Buscador
Suscríbete a la revista
CRÍTICAS

Death Note – Crítica

27-08-2017, 3:00:03 PM Por:
Death Note – Crítica

La cinta de Death Note de Netflix empezó como un proyecto ambicioso, pero terminó cayendo en una adaptación más que nI sobresale ni enriquece la original.

Cine PREMIERE: 1.5
Usuarios: 1
Votar ahora:

“El manga/anime de Death Note es un clásico intocable”. Ese tipo de enunciados podrían detener a cualquiera que se atreviera a hacer una adaptación de la historia escrita por Tsugumi Ōba e ilustrada por Takeshi Obata. Contrario a ese pensamiento, es de celebrarse que existan proyectos y personas que pretendan hacer adaptaciones con la intención de aportar cosas nuevas y enriquecer la historia original, así sea para hacerle un homenaje digno o simplemente para revisitar una historia querida, entre otras cosas.

Después de tres películas live-action japonesas, videojuegos, artbooks, novelas ligeras… la más reciente adaptación de Death Note es una película estadounidense en live-action producida y distribuida por Netflix y dirigida por Adam Wingard (You’re Next, La bruja de Blair). La cinta se desarrolla en Seattle, y por lo tanto los involucrados se dieron a la tarea de globalizar la historia. En esencia serían los mismos personajes, pero con nacionalidades y apellidos distintos, Light Yagami aquí se llama Light Turner, Misa es Mia, L es afroamericano, y las reglas alrededor de cómo funciona la libreta de la muerte cambiarían para adecuarse a un nuevo contexto.

Hasta ahora, todo pinta bien. Son cambios entendibles y con los que podíamos vivir. Lamentablemente, el problema está en todo lo que le siguió. Death Note podría haber funcionado si hubiera mantenido la esencia de la trama original, y no sólo me refiero a la historia de un joven que encuentra una libreta con poderes sobrenaturales a través de la cual puede matar a cualquiera escribiendo su nombre y visualizando su rostro. Hay algo igual de importante, crucial, necesario para que esta historia pudiera llevar el título de «Death Note»: la lucha intelectual y maquiavélica de dos personajes sumamente brillantes y enigmáticos, Light y L, cuyo ingenio y estrategia posicionan a la obra de Death Note en un nivel superior hablando de creatividad en el guion, en términos de intelectualidad y psicología.

Esta nueva película inexplicablemente parece haber olvidado, ignorado o peor aún desconocido por completo la esencia y la intención de Death Note. Sí, quizá podría funcionar mejor sin no se comparara con la obra original, viéndola como una nueva película que no tiene que ver con el manga o el anime, pero hay un pequeño detalle… lleva el sello de Death Note.

La cinta es desafortunada en varios niveles, en términos del guion, los diálogos son poco seductores y retadores y se destacan los escenarios y colores neón sin una intención que aporte algo a la historia. Incluso, en algunos momentos la cinta se convierte en un melodrama juvenil berrinchudo, en donde dos jóvenes enamorados, Light y Mia, sólo se entretienen con la libreta.

Fuera de la falta de química intelectual entre ellos, Nat Wolff como Light y Lakeith Stanfield como L no son cautivadores, son sosos y no personajes admirables con aspiraciones grandiosas. Por su parte el personaje de Ryuk tiene muy poca presencia a cuadro y ésta no impone en ningún momento. (A diferencia de las adaptaciones live-action japonesas de Death Note, Ryuk no es completamente creado a computadora, ni completamente real. Para esta nueva entrega se optó por diseñar un traje de shinigami, que estuviera físicamente presente en el set y era utilizado por un stunt de más de dos metros de altura. Willem Dafoe es quien hace la voz y los movimientos faciales con motion capture). Las intenciones de recrear a este personaje icónico de manera innovadora y aterradora fueron poco aprovechadas y disfrutables. La cinta se vendió como impactante y oscura por la presencia temible del shinigami y las muertes viscerales y explícitas a causa de la liberta, pero éstas no le hicieron suficiente justicia a la clasificación R que obtuvo.

Death Note empezó como un proyecto ambicioso, con algunas aportaciones interesantes a la historia para poder globalizarla y contarla desde una nueva perspectiva, pero terminó cayendo en una adaptación más del montón que no sobresale ni enriquece la historia original y que hubiera sido mejor que llevara otro título.

Título original: Death Note
Director: Adam Wingard (La bruja de Blair)
Actores: 
death note netflix review
mm Periodista, conductora y creadora de contenidos. Trabajó más de tres años en Cine Premiere y actualmente es periodista independiente y cubre temas relacionados con cine y series para sus canales personales. También es colaboradora en Spoiler Time, Cinépolis, CinemaNET y Ruido Blanco FM. Si fuera una caricatura sería Mabel de Gravity Falls.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios