Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #136 Adiós Luisito Rey

El último episodio de Luis Miguel: La serie y un poco de Ant Man and the Wasp.

Julio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS REVISTA Columnas

David Bowie, el inmortal duque blanco

Por:

10-01-2018
david bowie

En Cine PREMIERE recordamos al talentoso hombre que siempre permanecerá con nosotros a través de sus películas y su música.

David Bowie. Looks, excentricidades, inclinación sexual, drogas favoritas y principalmente su música –como tiene que ser– se han mostrado al escrutinio público de forma detallada tras su paso por este planeta. Ante dicha sobreexposición bowieana, ¿no valdría la pena el limitarnos a descubrir a este personaje a través de su relación con el cine? Se vale. Después de todo, somos una revista especializada.

  • El actor

Bowie, en efecto, nunca fue de este planeta. Eso lo entendió muy bien Nicolas Roeg cuando le dio el protagónico de El hombre que cayó a la Tierra (1976), el papel absoluto de su carrera. También el Bowie vampiro de El ansia y el Bowie malvado de esa fantasía lisérgica de culto titulada Laberinto son imperdibles, por no dejar de mencionar los roles secundarios en los que encarnó a tres personajes históricos con un profesionalismo absoluto: Andy Warhol en Basquiat, el científico Nikola Tesla en El gran truco y el mismísimo Poncio Pilatos en La última tentación de Cristo. Incluso cuando se interpretó a sí mismo, como en Zoolander o la serie Extras, Bowie evidenció lo cómodo que se sentía frente a la cámara. Lo natural, quizá, para alguien acostumbrado a crearse un personaje distinto con cada disco que componía.

david bowie laberinto

  • Bowie Soundtrack

Si se lo piensa bien, el cine puede ser un certero vehículo para honrar la memoria del músico inglés, y aquí les dejamos una pequeña guía que es prueba de ello. ¿Dónde podemos encontrar a las mejores secuencias musicalizadas a la Bowie?

Para iniciar, habría que ver la naturalidad con la que aquel personaje llamado David Slade (Jonathan Rhys Meyers) se construye a imagen y semejanza del Bowie de los 70 en esa joyita que es Velvet Goldmine. Luego se recomienda pasar revista a la hermosa secuencia de Frances Ha, en la que Greta Gerwig corre por las calles de Nueva York con “Modern Love” de fondo, y comprobar lo bien que el ritmo de “Starman” le pega a la agridulce desgracia que asola a Matt Damon en Misión rescate.

A continuación se aconseja disfrutar de las piezas de Bowie-bossa nova con las que Seu George ornamenta los paréntesis narrativos de La vida acuática con Steve Zissou. Tales versiones son curiosas pero sin duda más agradables al oído que la voz de Adam Sandler cantando “Space Oddity” en el único fragmento pasable de La herencia del Sr. Deeds. Después hay que ver –o volver a ver, que también vale la pena– Dogville de principio a fin, y dejar que la aparición de “Young Americans” al momento de los créditos nos saque de la sensación de desasosiego en la que nos había sumido la cinta de Lars von Trier.

Y para el final, a manera de cereza del pastel, hay que posar ojos y corazón en los últimos 20 minutos de Las ventajas de ser invisible, desde la parte de los diálogos en la que Sam (Emma Watson) les cuenta a sus amigos que ya encontró “la canción del túnel”, hasta el momento en el que los tres se suben en una camioneta y conducen sin un rumbo fijo, dejando que las noche los devore. Y entonces se podrá recordar, una vez más, que se puede ser un héroe. Aunque sólo sea por un maldito día.

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios