Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #183 – Comic Con Preview

Preview de Comic Con y Diamantino

July 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Los bastardos – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

30-07-2009

Explora de modo novedoso para el cine mexicano el tema de la violencia.

  • Título original : Los bastardos
  • Año : 2008
  • Director : Amat Escalante (Sangre)
  • Actores : Jesús Moises Rodríguez, Rubén Sosa
  • Fecha de estreno : 31 de julio

Cada mañana el joven Jesús, de 30 años, y Fausto, un amigo adolescente, dos trabajadores indocumentados,  se plantan con un grupo de colegas en la intersección de una avenida de Los Ángeles. Ahí pasa a recogerlos una camioneta para llevarlos a cualquier sitio lejano para prestar sus servicios de albañilería por $10 dólares la hora. El regreso corre por su cuenta.

Con un tono semidocumental, Los bastardos, segundo largometraje del mexicano Amat Escalante, elabora la crónica de una jornada violenta. Desde los créditos iniciales, un largo plano secuencia muestra en un terreno desolado dos puntos negros avanzando hacia la cámara inmóvil, hasta que los personajes ocupan de lleno la pantalla, y el tono minimalista está dado.

Como en Sangre, su trabajo anterior, no hay aquí mayor involucramiento afectivo, sólo el recuento puntual de las acciones que el par de trabajadores acomete con precisión de relojería. Dos actores no profesionales, que son ante todo presencias misteriosas, de violencia contenida, responden casi sin inmutarse a las provocaciones verbales del racismo, se introducen sigilosamente en una residencia apacible, someten a una mujer anglosajona de 40 años (despreciada por su marido, en pleito con su hijo adolescente), y se libran a un juego de masacre que va librando con parsimonia sus claves interpretativas.

¿Se trata de asesinos a sueldo, encargados de liberar al marido de una presencia molesta? ¿O es por el contrario un gesto de revancha donde el rencor social se procura al azar una víctima expiatoria en un desfogue absurdo? Lo fascinante de la cinta es el modo en que los personajes (agresores y mujer secuestrada) se reconocen en el denominador común de ser figuras oprimidas y establecen una comunicación casi solidaria en medio del horror.

Una propuesta políticamente incorrecta, dueña sin embargo de una gran complejidad dramática.  Comparada a menudo con Juegos sádicos, de Michael Haneke, la cinta de Escalante posee una dimensión social complementaria que la sitúa, de modo perturbador, como una metáfora urgente de la crisis económica y el odio racial, con la soledad de un grupo de parias como telón de fondo.

 

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios