Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

David Fincher ranking de sus películas

Por:

01-09-2018
david fincher

Uno de los directores contemporáneos más influyentes en el cine.

El 28 de agosto de 1962 nació en Denver, Colorado David Fincher, quien en sus primeros años vivió en San Anselmo, California, donde era vecino de ni más ni menos George Lucas.

Posteriormente David Fincher comenzó a trabajar para Industrial Light & Magic en películas como El Regreso del Jedi e Indiana Jones y el Templo de la Perdición, después probaría suerte como director de comerciales y videos musicales, siendo increíblemente “Bamboléo” de Gipsy Kings uno de sus primeros trabajos.

Una de sus características y que tanto actores como miembros del crew han señalado es la perfección que impone en todas sus producciones, donde puede repetir una escena más de 20 veces.

Nominado a dos premios Oscar como Mejor director (El curioso caso de Benjamin Button y La red social), a continuación te presentamos el ranking de las películas de David Fincher, ¿cuál es su favorita?

Alien 3 (1993)
Todos sabemos que Alien 3 no es precisamente una película de David Fincher. El director peleó constantemente con 20th Century Fox para tener la visión que él quería, sin embargo, al tratarse de un realizador “novato” y una franquicia, no hubo mucho éxito. Incluso en su momento Fincher le presentó un corte casi final a Joel Schumacher y éste le dijo que no estaba muy buena su película. “Cuando le expliqué al estudio lo que quería hacer, sólo me dijeron: ‘interesante’. Sabes que van a tirar tu idea cuando sólo dicen eso”.
Panic Room (2002)
A partir de la década pasada, David Fincher mostraba sus inquietudes dentro del departamento de los efectos visuales, la perfección comenzaba a ser una constante y La habitación del pánico fue la primera prueba de fuego. La historia muy al estilo Hitchcock contaba con planos secuencia que recorrían la casa -que había sido recreada digitalmente- y que en su momento nos hizo preguntar ¿cómo le hizo?. Un sólido thriller que no tuvo ningún giro inesperado; quizá una razón más por la que David Fincher no quiso que lo encasilláramos como un director tipo Shyamalan.
El Juego (1997)
Tras el gran éxito de Se7en, Fincher estaba listo para un thriller mucho más personal pero igual de llamativo: un hombre entra en un juego en el que nada es lo que parece. Michael Douglas ofrece uno de sus mejores papeles, mientras que el director juega con lo más oscuro del ser humano y a la vez con nosotros mismos, quienes tratamos de descubrir que es real y que es parte del juego.
El curioso caso de Benjamin Button (2008)
Hasta ahora la única película romántica del director, aunque no por eso sencilla. Este quizá es el siguiente experimento de Fincher dentro del área digital y los efectos visuales: mucho antes que Marvel/Disney jugaran a rejuvenecer a sus actores, Fincher -quien ya había coqueteado con la idea en el famoso comercial del fallecido empresario de palomitas Orville Redenbacher- tuvo en Brad Pitt su conejillo de indias para hacerlo pasar de un hombre octagenario a un casi adolescente Pitt.
Perdida (2014)
Algo que caracteriza el trabajo de David Fincher es que, a diferencia de otros realizadores como Quentin Tarantino o Paul Thomas Anderson, él nunca le ha dado por escribir historias de su autoría sino siempre adapta el trabajo de otros, y éste es el caso de la novela de Gillian Flynn, que parecía inadaptable pero él lo hizo magistralmente. Aquí los personajes de Nick y Amy son detestables por donde se les vea, pero a la vez el director logra que nos interesemos en ellos. El trabajo de casting es otro gran acierto donde tenemos comediantes de la talla de Neil Patrick Harris o Tyler Perry interpretando a hombres igual de retorcidos que los que hacen Ben Affleck y Rosamund Pike.
La chica del dragón tatuado (2011)
Habiendo existido una sólida película sueca que catapultó la carrera de su protagonista Noomi Rapace, Fincher adapta el libro de Stieg Larsson y nos entrega uno de los últimos grandes thrillers para adultos que realiza un gran estudio cinematográfico (Sony Pictures), en el que nuevamente hace uso de los efectos visuales para presentarnos una historia de crimen a través de diferentes épocas y lugares con una Lisbeth Salander sanguinaría pero también con unos matices humanos que no se ven en la cinta sueca.
El Club de la pelea (1999)
Si bien The Game no fue precisamente el éxito que se esperaba, con El club de la pelea David Fincher vuelve a hacer mancuerna con Brad Pitt y nos presentan una historia que habla y describe a toda una generación, a través de una construcción muy meta en la que tenemos al propio Pitt burlándose de los modelos en ropa interior y su supuesta perfección cuando él mismo era en ese entonces considerado uno de los hombres más sexy. El Club de la pelea pertenece a este año dorado del cine en donde comparte un lugar especial al lado de grandes obras como The Matrix, Magnolia o El Sexto Sentido.
Zodiaco (2007)
Con esta obra David Fincher se consagra como un director maduro, entregando una de sus más perfectas obras en la ya de por sí gran filmografía. Zodiaco repasa tres diferentes décadas de una forma tan sutil, sin reestregarnos en la cara lo psicodélico de los 60 o 70. La historia verídica sobre los misteriosos crímenes del asesino del Zodiaco es llevada de la mano de tres hombres interpretados por Jake Gyllenhaal, Robert Downey Jr. y Mark Ruffalo con diferentes personalidades, todos ellos acompañados por un gran reparto, pero a la vez, todos ellos bajo la sombra de un asesino invisible, que marcó una época en la bahía de San Francisco, en donde unos deciden superarlo y otros simplemente no descansaran hasta encontrarlo.
Se7en (1995)
David Fincher la podría considerar su ópera prima al tener en esta cinta un control sobre lo que quería en pantalla, a diferencia de Alien 3 donde fue tratado casi como director por encargo, tan es así que el final en el que sabemos el destino de Gwyneth Paltrow originalmente iba a ser descartado por el guionista Andrew Kevin Walker al tratarlo como un primer borrador que por error le había mandado a Fincher, a lo que él le dijo un rotundo “no, ese final debe quedarse, es clave”. Morgan Freeman y Brad Pitt ofrecen una mancuerna típica en el thriller policiaco de “pareja dispareja” pero que construyen una amistad a lo largo de cada escena, en donde primero se presentan como dos machos alfa en busca de dominar la escena del crimen, para después apoyarse el uno al otro, entre silencios que dicen todo.
Red social (2010)
La idea de una película acerca del origen de Facebook, sobre el papel sonaba vacía y bastante frívola, pero cuando David Fincher aceptó el proyecto y además era sobre un guion escrito por Aaron Sorkin, adaptado del libro The Accidental Billionaires de Ben Mezric era de por sí ya muy llamativo. Pero al estrenar Fincher la película, al comenzar apenas la primera secuencia, nos quedamos atónitos: el acertado diálogo que va y viene entre Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) y su novia Erica (Rooney Mara) aunado a una edición única, nos deja enganchados hasta su final. Cada secuencia, cada momento de construcción de Facebook es el simple pretexto para atestiguar una historia de ambición, venganza, deseo de poder y fórmulas matemáticas anotadas en una ventana.

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios