Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #129 – Han Solo

Han Solo: Una historia de Star Wars, Deadpool 2, 13 Reasons Why

Mayo 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Cincuenta sombras liberadas – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 2
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

08-02-2018

El supuesto clímax de la saga erótica resulta ser el filme más débil de toda la franquicia.


  • Título original: Fifty Shades Darker

  • Año: 2017

  • Director: James Foley (Fear)

  • Actores: Dakota Johnson, Jamie Dornan

  • Fecha de estreno: 10 de febrero de 2017

La conclusión de la criticada –pero aun así– saga erótica basada en la trilogía homónima de E.L. James prometía alegóricamente en su campaña publicitaria ser el “clímax” de la franquicia. Sin embargo, esta tercera entrega resulta ser el filme más débil de la saga, dejando en evidencia lo que siempre supimos de la trilogía: la escenas de sexo subidas de tono (al menos para un cinta comercial) no pueden hacer nada por una historia que carece de una trama contundente y personajes memorables.

Después de celebrar su boda y una idílica luna de miel en París y Cote d’Azur, Ana y Christian Grey tienen que regresar de emergencia a Seattle tras enterarse de que Jack Hyde, el ex jefe de Ana, irrumpe en las oficinas de Grey y se roba información valiosa. Jack así empieza una persecución implacable de  la pareja de recién casados, quienes a la vez tendrán que lidiar con un evento que cambiará sus vidas para siempre: Ana está embarazada.

Cincuenta sombras más oscuras nos dejo con un nota de suspenso en su desenlace al revelar el compromiso entre Christian Grey (Jamie Dornan) y Anastasia Steele (Dakota Johnson). Cincuenta sombras liberadas, última entrega de la franquicia, no pierde tiempo y decide arrancar con este suceso desde los créditos iniciales de la cinta, los cuales entreteje con imágenes de la exuberante boda de los ahora Sr. y Sra. Grey. Tomando en cuenta que el segundo filme de la saga se dedicó casi en su totalidad a desarrollar esta narrativa, las secuencia de la boda y la luna de miel que pretende continuar este hilo y reintroducirnos al mundo de los Grey se siente apresurada y abarrotada. Tan sólo han transcurrido unos minutos, pero los Grey ya se encuentran de regreso en Seattle para lidiar con la amenaza (y conflicto principal de la cinta) que plantea Hyde, y quien hará todo por destruir a los recién casados.

Así continúa el torpe ritmo de la cinta, que a pesar de presentar varios momentos cómicos acertados, trastabilla entre escenas de la lujosa vida de la pareja, Anastasia adaptándose a su nuevo papel de editora y comprobando que su puesto no tiene nada que ver con su millonario esposo, y escenas de sexo en el famoso “cuarto rojo de dolor” que se sienten más recatadas que en los filmes anteriores. Christian Grey, quien fue introducido como un personaje con oscuros tintes psicológicos al inicio, ahora se presenta como una fiera domada con la mayoría de sus traumas resueltos que sucumbe a las decisiones de su esposa. Pero claro, Grey sigue siendo el macho alfa (tan fuera de lugar en los tiempos del #MeToo) que ordena e insiste en controlar cada movimiento de su esposa, y esto resulta más que evidente cuando Ana le informa a Christian que está embarazada y éste, enojado y frustrado, responde con la frase “no te quiero compartir con nadie”.

La película dirigida nuevamente por James Foley, de un guion de sus esposo Niall Leonard, se mantiene bastante fiel a las páginas del libro. Es en el desenlace donde los fanáticos se podrán percatar que los cineastas decidieron omitir algunos detalles importantes, como la participación del psicólogo  Flynn quien supuestamente iba a ser interpretado por el actor Hugh Dancy (Hannibal). Esto podría haber resultado en algo que le agregara una capa más profunda a la historia tan superficial.

Cincuenta sombras de Grey se abrió camino en el mundo literario, y luego en la pantalla grande, gracias a ese factor curiosidad que prometía un “Crepúsculo XXX”, en propias palabras de la autora quien se inspiró en la historia de vampiros de Stephenie Meyer. Sin embargo, el tímido e inverosímil ocaso de la saga, que nuevamente llega para celebrar San Valentín, nos rectifica que estamos más que listos para despedirnos de la versión cinematográfica del Sr. y la Sra. Grey.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Juegos sexuales (Roger Kumble, 1999)
  • Propuesta indecorosa (Adrien Lyne, 1993)
  • Ojos bien cerrados (Stanley Kubrick, 1999)
mm

Comunicóloga para quien el cine y la fotografía son las mejores maneras de ver la vida. Es fan de Sofia Coppola y la estética de Wes Anderson, añora décadas pasadas y piensa que todo el mundo debería irse en un road trip por lo menos una vez en la vida.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios