Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #135 – La hormiga de Transilvania

Ant-Man and the Wasp; Hotel Transylvania 3; La dimensión desconocida

Julio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Cordero de Dios

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

13-04-2017

La francesa Les innocentes, es un relato basado en hechos reales sobre unas monjas veladas en la Poloni.


  • Título original: Les innocentes

  • Año: 2016

  • Directora: Anne Fontaine (Gemma Bovery)

  • Actores: Lou de Laâge, Agata Buzek

  • Fecha de estreno: 13 de abril de 2017

Cordero de Dios es un apabullante relato de posguerra, de la etapa inmediatamente posterior a la culminación del conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial. En esta cinta, dirigida con un beneficioso distanciamiento por la francesa Anne Fontaine (cuya postura está asumida desde el momento de dirigirla), se aborda una situación poco frecuente sobre el arma más barata y perniciosa del mundo para infundir terror y ejercer control: el uso de la violencia sexual como arma de guerra. Y cómo podría afectar a la sociedad entera, y no sólo al pequeño núcleo contra el cual se dirige.

La historia se ubica en el invierno de 1945, en Polonia, donde un equipo de doctores adscritos a la Cruz Roja francesa busca sobrevivientes galos a la ocupación nazi en aquel país. En sus pequeñas instalaciones practican hasta cirugías para salvar la vida de sus pacientes. A ese puesto llega, desde un alejado convento bien adentro en el bosque, una monja en busca de ayuda. La recibe la doctora Mathilde Beaulieu (bellísima Lou de Lâage), quien en un principio la rechaza pues ellos sólo deben atender a sus connacionales. Sin embargo, al ver la perseverancia de la monja, decide acompañarla al convento, pues supone que algo grave ha ocurrido dado que ella le ha pedido que no involucre ni a polacos ni a rusos.

El ejército soviético, como es bien sabido, asumió el control en muchos países de la Europa del Este de una forma tan o más brutal de la que habían ejercido sus antecesores alemanes. Ejemplos de esto se encuentran en la obra de la escritora estonia Sofi Oksanen, en sus novelas Purga y Cuando las palomas cayeron del cielo.

Regresando a la cinta, cuando Mathilde llega al convento, encuentra una escena inimaginable ahí: una mujer dando a luz. Le dicen que la han recogido, pero pronto se da cuenta de que hay varias novicias en esa situación. La consecuencia de que un grupo de soldados rusos hayan tomado el lugar durante unos días. No hace falta ver la escena. Fontaine (también directora de la cinta biográfica Coco antes de Chanel) consigue que la frialdad de la madre abadesa (Agata Kulesza) y la hermana María (Agata Buzek, la hermana Cristina en El redentor) sean el vehículo para contar ese terror.

Las monjas no pueden pedir ayuda porque inmediatamente se convertirían en una desgracia y una deshonra para sus familias; más que víctimas, serían vistas como culpables de un método sistematizado para ejercer control aprovechando las creencias religiosas y las férreas convenciones morales. Las monjas dudan de su fe, pues se sienten dejadas por la mano de Dios; han sido destrozadas en sus convicciones más profundas.

Mathilde decide ayudarlas en secreto, aunque ella misma se pone en riesgo. Primero ante el jefe médico Samuel (Vincent Macaigne), luego ante un puesto de control ruso (escena que quita el aliento) y ante el coronel al mando de su equipo. Fontaine consigue un relato emotivo y apabullante, uno sobre la camaradería femenina y profesional, sobre las convicciones, la religión y la moral, sobre los horrores de la guerra y sus consecuencias pocas veces tomadas en cuenta. Y lo hace con sencillez, con un grupo sólido de actrices y sobre todo con un distanciamiento que se vuelve cercano. Cordero de Dios se basa en hechos reales que, no obstante, habían sido poco abordados.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:

  • Nathalie (Anne Fontaine, 2003)

  • Ida (Pawel Pawlikowski, 2013)

  • Historia de una monja (Fred Zinnemann, 1959)

Nadie quiere acompañarlo al cine porque come palomitas hasta por los oídos e incluso remoja los dedos en el extraqueso de los nachos. Le emocionan las películas de Stallone y no puede guardar silencio en la sala a oscuras. Si alguien le dice algo, él simplemente replica: "stupid white man".

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios