Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Listas

Darren Aronofsky: Ranking de todas sus películas

06-10-2020, 7:48:12 AM Por:
Darren Aronofsky: Ranking de todas sus películas

Dueño de una de las filmografías más fascinantes de los últimos tiempos, las películas de Darren Aronofsky nunca pasan desapercibidas.

Si Darren Aronofsky se ha convertido en uno de los directores más celebrados de los últimos tiempos no es por la popularidad, ni mucho menos por la facilidad de sus películas. Todo lo contrario: porque se trata de un realizador que desafía constantemente al público con filmes complejos, ambiciosos y dotados de una potente carga simbológica. Más importante es el hecho que el cineasta nunca busca la aprobación de nadie, sino el debate y la conversación.

Celebramos la obra de Darren Aronofksy con un ranking de toda su filmografía. Del indie al blockbuster alternativo y pasando por todo tipo de géneros, garantizamos que ninguna deja impasible.

7. Noé (Dir. Darren Aronofsky, 2014)

Darren Aronofsky Noah Noe

Reconocida de manera casi unánime como el eslabón más débil en la obra de Darren Aronofsky, una etiqueta controvertida. Esto porque el cineasta desechó la presunta perfección de Noé en el imaginario colectivo, el elegido de Dios para salvar a todas las especies incluida la nuestra, para decantarse por un humano imperfecto y plagado de dudas ante el castigo divino y la responsabilidad que carga sobre los hombros. Esto, aunado a los intereses narrativos del cineasta, resultó en una cinta que coloca los elementos simbólicos muy por encima del carácter mítico de la epopeya bíblica y que nada tenía que ver con el blockbuster anticipado previo a su estreno. Incomprendida, aunque no por ello menos imperfecta: Russell Crowe y Jennifer Connelly realizan un buen trabajo, pero sus esfuerzos son entorpecidos por las pobres actuaciones de Emma Watson, Logan Lerman y Douglas Bouth que nunca logran estar a la altura del reto histriónico. A esto sumemos la franca inexperiencia del director con este tipo de proyectos, palpable en numerosas secuencias que aspiraban a la grandeza visual y que apenas fueron tan genéricas como olvidables.

6. ¡Madre! (Dir. Darren Aronofsky, 2017)

Darren Aronofsky Mother Madre

Pocas películas contemporáneas han generado opiniones tan polarizadas como ¡Madre!, considerada por algunos como una obra maestra y por otros como un auténtico desastre. Ambas perspectivas son comprensibles, con un Darren Aronofsky en estado puro, producto de la madurez realizadora y de la confianza en su propio trabajo, lo que conduce a una cinta que prioriza la visión simbólica incluso por encima de la propia narrativa. En otras palabras, una auténtica expresión artística que como tal provoca todo tipo de sensaciones en la audiencia. El poderío de sus motivos es aplaudible, con una estupenda Jennifer Lawrence que personifica una madre tierra castigada, una deidad que la controla y la entrega a unos humanos despiadados. Su construcción no lo es tanto, pues en sus esfuerzos por elevar las tensiones y potenciar su mensaje, el realizador conduce a un tercer acto descontrolado. Amada y odiada por igual, la única certeza es que no se puede permanecer inalterado ante ella.

5. Pi: El orden del caos (Dir. Darren Aronofsky, 1998)

Darren Aronofsky Pi El orden del caos

La psique humana, susceptible a todo tipo de trastornos en su búsqueda de la grandeza, figura entre los elementos más recurrentes de Darren Aronofsky, un interés que se manifestó de lleno en Pi: El orden del caos. La historia sobre un matemático obsesionado con encontrar un patrón numérico que descifre la verdad de toda la existencia es considerada una de las mejores óperas primas de todos los tiempos, pero también es recordada como el primer paso de un cineasta destinado a brillar gracias a la genialidad de sus historias que, combinadas con su enorme destreza técnica, es capaz de conducir a sus audiencias por las emociones más extremas. Conserva el estatus de culto hasta nuestros días, mientras que su exploración de la inteligencia y locura sigue siendo motivo de debate hasta nuestros días, convirtiéndose así en una pieza imprescindible dentro de la filmografía del neoyorquino.

4. La fuente de la vida (Dir. Darren Aronofsky, 2006)

Darren Aronofsky The Fountain La fuente de la vida

La película más personal e incomprendida de Darren Aronofsky, cuyas bases fueron concebidas siete años antes luego de que sus padres fueran diagnosticados con un cáncer que, si bien lograron vencer, le llevaron a reflexionar seriamente sobre la mortalidad. Esto desembocó en una triple historia sobre la eterna búsqueda de la inmortalidad para evitar la pérdida de un ser amado a partir de una pareja unida por el amor a través del tiempo. Batalló por conquistar al público y la crítica por su mezcla aparentemente excesiva de motivos, lo que incluye elementos budistas, cristianos e incluso mayas, cuando lo cierto es que la universalidad de sus temas, su elegancia visual, el flamante score de Clint Mansell y el estupendo trabajo de su dupla estelar integrada por Hugh Jackman y Rachel Weisz la convierten en una cinta tan redonda como incomprendida. El tiempo y las revisiones han jugado a su favor, pero no lo suficiente para darle el reposicionamiento que merece. Una joya oculta en una de las filmografías más brillantes de los últimos tiempos y que sigue esperando por ser descubierta.

3. El luchador (Dir. Darren Aronofsky, 2008)

Darren Aronofsky Wrestler El luchador

Darren Aronofsky siempre se ha caracterizado por la estupenda dirección de sus actores, una cualidad especialmente palpable en El luchador. En el papel es la película más asequible del realizador: un peleador veterano que desafía sus pobres condiciones de salud decadente en un esfuerzo por emular su punto más alto, al tiempo que busca un acercamiento con su hija alienada y establecer una relación sentimental con una stripper que conoce de tiempo atrás. Esta presunta sencillez argumental no impide una profunda exploración de la compleja naturaleza humana, lograda con un estupendo Mickey Rourke que captura perfectamente la lucha perpetua de la especie contra la vejez, la mortalidad y el olvido, y cuyo propio retorno a lo más alto de la cinematografía mundial resultó en un interesante reflejo metanarrativo de su personaje. Ganó casi todos los premios histriónicos de la temporada, pero fue incapaz de hacerse con el codiciado Oscar a Mejor actor.

2. Réquiem por un sueño (Dir. Darren Aronofsky, 2000)

Darren Aronofsky Requiem for a Dream Requiem por un sueño

Darren Aronofsky sobresalió desde su ópera prima Pi: El orden del caos, pero fue Réquiem por un sueño la película que más impulsó su carrera para afianzarlo entre las principales promesas realizadoras de la época. Esto gracias a una estupenda adaptación de la novela homónima de Hubert Selby Jr., que respetó las bases narrativas sin perder la oportunidad de encontrar una identidad propia, sustentada en una estética audiovisual sumamente poderosa con la que se enaltece la destrucción de las adicciones tan variadas como las drogas legales o ilegales, los medios masivos o el capitalismo del mundo contemporáneo. Nada de esto habría sido posible sin el apoyo de un elenco memorable integrado por Jared Leto, Jennifer Connelly y Marlon Wayans, reforzados por una Ellen Burstyn cuya interpretación es toda una cátedra de la decadencia humana. Todo esto enaltecido por una brillante banda sonora de Clint Mansell que figura entre los mejores scores de los últimos tiempos. Una joya cinematográfica que marcó el punto más alto del director por casi una década, hasta que fue rebasada por la que indudablemente es su obra maestra.

1. El cisne negro (Dir. Darren Aronofsky, 2010)

Darren Aronofsky Black Swan El cisne negro

La obra de Darren Aronofsky siempre ha deambulado en una tenue línea que divide lo hermoso de lo perturbador, pero ninguna película lo ha plasmado con tanta maestría como El cisne negro. No es la primera película que aborda la competitividad al interior del mundo del ballet, pero sí que es una de las pocas que aprovecha estas bases para mostrar el colapso de la mente humana ante la presión extrema. Esto con la historia de Nina Sayers, una bailarina elegida para el rol estelar de El lago de los cisnes tras el retiro obligado de la prima ballerina y que, a pesar de su capacidad técnica, es llevada al colapso por el entorno que le rodea. Un drama que comparte fronteras con el thriller e incluso con el terror, y que sobresale aún más gracias a una exquisita Natalie Portman que demuestra con creces las cualidades que le convirtieron en una de las mejores actrices de todos los tiempos. Fue nominada a cinco Premios de la Academia incluyendo Mejor película, director y actriz, pero sólo pudo hacerse con esta última estatuilla. Irónicamente, la primera y única cosechada por toda la obra del cineasta.

darren aronofsky directores
mm Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios