Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #144 – Depredadores millonarios

El depredador, Locamente millonarios

September 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

Don Drapper: nuevo icono televisivo

Por:

02-01-2009

Cuando David Chase dio el carpetazo final a la saga de The Sopranos, caí en una profunda, seria depresión televisiva. Sí, me encantó Six Fee Under y hoy me enloquece Dexter, pero Tony, con su voluminoso cuerpo y moral esquiva, dejaba un hueco enorme en la televisión. Pocos personajes tan complejos como él, que son […]

Cuando David Chase dio el carpetazo final a la saga de The Sopranos, caí en una profunda, seria depresión televisiva. Sí, me encantó Six Fee Under y hoy me enloquece Dexter, pero Tony, con su voluminoso cuerpo y moral esquiva, dejaba un hueco enorme en la televisión. Pocos personajes tan complejos como él, que son unos hijos de la fregada pero caen bien, que merecen ser vistos hacia arriba pero que te da vergüenza hacerlo. Pero entonces llegaron estas vacaciones y G y yo adquirimos un nuevo vicio: Mad Men. Ya habíamos visto, en una copia de trabajo, los primeros cuatro episodios y aunque nos había gustado, no sabíamos la profundidad que su trama, y sobre todo su personaje principal, alcanzan.

La serie original de AMC, que deambuló por años en las grandes cadenas, trata sobre el mundo de la publicidad de los años 60 en Manhattan, en Madison Avenue (therefore: mad men). Además de los dimes y diretes oficinescos que son de por sí interesantes, de la lucha de géneros y del incesante fumar y beber de TODOS los personajes, hay algo que la hace diferente: su personaje principal, el Director Creativo de la agencia Sterling Copper, Don Drapper, es un personaje de esos que se dan una sola vez por generación. Con una cara curtida –sí, Jon Hamm, el actor, se parece mucho a DeNiro desde ciertos ángulos–, y un charm a la Gary Cooper, es el self made man en toda la extensión de la palabra, una bomba de testosterona que le es infiel a su hermosa mujer (un clon de Grace Kelly), y que guarda secretos que lo hacen vulnerable, pero siempre en la oscuridad, en secreto, en el fondo de ese último trago de whisky de la jornada. La serie tiene como telón de fondo, además, a esa época de transformaciones culturales que fueron los tempranos 60…

En Cine PREMIERE, al menos Vera Anderson, nuestro colaborador Iván Morales, Itzel Hernández y yo ya nos unimos a la fiebre por esta seria, lo mejor, creo de la televisión actual. Háganse un favor: corran a rentar y/o comprar Mad Men. O veánla en HBO, cadena que, de seguro arrepentida de no haber financiado directamente el proyecto, lo transmite en América Latina.

Me voy, pero los dejo con una escena fascinante:

 

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios