Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Desde la Berlinale en su primer día

Por:

16-02-2010

BLOG: Festival Berlinale 2010.

Con una rueda de prensa ofrecida a los medios, el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, ha dado el banderazo inicial al festival. Haciendo uso de su acostumbrado sentido del humor, se declara sumamente contento de que esta fiesta del cine haya cumplido sesenta ediciones, razón por la que, asegura, habrá incontables sorpresas. No muy lejos de él Werner Herzog, quien presidirá el jurado este año, le secunda cada broma como si formasen un famoso dúo de comediantes teutones. Uno más entre los 3,800 periodistas de 80 países distintos, escucho sus palabras con curiosidad pero sobre todo con frío. Mientras contemplo la nieve derretida y pisada, un recuerdo sucio de los menos de quince grados bajo cero que sufrimos hace tres semanas (ahora estamos “sólo” a menos cuatro), escucho cómo Kosslick responde a la pregunta puntual que le hace un reportero húngaro: “El hilo conductor temático de esta Berlinale es la familia, los tipos de familia que hay, las lecturas que cada sociedad le da a la familia”, comenta, y luego dice algo en alemán que no entiendo pero que provoca carcajadas entre entrevistadores y entrevistados. Después vienen aplausos y más aplausos. Luces, cámara, acción…

Un Camino Bernalezco

Mientras me dirijo a la proyección de la primera película de la sección Competición, me cruzo con una vitrina enorme de cristal con un póster de Gael García Bernal. Su rostro está tomado, digamos, no únicamente “de cerca”, sino obedece a uno de esos encuadres conocidos como big (muy big, aclaro, tanto como para poder contarle los poros) close-up. Aunque la verdad a estas alturas ello no debiese sorprenderme: en la Berlinale, y ya desde hace varios años, aman al protagonista de Amores perros. No hay que olvidar que incluso se le invitó a formar parte del jurado hará un par de ediciones. Unos pocos metros más adelante, y como para refrendar la presencia mexicana en el festival, me encuentro otra vitrina con el cartel de Revolución, película que compila cortometrajes de diferentes directores, entre ellos, claro está, García Bernal, y curiosamente también otros que han mostrado sus trabajos en Berlinales anteriores, como Fernando Eimbcke y Gerardo Naranjo.

Una película de chinos

Cuando una amiga colombiana me dijo que el reportero chino que estaba a su lado se había quedado dormido a la mitad de la función, comencé a dejar de sentirme culpable. Y es que, por más que lo intento, hay un cierto tipo de cine oriental que puede con mi paciencia. Así me sucedió con Apart together (Tuan Yuan), de Wang Quan’an –director que recibió el Oso de Oro en la Berlinale de 2007 por Tuya’s Wedding–, pues a pesar de ser impecable en sus encuadres y dirección (sus actores, todos, me parecieron magníficos), aborda sus historias con un realismo y duración a los que, por desgracia –y lo digo en serio-, nos hemos desacostumbrado los ojos occidentales. Prácticamente a la manera en que lo haría un escritor costumbrista español del XIX, narra la historia de un amor que fue y que pretende volver a ser, y que en ese ejercicio provoca revuelo en el seno de una familia típica de Shanghái. Retiro lo dicho. Me siento mal: Creo que me debió de haber gustado más y sinceramente no puedo deslucir porqué no fue así. 

Mañana, como sea, será otro día.

mm

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Notas relacionadas

Comentarios

Columnas REVISTA

Desde la Berlinale en su primer dí­a

Por:

12-02-2010

BLOG: Festival Berlinale 2010

Con una rueda de prensa ofrecida a los medios, el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, ha dado el banderazo inicial al festival. Haciendo uso de su acostumbrado sentido del humor, se declara sumamente contento de que esta fiesta del cine haya cumplido sesenta ediciones, razón por la que, asegura, habrá incontables sorpresas. No muy lejos de él Werner Herzog, quien presidirá el jurado este año, le secunda cada broma como si formasen un famoso dúo de comediantes teutones. Uno más entre los 3,800 periodistas de 80 países distintos, escucho sus palabras con curiosidad pero sobre todo con frío. Mientras contemplo la nieve derretida y pisada, un recuerdo sucio de los menos de quince grados bajo cero que sufrimos hace tres semanas (ahora estamos “sólo” a menos cuatro), escucho cómo Kosslick responde a la pregunta puntual que le hace un reportero húngaro: “El hilo conductor temático de esta Berlinale es la familia, los tipos de familia que hay, las lecturas que cada sociedad le da a la familia”, comenta, y luego dice algo en alemán que no entiendo pero que provoca carcajadas entre entrevistadores y entrevistados. Después vienen aplausos y más aplausos. Luces, cámara, acción…

Un Camino Bernalezco

Mientras me dirijo a la proyección de la primera película de la sección Competición, me cruzo con una vitrina enorme de cristal con un póster de Gael García Bernal. Su rostro está tomado, digamos, no únicamente “de cerca”, sino obedece a uno de esos encuadres conocidos como big (muy big, aclaro, tanto como para poder contarle los poros) close-up. Aunque la verdad a estas alturas ello no debiese sorprenderme: en la Berlinale, y ya desde hace varios años, aman al protagonista de Amores perros. No hay que olvidar que incluso se le invitó a formar parte del jurado hará un par de ediciones. Unos pocos metros más adelante, y como para refrendar la presencia mexicana en el festival, me encuentro otra vitrina con el cartel de Revolución, película que compila cortometrajes de diferentes directores, entre ellos, claro está, García Bernal, y curiosamente también otros que han mostrado sus trabajos en Berlinales anteriores, como Fernando Eimbcke y Gerardo Naranjo.

Una película de chinos

Cuando una amiga colombiana me dijo que el reportero chino que estaba a su lado se había quedado dormido a la mitad de la función, comencé a dejar de sentirme culpable. Y es que, por más que lo intento, hay un cierto tipo de cine oriental que puede con mi paciencia. Así me sucedió con Apart together (Tuan Yuan), de Wang Quan’an –director que recibió el Oso de Oro en la Berlinale de 2007 por Tuya’s Wedding–, pues a pesar de ser impecable en sus encuadres y dirección (sus actores, todos, me parecieron magníficos), aborda sus historias con un realismo y duración a los que, por desgracia –y lo digo en serio-, nos hemos desacostumbrado los ojos occidentales. Prácticamente a la manera en que lo haría un escritor costumbrista español del XIX, narra la historia de un amor que fue y que pretende volver a ser, y que en ese ejercicio provoca revuelo en el seno de una familia típica de Shanghái. Retiro lo dicho. Me siento mal: Creo que me debió de haber gustado más y sinceramente no puedo deslucir porqué no fue así. 

Mañana, como sea, será otro día.

– Carlos Jesús González / Corresponsal Berlín

mm

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Notas relacionadas

Comentarios