Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de cine de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar y más.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Cannes 2017: Las mujeres que salvaron el día

Por:

25-05-2017

Léonor Serraille y Annarita Zambrano demostraron que Una Cierta Mirada le aventaja en calidad a la Selección Oficial.

La séptima jornada del festival más importante del mundo comenzó con la consagración de un affaire por todos conocido… Hablamos de la tórrida relación que el comité de selección del Festival de Cannes ha mantenido con la cineasta japonesa Naomi Kawase desde que se le otorgara la Cámara de Oro y que ha reavivado la pasión con la recepción de Hikari (Radiance), su más reciente película, presentada en la competencia oficial.

Kawase nos presenta la relación entre un fotógrafo que gradualmente va perdiendo la vista y una joven que hace adaptaciones de películas para débiles visuales, lo que le permite generar algunas reflexiones que se ostentan como conmovedoras sobre la importancia del mirar, particularmente en una sala de cine. Desafortunadamente, la cineasta japonesa no encuentra un balance adecuado y el material termina por caer en sentimentalismos gratuitos, principalmente por el uso abusivo de melosas partituras musicales y una fotografía saturada que por momentos evoca más un vacuo comercial de perfume.


Las mujeres dominan Una Cierta Mirada

Ante la nota baja que sigue representando la competencia oficial –como con el filme antes comentado–, la sección  de Una Cierta Mirada —la hermana menor de la competencia— ha mostrado una potencia refrescante. La causa son dos cintas dirigidas por mujeres y con protagonistas del mismo sexo: ambas óperas primas que ameritan tener a la mano el nombre de sus autoras. Dopo la guerra es un thriller político dirigido por la romana radicada en París, Annarita Zambrano. Es notable cómo esta condición binacional y bilingüe se traduce en su trabajo, que es una coproducción entre sus dos países.

Este primer trabajo se sitúa en medio de una crisis entre Francia e Italia que, en 2002, ocasionó que perseguidos políticos de un país dejarán de ser refugiados del otro al clausurarse una amnistía a las extradiciones. Con este tema como fondo, Zambrano cuenta la historia de un exmilitante de extrema izquierda, acusado de haber asesinado a un juez italiano veinte años atrás. Para el momento en que la nueva ley clausura su refugio, Marco se ve obligado a tomar por la fuerza a su hija Viola (que, nacida ya en Francia, no tiene vela en el entierro del pasado de su padre), buscando un nuevo refugio político a contrarreloj. En la mejor escuela sociopolítica de cineastas como Francesco Rosi, Gillo Pontecorvo o Costa Gavras, Dopo la guerra no deja sin embargo de mostrar las muletillas y las lagunas más comunes en una ópera prima; su inclusión en la competencia alterna de Cannes —que no es poca cosa— parece premio suficiente para una cineasta a la que habrá que seguir la pista.

La otra refrescante propuesta de Una Cierta Mirada fue el estreno internacional de Jeune Femmede Léonor Serraille, que trajo consigo una explosión de franqueza, vitalidad y libertad feminista a Cannes. De la mano de la artista escénica y dramaturga Laetitia Dosch, Serraille cuenta la historia de Paula, una joven que vuelve a Francia después de varios años de un autoexilio en México, solo para encontrarse sin techo, sin dinero y sin familia, en medio de Montparnasse.

Después, de un periodo de explosivas depresiones, Paula decide que París es muy poca ciudad para una mujer tan fuerte como ella, y emprende, paso a paso, la reconstrucción de un destino propio y una felicidad regida solamente por ella. Tragicomedia ácida, llevada adelante por una interpretación espectacular de Dosch, Jeune Femme cuenta con el atractivo adicional de ser un filme hecho de cabo a rabo por mujeres: de la fotografía al sonido, la dirección de arte, música, montaje y hasta relaciones públicas. Es una cinta que vale la pena perseguir allá por donde se exhiba.


Salvando a la Selección oficial

Y las secciones paralelas continúan rescatando la edición 70 de este festival, como lo demostró la ovación muy calurosa ayer en la Semana de la Crítica durante el estreno de la ópera prima venezolana La Familia, retrato nervioso, directo e intenso de una crisis familiar que se suscita cuando un joven, buscando proteger a un amigo víctima de un asalto, termina asesinando al asaltante, proveniente de una favela vecina. A fin de ayudar a su hijo, asesino involuntario, el padre lo lleva con él en su día de trabajo, encerrándolo dentro de las casas donde puede esconderlo. Gustavo Rondón Córdova narra con mucha sutileza la evolución de la relación entre padre e hijo, quienes, poco a poco, se descubren y aprenden a respetarse mutuamente. Cada mirada y cada movimiento son clarísimos sin nunca ser explicativos o demostrativos. Este retrato humanista íntimo ofrece también una pintura social hábil y convincente.

La última nota destacada de esta jornada fue cortesía del cineasta lituano Sharunas Bartas, quien aterrizó en la Quincena de Realizadores con Frost, templado relato acerca de Rokas, un joven que termina casi por inercia más que por convicción en un viaje, con pretexto de entrega de ayuda humanitaria a través de una Ucrania en guerra. El filme, poseedor del estilo elegante y sutil del renombrado auteur lituano, nos adentra con cierta perspectiva nihilista a toda una reflexión sobre el estado contemporáneo de Europa y el mundo entero. Destaca en su tratamiento, ya que lejano a los tremendismos de la gran mayoría de los filmes del festival, expone una reflexión sobre el desasosiego contemporáneo. Este tono desencantado pero certero es ya todo un milagro dentro del mar de odio y terror que ha dominado en esta edición. Veremos qué sorpresas de esta y otra índole, seguiremos encontrando en el camino. 

Jean-Christophe Berjon, Jorge Negrete, Pedro Emilio Segura y Sergio Huidobro, corresponsales de Cine PREMIERE y críticos del programa MI CINE TU CINE

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios