Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Listas

Danny Boyle: recuento de todas sus películas

23-02-2021, 3:34:22 PM Por:
Danny Boyle: recuento de todas sus películas

Uno de los directores más talentosos de su generación, así como uno de los más arriesgados al saltar libremente entre géneros: Danny Boyle.

Las películas de Danny Boyle no sólo lo han confirmado como uno de los directores más talentosos de su generación, sino también uno de los más polifacéticos. Esto puede apreciarse en un repaso de su filmografía, compuesta por películas de todo tipo que van del thriller al romance y pasando por la ciencia ficción. Todas ellas, además, concebidas con elementos que las hacen únicas dentro de sus respectivos géneros. A esto sumemos sus esfuerzos extracinematográficos, como su participación en la flamante ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y su mecenazgo del centro de arte contemporáneo HOME en Manchester.

A continuación un recuento de todas las películas de Danny Boyle, ¿cuál es la mejor?

La playa (Dir. Danny Boyle, 2000)

Danny Boyle películas The Beach Leonardo DiCaprio

La que prometía ser la gran consolidación de las películas de Danny Boyle terminó convirtiéndose en la mayor decepción de todas. En el papel, la premisa de un joven cuyo viaje a un exótico destino oriental se ve entorpecido por una serie de extraños sucesos suena cuando mucho reiterativa. En su traslación a la pantalla, la historia se torna caótica por una desastrosa mezcla de elementos que incluyen cultura pop norteamericana engalanada por un joven Leonardo DiCaprio, reflexiones filosóficas y existenciales más bien banales, además de muchos estereotipos. Esto último figura entre los aspectos más señalados de la trama, al grado que las claras alusiones al llamado buen salvaje siguen siendo motivo de debate a más de veinte años de su estreno. La visión del filme ha mejorado ligeramente con el paso del tiempo –cada vez es más común escuchar que es un thriller, si no brillante, al menos rescatable–, pero no ha evitado que siga siendo considerado el eslabón más débil en la obra de británico.

Vidas sin reglas (Dir. Danny Boyle, 1997)

Danny Boyle películas A Life Less Ordinary

La incursión de Danny Boyle en el cine romántico pasó a la historia como el primer gran tropezón de su carrera. Quizá la situación habría sido distinta si el británico se hubiera decantado una cinta un poco más convencional y que hubiera sacado mayor provecho de su dupla estelar compuesta por Ewan McGregor y Cameron Diaz, cuyas interpretaciones no sólo son lo más rescatable del filme, sino que cosecharon comentarios bastante aceptables del público y la crítica. Sin embargo, sus esfuerzos por romper los esquemas del género con una base narrativa celestial, integrada por ángeles decepcionados ante la miseria sentimental de los humanos y que deciden probar fortunas con una pareja improbable, resultaron en una trama incapaz de definir su rumbo e intenciones. Todo esto enaltecido por un estilo visual que por momentos era caótico, propio de un cineasta en busca de la madurez necesaria para alcanzar su sello distintivo.

Yesterday (Dir. Danny Boyle, 2018)

Danny Boyle películas Yesterday

Aunque la presencia como guionista de Richard Curtis –nominado al Oscar por el guion de Cuatro bodas y un funeral (2004)— hizo pensar que Yesterday apuntaba a la comedia romántica, la dirección de Danny Boyle resultó en un claro esfuerzo por emular lo hecho en Quisiera ser millonario (2008). Una trama fantástica que explora un mundo que nunca conoció la música de The Beatles y que choca de lleno con una dura crítica al capitalismo. Dejó momentos memorables –imposible no conmoverse con las reflexiones de John Lennon–, pero batalló al momento de encontrar el balance entre drama, romance y comedia, lo que resultó en una película inconsistente en sus aspiraciones. Aun así vale la pena verla, más en busca del disfrute que de la reflexión, destacando además su estupenda banda sonora cortesía del mítico Cuarteto de Liverpool.

Sunshine: Alerta solar (Dir. Danny Boyle, 2007)

Danny Boyle películas Sunshine

El cine ha volteado al espacio en incontables ocasiones, ya sea en busca de conocimiento, de respuestas sobre nuestros orígenes o de medidas para garantizar la subsistencia. Tal es el caso de Sunshine que abordó una misión que pretende reactivar al sol agonizante. La influencia de títulos como 2001: Odisea del espacio (1968), Solaris (1972) y Alien (1979) es palpable en la tensión que rodea a la tripulación, no sólo por la peligrosidad propia de su destino, sino por el fracaso de la nave que le antecedió y la conciencia de que un fallo será catastrófico para toda la humanidad. Una carga que resulta en una serie de reflexiones fascinantes en torno a nuestra propia existencia. Pudo posicionarse entre los grandes clásicos del género, pero colapsó en un tercer acto que dejó atrás la profundización para decantarse por un slasher cuya única diferenciación era ubicarse en su naturaleza cósmica.

En trance (Dir. Danny Boyle, 2013)

Danny Boyle películas Trance

Danny Boyle siempre ha sentido debilidad por el thriller, pero lejos de conformarse con fórmulas preestablecidas, siempre ha buscado el modo de darles elementos que los hagan únicos. Tal es el caso de En trance, en el que un robo artístico y un esfuerzo por recuperar una pintura desaparecida a partir de una terapia hipnótica conducen por una trama plagada de vueltas de tuerca hasta sus últimos instantes. Esto le permite funcionar dentro de su género, pero le resulta insuficiente para sobresalir en la obra de su realizador. Esto porque el director centra tanto sus esfuerzos en la complejidad del guion que descuida elementos simbólicos, humanos e incluso visuales que siempre han caracterizado y engrandecido su filmografía a lo largo de los años. El resultado es una cinta efectiva pero olvidable.

Tumba al ras de la tierra (Dir. Danny Boyle, 1994)

Danny Boyle películas Shallow Grave

Tres amigos descubren que su nuevo compañero de habitación ha muerto, dejando atrás una fuerte suma de efectivo, ¿qué hacer al respecto? Danny Boyle plantea esta pregunta en su ópera prima que, influenciada claramente por la obra de Alfred Hitchcock, tiene la intención de profundizar en la cara más oscura de la naturaleza humana. Si el objetivo no se concreta es en buena parte por el pobre tratamiento de los personajes, pues lejos de ahondar en el complejo accionar de las personas que son capaces de traicionar sus propios principios ante la ambición, la cinta se limita a la unidimensionalidad, lo que resulta en una trama poco creíble y en la pérdida de interés con el paso de los minutos. Aun así, la cinta ha alcanzado un tenue estatus de culto gracias a la capacidad mostrada por Boyle en un género tan desafiante como el thriller y con la que dejó muy en claro que tenía potencial para convertirse en uno de los mejores directores de su tiempo. La premisa se cumplió, lo que ha permitido que le legado de Tumba al ras de la tierra aumente con el paso de los años.

T2 Trainspotting: La vida en el abismo (Dir. Danny Boyle, 2017)

Danny Boyle películas Trainspotting 2

Una de las secuelas más desafiantes y polémicas de los 2010. Retomó uno de los títulos más representativos de finales de siglo XX; desechó mucho de lo presentado en Porno, secuela impresa de Irvine Welsh, al considerar que no estaba al nivel de la historia original; y llegó veinte años después en un esfuerzo del cineasta por aumentar el realismo. Esto para presentar una película que sigue abordando el tema de las adicciones, pero con la peculiaridad de que éstas pasan a segundo término para centrarse de lleno en la añoranza del pasado y las sensaciones de que la vida no siempre transcurre como uno imaginaba. Esta exploración del desencanto en la edad adulta le valió estupendas críticas, pero fue insuficiente para complacer a un amplio sector del público que la comparó con la cinta del 96 y la acusó por su incapacidad para provocar las mismas emociones. Un título infravalorado en espera de que el tiempo le conceda el lugar que se merece.

Millones (Dir. Danny Boyle, 2004)

Las películas de Danny Boyle siempre han mostrado un profundo interés en la naturaleza humana y la manera en que las ambiciones de la sociedad pervierten la pureza de la especie. Aunque Millones no es la excepción, su diferenciación radica en un enfoque regido por el optimismo, producto de una historia que gira en torno a un niño cuya bondad innata le lleva a compartir una fuerte suma de dinero encontrada poco antes de un cambio ficticio en la moneda británica. Un cuento de hadas urbano que fue alabado por el público y la crítica, pero que ha batallado por trascender en una filmografía de altísima calidad y en una industria contemporánea que suele dar mayor reconocimiento a la tragedia. Aunque por momentos parece más centrada en mantener el status de Boyle concebido tras Exterminio que en arriesgar en busca de sus propias aspiraciones, fue clave para la concepción de Quisiera ser millonario (2008), ya que buena parte de su esencia es palpable en la cinta que dio el codiciado Premio de la Academia al cineasta británico.

Steve Jobs (Dir. Danny Boyle, 2015)

El deceso de Steve Jobs en 2011 resultó en tres acercamientos cinematográficos a su vida y obra. La más importante de todas las películas, sin duda alguna, fue la de Danny Boyle. Basada en la exitosa biografía autorizada a cargo de Walter Isaacson, la película rememora el legado del emprendedor aprovechando la icónica presentación del iMac realizada en 1998 como punto de partida. Un estupendo ejercicio narrativo que saca el máximo provecho del flashback para explorar a plenitud una de las vidas más fascinantes de los últimos tiempos y que, dicho sea de paso, se vio favorecido por el que bien podría ser considerado el mejor ensamble en toda la carrera del británico, siendo las nominaciones al Oscar para Michael Fassbender y Kate Winslet las mejores pruebas de ello. No menos relevante es que demostró la madurez del cineasta, quien dejó atrás algunos de los elementos más representativos de su filmografía al anteponer las necesidades de la historia. El resultado es un filme orgánico de alta calidad y que sirve como un digno homenaje para una de las mentes más celebradas de su tiempo.

127 horas (Dir. Danny Boyle, 2010)

La adaptación de Between a Rock and a Hard Place, en el que el montañista Aron Ralston rememora un accidente que le obligó a amputarse el brazo con una navaja, sonaba como una misión imposible. No por el siniestro ni la decisión final, sino por la dificultad propia de trasladar 127 horas de dudas y reflexiones a la pantalla. Danny Boyle concretó la hazaña al plasmar los errores cometidos previo al incidente, así como la marcada decadencia del personaje central que inicia con dolores físicos y desemboca en todo tipo de alucinaciones por la falta de recursos. Sin embargo, su verdadero eje central fue el deseo de continuar adelante, lo que resulta en un auténtico canto a la vida y en una de las mejores películas de supervivencia de todos los tiempos, enfatizada además por un homenaje final al verdadero Ralston. El propio montañista asegura que, a pesar de algunos cambios mínimos, la autenticidad de la cinta es tal que bien podría ser considerada un documental. Obtuvo seis nominaciones al Oscar incluyendo Mejor película y actor.

Quisiera ser millonario (Dir. Danny Boyle, 2008)

La improbable victoria en el concurso televisivo, el esperanzador desenlace y el baile bollywoodense en los créditos finales han provocado que muchos consideren a Quisiera ser millonario como un simple cuento de hadas contemporáneo. Esto es solo parcialmente cierto. Si bien Danny Boyle aprovecha las bases narrativas del cuento, el cineasta las combina con la crudeza del hiperrealismo para retratar las infames condiciones que muchos enfrentan en los arrabales indios: pobreza extrema, prostitución y criminalidad. Enfatizando además una auténtica inmersión en la inmundicia humana y la trágica aseveración de que la única forma de ascender en la escala social es con la casi nula posibilidad de ganar un concurso televisivo. El resultado es una película que permite soñar, más por la intervención de la fortuna que de la naturaleza humana, lo que a su vez resulta en una invitación a la reflexión social. Una mezcla casi imposible, pero que funciona a la perfección bajo la mirada del que bien merece ser considerado uno de los mejores cineastas de su generación y que fue merecidamente galardonada con el Oscar a Mejor película y director.

Exterminio (Dir. Danny Boyle, 2002)

Si el subgénero zombie gozó de tanta aceptación a inicios de los 2000 fue en buena parte por Danny Boyle, quien aprovechó el eterno valor simbólico del no muerto, pero sin dudar en alterar algunos de sus elementos más representativos, para dar una de las mayores críticas sociopolíticas de los últimos tiempos. Una película terrorífica por sus veloces e iracundos monstruos, pero también por su reflejo de la creciente desconfianza científica plasmada en un apocalipsis surgido, no del castigo divino, sino del laboratorio. A esto sumemos la incertidumbre reflejada de un hombre que despierta tras un coma de 28 días para darse cuenta que el mundo que conocía se ha ido para siempre. Un reflejo perfecto para el abrupto despertar que marcó el siglo XXI con los atentados del 9/11. Finalmente, la caída del orden establecido, no con los vecinos desesperados vistos en tantas cintas, sino con una milicia que ha renunciado a las obligaciones en busca de la supervivencia, pero también del hedonismo en una existencia decadente. Un filme decisivo para el cine de terror, cuyo éxito en crítica y taquilla hizo que las películas de Danny Boyle fueran comparadas hasta el cansancio con el legendario George A. Romero. Hoy es recordada como la consolidación absoluta de uno de los mejores directores de su generación.

La vida en el abismo (Dir. Danny Boyle, 1996)

Danny Boyle tuvo un buen debut con Tumba al ras de la tierra, pero fue la segunda de sus películas la que lo colocó entre los cineastas más prometedores de su generación. Trainspotting, adaptación de la novela homónima de Irvine Welsh, sigue a cuatro jóvenes unidos por la amistad, pero también por las adicciones que les aquejan, prestando especial atención en uno de sus integrantes que ha decidido abandonar el camino de las drogas. Lejos de imitar la fórmula abordada por tantas películas, ésta encontró la diferenciación en una peculiar mezcla de dramatismo, fantasía, hiperrealismo y tintes de humor, lo que dio una historia marcada por la crudeza y la tragedia, aunque no por ello carente de humanidad. Esta inusual combinación le valió el culto inmediato, el ser vista como todo un referente de su tiempo, así como la más representativa de todas las películas de Danny Boyle. Aunque el cineasta no fue considerado por los grandes certámenes, la cinta sí que tuvo un paso destacado por la temporada de premios, destacando sus cuatro nominaciones al BAFTA –una de ellas a Mejor película—, así como su nominación al Oscar en la categoría de Mejor guion adaptado.

Danny Boyle directores
mm Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios