Revsita del Mes Suscríbete
Cine PREMIERE #187 – El podcast de las nerds

Booksmart, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Cannes 2019: Pedro Almodóvar se gana al festival con un vistazo a su propia vida

Por:

18-05-2019

Protagonizada por Antonio Banderas y Penélope Cruz, Dolor y gloria muestra a un cineasta que debe lidiar con sus miedos, el dolor físico y con su éxito.

Pedro Almodóvar hizo una advertencia tajante sobre su nueva película, presentada en la competencia principal del festival de Cannes 2019: no hay que tomársela tan literal. Y sin embargo, Dolor y gloria es una ficción que habla de su vida: como creador, como hijo, como amante trunco. «Tiene cosas que sí me pasaron, aunque hay otras que no (…) Yo también tuve la experiencia de un amor trunco, por ejemplo, de los que por circunstancias externas te hacen separarte y es dolorosísimo, porque sucede cuando la pasión sigue ahí, y es como cortarte un brazo. Pero no tuve una reconciliación después, me hubiera gustado, pero no me he atrevido», dijo el cineasta riendo.

Quien sí logra tener un reencuentro dentro de la ficción es Salvador, personaje interpretado por Antonio Banderas. El actor español da vida a un cineasta paralizado que, por un lado, vive de la gloria de su pasado como creador, pero, por otro, experimenta diariamente el dolor físico de múltiples padecimientos crónicos, y también el emocional, por no poder crear más. Sus reecuentros, entonces, serán varios: con su examante, con su madre (quien siempre lo miró con extrañeza), con su cine, con su primer deseo y con el actor que llegó a odiar alguna vez, por haber destrozado en pantalla uno de los personajes que escribió para su primera película. Dicho filme, sin embargo, fue tan exitoso, que ahora, años después, le han pedido que la presente en la filmoteca francesa. Todo comienza ahí.

«Cuando haces autoficción inevitablemente tienes que exponerte, pero también es inevitable que incluyas a otros que han sido parte de tu vida», continuó el realizador, «y eso puede ser bastante difícil. Por eso no hay que tomar al pie de la letra lo que está ahí. El diálogo que Salvador tiene con su mamá, en donde le pide perdón por no ser el hijo que ella quería tener, y en donde ella le responde con un silencio cruel, eso no me pasó. Pero sí representa la mirada de extrañeza con la que me miraban los demás en el pueblo, en mi época escolar. Eso es muy duro. Ese rechazo».

El rol de Jacinta, madre de Salvador, cayó en las manos de la actriz Penélope Cruz, mientras que el papel de Alberto, el actor enemistado, fue interpretado por Asier Etxeandía. En el arco de este último personaje, que se reencuentra con un director con quien tuvo un rodaje complicado, también hay otro nivel de autoficción, pero que esta vez corresponde a lo vivido por Antonio Banderas. Así como Alberto tiene la oportunidad de reconciliarse con su director de antaño e incluso de interpretarlo en una obra de teatro, Banderas se reencontró interpretando a Almodóvar. 

«Para Dolor y gloria tuve que matar a un Antonio Banderas que traía por ahí», confesó el actor en Cannes. «Cuando hicimos La piel que habito, después de 20 años de no haber trabajado juntos, yo llegué al ensayo con toda una carga de actor y quería usar todo ese bagaje que traía de las otras películas que había hecho en ese tiempo. Pedro me dijo que eso no le interesaba, que lo que quería era verme a mí, a mí solito, sin toda esa carga que yo quería poner en el proceso. Y tuvimos un rodaje donde estábamos conflictuados. Pero cuando vi la película en Toronto, tuve un golpe de humildad, me di cuenta de que Pedro había sacado de mí a un Antonio que yo ni sabía que llevaba dentro. Y entonces me pregunté si tendría otra oportunidad de rodar con él algo así, sin esa carga y con más humildad de mi parte».

De acuerdo con el actor en Cannes, Dolor y gloria representó esa nueva posibilidad de llegar a un set almodovariano y empezar, ahora sí, de cero. «Cuando vi que lo iba a interpretar prácticamente a él, dije inmediatamente que sí, con la mentalidad de empezar el rodaje de cero y encontrar la verdad, de reencontrarme a mí, sin importar cuántas películas hubiera hecho antes. Dejarme ir. Fueron los mejores meses de mi carrera. Nadie me podrá quitar eso jamás«.

En Dolor y gloria Penélope Cruz interpreta a Jacinta, una versión dramatizada de la madre de Almodóvar.

Pedro Almodóvar, por su parte, habló sobre sus miedos como creador, temores que se ven reflejados en el personaje del cineasta: el temor a no tener ideas, a no poder crear, a perder la pasión. «La mejor forma de luchar contra ese fantasma es seguir escribiendo, seguir teniendo historias que te interesen. Actualmente estoy escribiendo dos, ambas son adaptaciones», reveló.

El cineasta también reveló cuál es, en su opinión, la mejor gloria. «Para mí, el éxito es haber siempre podido hacer en mi carrera las películas que he querido, con mis propios errores; es decir, no han sido errores causados por terceros. La gloria puede resultar un obstáculo, sí, debes ser cuidadoso con todo lo demás. Para mí no significa nada más, pero tampoco nada menos, que haber tenido la experiencia de la noche de ayer [durante el estreno]. Los problemas, después de eso, siguen siendo los mismos, aunque tengas esa noche».

Dolor y gloria compite por la Palma de Oro en Cannes, junto con otras cintas, como Érase una vez en Hollywood, en Quentin Tarantino y The Dead Don’t Die, de Jim Jarmusch.

Puedes ver la conferencia de Dolor y gloria con Pedro Almodóvar en Cannes aquí. 

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios