Revsita del Mes Suscríbete
Cine PREMIERE #187 – El podcast de las nerds

Booksmart, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS Cine

Danny Elfman y Tim Burton: la dupla mágica y extravagante del cine

Por:

30-10-2017

El freak que ambos hombres talentosos llevan dentro los ha hecho conformar una de las duplas más icónicas de la historia del cine.

Génesis

Aparte de reconocérsele como un cineasta tan exitoso como original –aunque con sus consabidos resbalones– del cine rodado entre siglos, a Tim Burton se lo clasifica como un freak total, estigma que acarrea a todos lados, incluso en ámbitos que no guardan relación con el oficio que lo ha hecho famoso. En pocas palabras, luce como lo que es: el director que se aferra a cada proyecto que cae en sus manos con una obsesión enfermiza; el genio de cabellera explosiva que, absorto en sus ideas, se olvida de comer, de dormir y de otras cosas mundanas; el niño crecido que mientras más viejo se hace más infeliz se siente por no habitar uno de sus universos imaginarios, especialmente uno en donde todos los días fuese posible tomar el té con el gran Vincent Price.

Aunque lógico, no sería necesariamente obligatorio que el pequeño mundo que Burton ha construido alrededor suyo fuera también de naturaleza freak. Después de todo, un volado de manual como lo fue Stanley Kubrick convivió casi cuarenta años de su peculiar vida con Christiane, mujer cuyas singularidades se limitaban a cantar bonito y ser ciudadana alemana. A Burton, en cambio, sí que se le ha visto más cómodo cuando se halla junto a personalidades que podrían calificarse de todo menos de convencionales, como lo han sido su actor de cabecera, el locuaz Johnny Depp o su ex esposa, la robertsmithoniana Helena Bonham Carter. De tal suerte, era de esperarse que, desde el momento en que coincidieron en la antesala de La gran aventura de Pee-Wee (1985), la química generada entre Burton y Danny Elfman, un compositor musical a todas luces atípico, despidiera magia. Es cierto que dicha película marcó el debut de ambos y tal circunstancia generó un ambiente especial, pero la mancuerna que constituyeron en ese día no habría poseído tal contundencia, ni demostrado tal perdurabilidad, si no hubiese existido entre ellos un juego de espejos de inusual magnitud, es decir, si los mencionados no hubiesen visto en el otro algún destello del freak propio, de aquel que cada uno lleva dentro.

Elfman polimorfo

Al igual que Edward, el joven de manos de tijera, el Danny Elfman músico, surge como resultado de ir juntando piezas con la debida paciencia. Una de esas piezas tal vez tomaría forma en la infancia, en el momento en el que escuchó –y no solamente oyó– las notas de Bernard Herrmann detrás de los fotogramas de The Day the Earth Stood Still (1951) y se le heló la sangre con el descubrimiento; otra se consolidaría años más tarde, siendo aún muy joven, cuando en un viaje por África cayó enfermo y música que nunca había escuchado en su vida comenzó a rebotar de un lado al otro dentro de su cabeza; una más se delinearía en sus años frente al grupo de pop Oingo Boingo, época en la que quizá se preguntaría más de una vez si su talento no podía llevarlo más lejos que componer canciones tituladas «Weird Science«.

Víctima de las circunstancias, pero acaso también un propiciador de las mismas, Elfman –quien continuamente se describe como “un hombre extraño”, ergo, un freak– aceptó en 1985 la estafeta que el destino le brindó y que al tiempo lo ha convertido en uno de los compositores de bandas sonoras más respetados y reconocibles de Hollywood. Fiel al relatado polimorfismo de su origen, el angelino es capaz de ser ligero y lúdico y crear algo como el tema de Los Simpson, pero también es el responsable de la pomposidad y fortaleza que derrocha el tema principal de Batman (1989) o de la contrastante dulzura que exhibe Ice Dance, el tema mas reconocible de El joven manos de tijera (1990). Cuatro nominaciones al Oscar, tres a los Globos de Oro y, sobre todo, la quincena de películas de Tim Burton a las que ha revestido con su magia musical lo respaldan. Dios salve a los freaks.

Danny Elfman se presentará en México este 31 de octubre en la Arena Ciudad de México. Gana un pase doble para este mágico y extravagante evento enviando un correo a [email protected] contándonos cuál es el tema favorito de este compositor en el cine de Tim Burton y por qué. El asunto del correo debe «Danny Elfman en CDMX» y tu nombre completo. Los ganadores serán contactados vía correo electrónico. ¡Suerte!

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios