Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Del fallecimiento de Theo Angelopoulos

Por:

27-01-2012

El director griego tenía 76 años.

Tras morir atropellado el pasado 24 de enero, el legendario director griego Theo Angelopoulos, nacido en 1935, deja un hueco enorme en el panorama del cine europeo y mundial. El director de La mirada de Ulises (1995) era, junto con el francés Bernard Tavernier y el incansable portugués Manoel de Oliveira, uno de los representantes de la vieja guardia del cine del continente, un cine contemplativo y ajeno a la influencia de Hollywood, un cine que reflexiona sobre el cine mismo y sobre la identidad europea. Un cine en estado puro, pues.

Theo comenzó a estudiar leyes para después abandonar la carrera y estudiar literatura en la Sorbona. Así, un conocimiento profundo sobre los clásicos literarios y la condición humana resultaron el motor narrativo de sus filmes. Angelopoulos adaptó los viajes homéricos al colocar a sus personajes en situaciones de exilio y de retorno en que el devenir cotidiano adquiría matices épicos. Esto lo hizo de manera poco ortodoxa, sin embargo, indagando en la ontología del medio cinematográfico mismo, esa quimera, ese artefacto que almacena recuerdos y proyecta estados existenciales. Marcello Mastroianni, Harvey Keitel, Willem Dafoe, Bruno Ganz y Jeanne Moreau: todos desfilaron frente a su lente.

Al momento de morir de un derrame cerebral producto de la colisión inesperada, Angelopoulos filmaba el drama migratorio The Other Ocean, cinta que queda así inconclusa y que de seguro continuaba con el ánimo nostálgico de The Weeping Meadow, en donde exploraba los recovecos de la historia griega reciente, plagada de colapsos morales.

La eternidad ya no tiene un día más: se quedó en 76 años.

 

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

Comentarios