Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #136 Adiós Luisito Rey

El último episodio de Luis Miguel: La serie y un poco de Ant Man and the Wasp.

Julio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

Dí­a 10 (Y último)

Por:

17-02-2009

Afuera de la sala cae nieve y no es la de Pamuk. Aun así, me da por pensar en las calles blancas de Estambul que todavía no conozco. Me da la gana hacerlo. Tristemente, noto que lo que hay dentro de mí en el último día de la Berlinale es sobre todo rabia. La culpa […]

Afuera de la sala cae nieve y no es la de Pamuk. Aun así, me da por pensar en las calles blancas de Estambul que todavía no conozco. Me da la gana hacerlo. Tristemente, noto que lo que hay dentro de mí en el último día de la Berlinale es sobre todo rabia. La culpa no es del clima, pese a que es cada vez más frío, y mi malestar tampoco es provocado por ese bajón de presión que me da cuando desayuno poco más que nada.

Si hay algún culpable es el director Costa-Gavras, quien con su última película, Eden a l’Ouest, presentado fuera de competición, movió mis vibras más delicadas. Sin duda este no es el espacio para explicar porqué cintas de este tipo me ponen tan sensible. Me limitaré a decir que tiene que ver con el tema de los exilios y lo que se deja atrás en ese tipo de partidas. Tiene que ver con la memoria y los recuerdos, y la manera en que los que nos movemos de país vamos administrando esa memoria y esos recuerdos. Y sería injusto no mencionar que también allí hay algo de compasión, de reconocer que no todos los exilios son iguales ni nacen por los mismos motivos.

Con esos pensamientos monto el autobús que me llevará a casa. Allí, si es que el sueño no me vence, veré por la noche la anhelada premiación -ya expuesta en el día 8 de este pequeño diario-, y brindaré por otro festival que, como todo, se acaba. Es la quinta vez que estoy aquí y espero que no sea la última, ni aun aceptando que el festival de este año no es ni por mucho el mejor al que he acudido. Pero detractores sobran. Hay quienes prefieren Cannes y los que llegan al orgasmo pensando en Venecia. Por demás, también existen los que creen que todo festival de cine apesta. Los críticos. Ay, los críticos. Pobrecitos. Y más pobrecitos los reporteros que se creen exclusivos críticos de cine de arte y luego son los primeros en querer acercarse a Michelle Pfeiffer con la actitud de un fan from hell . Aunque las falsas pretensiones y los hipócritas se ven en todos lados. Aquí y en China.

A todos ellos, valga decirlo a manera de conclusión, les pidiría que no juzguen tan duramente. Que clasifiquen este tipo de eventos, si acaso, como lo peor que en verdad pueden ser: Un mal necesario.

Y que dejen de joder.

Creo que eso no es pedir mucho.

Gracias, sobra decirlo, a los que han leído mis palabras, a quienes me han seguido a través de la nieve y las salas oscuras. Soñaré con sus caras visibles e invisibles en unos cuantos minutos. Y cuando despierte, el dinosaurio, con suerte, seguirá allí. Aunque sea uno filmado.

Aquí, y a manera de despedida, el trailer de la película de Gavras. Gute Nacht!

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios