteger a sus hijos? La película vale la pena no solamente por la reflexión obligada que siembra en el espectador, sino también por la excelente actuación de Steve Coogan como un hombre plagado de manías y constantemente amenazado por la locura.

Que nadie se sorprenda si el actor inglés acaba por llevarse un Oso de Plata a casa. 

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver comentarios

Comentarios Comentarios