Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #196 – Joker con spoilers

Joker con spoilers

October 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS Coberturas

BERLINALE 2019: Mr. Jones, Dick Cheney y la banalidad del mal

Por:

12-02-2019

En el cuarto día de Berlinale 2019, Christian Bale y Adam McKay hablaron de El vicepresidente, mientras que la cinta Mr. Jones no se muerde la lengua.

Mr. Jones, mirar al pasado para entender el presente

Resulta difícil imaginarse un filme como Mr. Jones en un festival de cine distinto a la Berlinale. Lo dirige la portentosa cineasta polaca, Agnieszka Holland (Europa, Europa), quien no se muerde la lengua a la hora de denunciar el Holodomor, nombre con el que se designa a la hambruna con la que el régimen soviético castigó a las poblaciones de Ucrania y Kazajistán y que se calcula que se cobró de seis a ocho millones de víctimas. Los hechos ocurrieron entre 1932 y 1933 y si fueron conocidos por el mundo occidental fue gracias a la labor del periodista galés Gareth Jones, hombre que al tiempo pagaría tal osadía con su vida. “Con todo y que se trata de uno de los peores crímenes perpetrados contra la humanidad en el siglo XX en realidad este terrible suceso, que fue avalado por Stalin, es poco conocido. Sentí, pues, que los fantasmas de esta historia pedían justicia”, declaró Holland a la hora de explicar las razones por las que se embarcó en el proyecto.

Protagonizada por la estrella emergente James Norton en el papel de Jones, la película posee una factura impecable. De hecho es inevitable compararla con La lista de Schindler en ciertos momentos, sobre todo en lo que respecta a la cuestión estética: en ambas cintas los actos más atroces son retratados de manera preciosista, como si aun en el horror pudiera colarse algún tipo de belleza. Holland, sin embargo, no se conforma con contarnos lo atestiguado por Jones en el lugar de los hechos, sino que también exhibe las fuerzas contrarias a las que se enfrentó a su regreso a Inglaterra, cuando su testimonio fue silenciado y minimizado por razones políticas, pues al Reino Unido aparentemente no le convenía poner en riesgo las de por sí ya minadas relaciones con la Unión Soviética. Tal situación, por supuesto, funciona como un acertado y claro guiño al mundo actual, ese en el que la realidad, con la ayuda de ciertos medios de información, se flexibiliza según los intereses de los poderosos. De allí que la conferencia de prensa que hubo tras la proyección, y en donde se habló una y otra vez sobre la importancia del periodismo libre por y para la democracia, haya alcanzado su momento más emotivo cuando el actor Peter Sasgaard, quien interpreta a un periodista corrupto en la cinta, dijo: “quiero felicitar a los periodistas valientes, y creo que en verdad es importante convertirlos en héroes, incluirlos en nuestra vida diaria, por más doloroso que sea aquello que nos revelan”.

Vice: El poder por el poder

Tal vez el inteligente esbozo que el director Adam McKay, con ayuda de Christian Bale -quien podría interpretar a un helecho si se lo contratase para ello- hace de Dick Cheney, el ex vicepresidente de Estados Unidos, llegue a Europa con varias semanas de retraso. Ello, sin embargo, no demerita el mensaje que El vicepresidente: Más allá del poder contiene y que embona a la perfección con la naturaleza ideológica de la Berlinale. Quizá por lo mismo tanto Bale como McKay hicieron acto de presencia. Sabían que su cinta sería bien recibida y que la media hora que en promedio duran las conferencias de prensa no bastaría para satisfacer a todas las dudas expuestas. Sobre la decisión de dejar de dirigir comedias como El reportero: la leyenda de Ron Burgundy o Hermanastros y decantarse por cintas como ésta, el cineasta norteamericano dijo: “Honestamente el mundo no te dicta lo que debes hacer, sin embargo uno sí reacciona al mundo y éste se ha convertido en un lugar demente. En algún momento, con nuestras comedias anteriores, quisimos reflejar aquello que nos rodea, pero llegamos al punto en el que decidimos decir las cosas tal y como son, sin filtros”. Bale, por su parte, abundó sobre lo que más le inquieta sobre el hombre al que encarnó: “Lo que me cuestiono una y otra vez es: ¿se verá o no atormentado por ciertos demonios por la noche?, ¿duerme bien luego de condenar a tanta gente a una guerra deshonesta, puede hacer algo así y al mismo tiempo ser un buen padre?”. Tales preguntas, por supuesto, no son nuevas ni mucho menos contestables. Son las mismas que, para empezar, quizá se formularía el periodista Gareth Jones anteriormente referido. En lo personal, lo único que viene a la mente es que quizá haya llegado el tiempo de volver a leer a Hannah Arendt.

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios