Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Colin Farrell habla de En brujas

Por:

10-11-2008

El papel que le dió el Globo de Oro.

Por Vera Anderson

Colin Farrell nunca ha sido de esas estrellas a quienes no les gusta hablar de su vida personal. Así que su nivel de apertura al hablar de sus problemas con las drogas, el alcohol y su necesidad de rehabilitación hace tres años, no es sorpresiva. “Para mí no hubo opción. Estaba bastante enfermo. Me fui a un lugar seguro como cinco o seis semanas y comencé a salir del hoyo en el que me había hundido profundamente. Regresé al mundo y todo estaba enfocado de una forma que yo nunca había experimentado”. El actor definitivamente parece tener su vida en orden, compartiendo la custodia de su hijo de cinco años, tomándose las cosas en serio con un nuevo amor y orgulloso de dos actuaciones fuertes en cintas muy diferentes: En Brujas, una comedia obscura, y Código de familia, un drama de policías a lado de Edward Norton, que misteriosamente estuvo enlatado dos años antes de llegar a las pantallas.

En los últimos años has hecho una transición para salirte de la luz pública, ¿fue por la edad, por convertirte en padre o sólo te cansó el ajetreo?
Todas las opciones. Simplemente me cansé de mí mismo. Me tomó un rato darme cuenta de las cosas buenas que tengo en mi vida, es todo. Y la verdad es que hay tantas cosas, que el trabajo (que todos creen es tan glorioso) está muy abajo en la lista de prioridades. Tengo un hijo, amigos y familia, supongo que nada más estoy en un capítulo diferente.

Y hablando del trabajo, En Brujas fue un gran éxito en Sundance este año…
Fue genial ser parte de algo tan bien recibido, porque he estado exactamente del otro lado más de una vez, y no se siente muy bien. He hecho y hago mi chamba por diversas razones, pero el común denominador siempre ha sido el interés por hacer el mejor trabajo posible. No lo digo para que digas “pobre de ti”, pero la verdad es que si a algo le echas todas las ganas del mundo, le pones tu corazón por seis o siete meses y luego lo destrozan, es muy desagradable. Y ésta fue una experiencia encantadora. Los personajes están perfectamente dibujados y es delicioso lo políticamente incorrecta que resultó. Fue increíble irme en ese viaje con Martin McDonagh (el director).

Ray, tu personaje, se siente completamente fuera de lugar en Brujas (Bélgica), ¿qué tan buen turista eres tú?
Ya me hubiera salido hace mucho de este negocio si el turismo, o intentarme adaptar a diferentes ambientes, me costara mucho trabajo. Me encanta viajar. Es una de las cosas más hermosas de este trabajo: llegar a lugares más lejanos que tu propio horizonte y experimentar otras culturas, otras personas, otras formas de pensar…

Ray está lleno de culpa, pero al final encuentra el amor y un propósito en la vida, ¿te puedes relacionar con eso?
Sabía que ibas hacia ahí –ríe–. Sí, claro. Todos buscamos razones, y creo que en algún punto u otro de nuestras vidas, nos preguntamos ¿de qué se trata todo esto?, ¿cuál es mi propósito?, ¿por qué estoy aquí? Al final del día creo que la respuesta tiene que ser el amor. Es lo que todos buscamos, pero la búsqueda se vuelve frustrante, confusa y nos enojamos por no encontrarlo y explotamos. Eso sucede a un nivel muy personal, pero igual pasa en escenarios más grandes. El amor es el boleto para salir del dolor.

¿Eres un hombre religioso?
Realmente no sé qué es la religión. Creo en la bondad de la humanidad, pero tengo la ligera sospecha que el primer instinto del ser humano es la destrucción y el caos. Podría estar equivocado, pero creo que por ahí hay un balance; digo, no nos hemos destruido por completo todavía. No sé, para Ray es obvio, la religión es iconografía, y la idea de la religión levanta preguntas muy importantes para él. ¿Hay un purgatorio? ¿Un cielo? ¿Un infierno? ¿Voy para allá? Para mí, creo que sé hacia dónde voy, pero no sé si soy religioso. Religión organizada, no. Demasiado peligrosa. De cierta forma, estoy solo. Y no tengo problemas con eso.

Asiste a la premiere

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios