Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

Chile exporta zombies

Por:

19-03-2009

Desde la izquierda: Dave Brown (productor), Cristobal Barra (actor), Camille Lynch (protagonista), Jorge Olguín (director), Jenny Cavallo (actriz), Karina Pizarro (actriz). Zombies del apocalipsis a Estados Unidos y sin escalas. Este jueves se estrenó en Chile Solos, la tercera película de Jorge Olguín, quien la presentó feliz de la vida, porque antes del estreno, el […]


Desde la izquierda: Dave Brown (productor), Cristobal Barra (actor), Camille Lynch (protagonista), Jorge Olguín (director), Jenny Cavallo (actriz), Karina Pizarro (actriz).

Zombies del apocalipsis a Estados Unidos y sin escalas.

Este jueves se estrenó en Chile Solos, la tercera película de Jorge Olguín, quien la presentó feliz de la vida, porque antes del estreno, el filme ya se había financiado: Se lo vendió a Sam Raimi y éste la distribuirá en Estados Unidos.

Es el primer estreno chileno oficial del año. Solos, de Jorge Olguín, es la tercera parada en la senda del género de terror fantástico que identifica al director (las predecesoras son Angel Negro y Sangre Eterna), pero esta vez hay novedades en su estilo: primero que la protagonista es una niña que relata el filme en inglés (el título se traduce como Descendents), en un Santiago (se aprecia la arquitectura) devastado, apocalíptico y plagado de zombies tormentosos devoradores de los pocos seres sanos que quedan  y que a su vez, son objeto de persecución de las milicias todopoderosas. No obstante, la primicia más grande viene por el lado del bolsillo: No importa cuántas personas asistan a las salas a verla, todo eso será ganancia, ya que el largometraje pagó su financiamiento con un estupendo negocio antes del estreno.

"Generalmente cuando uno estrena (todo) se transforma en pesadilla, porque uno está pendiente de que si la película no funciona, en las salas de cine te van a sacar… pero tengo el aval de que esta película va a ser distribuída en Estados Unidos como cualquier otra y eso fue gracias a un productor norteamericano que vino: Dave Brown, el responsable de que esto sea fiesta", comentó Jorge Olguín.

Productor caído del cielo

Y el mérito es el siguiente. Brown se mueve en el medio cinematográfico en diversas áreas: desarrollando filmes, manejando la carrera de James Manos Jr. (guionista y productor ejecutivo de la serie de TV Dexter) y la de Jon Amiel (director de Sommersby y The Core), además, ha participado en la producción de la saga Saw; y actualmente es productor ejecutivo de proyectos como Hereafter Prey, además de Solos. Así, se puso en contacto con Ghosthouse Pictures, la productora de Sam Raimi (director de Spiderman) y cerró el negocio para que el largometraje de Olguín sea distribuído en el país del norte. Por eso la fiesta.

"Logramos algo inédito en Chile, una película de cine fantástico para exportarla a Estados Unidos. Es la oportunidad de que allá vean lo que nosotros podemos hacer acá", agregó el director, quien también se reconoció como un tipo con suerte por haberse dedicado a un género con muchos adeptos, "es un género exportable y se puede vender". 

Sin embargo, Brown indicó que no fue fácil conseguir el dinero, "siempre es difícil", y esta vez, por la crisis "fue un poquito más difícil".

La actriz Patricia López llegó con el director para brindarle apoyo y indicó que confía en que al público que sigue a Olguín gustará de la película y que esta historia "sirve para construir una cinematografía nueva, un país nuevo, obviando algunos temas que ya se tocaron bastante". Y sobre su personificación como zombie, relato entre risas que "fue tan divertido como ser vampiro", aludiendo a su protagonismo en el filme anterior Sangre Eterna.

El gusto de asustarse

Por otro lado, Dave Brown no escatimó en halagos para Olguín y en lugar de pétalos, le tiró la florería completa. "Es uno de los storytellers más talentosos que he conocido en mi vida", y luego contó que espera que Solos sea un gran éxito de taquilla en Chile.

Volvió a elogiarlo diciendo que el gran atrevimiento de Olguín pasa porque "está haciendo algo que no muchos directores hacen", y destacó la conexión que logra el cineasta con su audiencia, sobre todo, porque "te hace pensar… despiertas al día siguiente y vuelves a pensar en ello. Y ésta es una de esas películas. Es muy social y relevante. Hay un mensaje sobre lo que le estamos haciendo a nuestro mundo". Incluso se refirió a la violencia, "a veces tienes que asustar a tu audiencia para dar tu mensaje… y en esta industria a la gente le gusta asustarse, aunque no lo reconozca".

Zombies en Santiago

Solos es relatada por Camille, una niña de unos ocho años sobreviviente de la catástrofe biológica causada por un virus ambiental que transforma a quienes se infectan en zombies. La milicia vela por los no contagiados destruyendo focos de población infrahumanos. La ciudad está devastada y todo es caos. Pero Camille es una afortunada, pertecene a una generación que nació con inmunidad al virus y junto a otros niños hará el camino hasta la salvación que todos intuyen a través de dibujos.

La cámara de Olguín es inquieta y el filme se mueve con muchos efectos especiales, poniendo el acento en la imagen y no tanto en los diálogos. Quizá a ratos a la historia le falta contundencia en su ambición por abarcar ciencia ficción. También es riesgosa la participación de una niña cuya ventaja no es la expresividad. Y el relajo del epílogo, un irónico corto que corre tras los créditos del final contando cómo sucedió el apocalipsis, revela el sentido del humor sofocado en el filme y también, destaca el debut cinematográfico del periodista y comentarista René Naranjo: una de las mejores interpretaciones de la película.

* Lo Curioso: Mónica Carrasco tras años como mamá de Los Venegas, venir a morir como zombie…// También las imagenes de la tropa militar que extermina a encapuchados…

* Lo interesante: La música incidental es de Claudio Pérez, y hay temas de Fiskales ad-hoc, Rey Chocolate y Denisse Malebrán. 

 

 

 

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios