Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #198 – ¡Comentarios!

En este episodio del podcast de Cine PREMIERE respondemos ¡preguntas de los podescuchas!

October 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

¿Donde estás, Bernadette? – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 2.5
Calificación usuarios: 4.5
Votar ahora:

Por:

05-10-2019
dónde-estás-bernadette-critica

Una cinta que conecta emocionalmente con la audiencia gracias a Cate Blanchett, pero está lejos de las mejores películas de Richard Linklater.

Título original: Where'd You Go, Bernadette
Año: 2019
Director: Richard Linklater (The Last Flag)
Actores: Cate Blanchett, Judy Greer, Kristen Wiig
Fecha de estreno:16 de August de 2019 (MX)

Historia llena de encanto sobre una persona extraña, aislada y acorazada pero ni solitaria ni poco afectiva, sino más bien sobrepasada por los efectos de la fama que le ha llegado demasiado rápido y a la que renuncia demasiado pronto para refugiarse ya por años en su matrimonio en una ciudad de Seattle que detesta y en una casa en ruinas que no se decide a reformar. ¿Dónde estás, Bernadette? (traducción prácticamente literal del título original salvo por los signos de interrogación), vigésima opus de un director indispensable no solamente por su efectividad para contar historias sino por su versatilidad y su prolificidad como lo es el texano Richard Linklater (de la espléndida Boyhood: momentos de una vida pasando por la trilogía Before… y Me and Orson Welles), es una cinta hecha con toda su capacidad para los relatos sencillos y eficaces aunque no es ni la más redonda ni la más destacable de su filmografía.

Linklater, que es coguionista de esta adaptación fílmica del exitoso bestseller de Maria Semple, vuelve a hacer un personaje encantador, frontal y mordaz, incapaz de socializar pero sí muy capaz de expresar sus emociones como la amorosísima madre de la adolescente casi universitaria Bee (Emma Nelson). La jovencita es brillante como sus padres y es el único anclaje de la neurótica Bernadette (Cate Blanchett regodeándose en las ácidas espesuras de su personaje) con un entorno que la abruma y con el que procura tener el menor contacto posible. Tanto que utiliza un servicio virtual de asistencia (al que le dice Manjula) para hacer sus adquisiciones de todo tipo. Este elemento, un tanto excéntrico, será detonante para el cambio de registro no sólo en términos estéticos y narrativos de la película sino del personaje mismo y de la historia, pues provocará que Bernadette al fin se decida a aventurarse más allá de su autoencierro.

Y lo hará porque su esposo, un exitoso creativo de Google, Elgie (Billy Crudup reapareciendo con constancia), decide ayudarla sin consultarla llevando una terapeuta luego de que Bernadette provocara un derrumbe que afecta a la propiedad de la vecina Audrey (Kristen Wiig), a quien le muestra una animadversión evidente, justo en una reunión de padres de familia de la escuela.

Esta incomprensión de un estado depresivo –que lleva años macerándose, desde que era la más promisoria arquitecta de su país por sus creaciones vanguardistas pero decidió desaparecer del mapa a raíz de un proyecto espectacular truncado– por parte de su pareja es lo que hace que Bernadette decida cumplir con el viaje prometido a su hija, un crucero a la Antártica (de hecho, la película abre con una escena de Bernadette sola en un kayak en medio de glaciares), aunque en circunstancias peculiares, como es salir huyendo, que la ayudarán a reencontrarse.

La historia es sobre la depresión, la ansiedad, la frustración y el desencanto, sobre el capitalismo devorador, sobre la supresión de creatividad, sobre el encumbramiento desmesurado, sobre el sinsentido, pero también sobre la constancia, y sobre todo acerca del amor filial, la capacidad de reinvención y la creación de nuevos horizontes.

Cate Blanchett es, como siempre, una actriz que va más allá con su personaje. Logra que su insolencia tenga mucho de humor corrosivo, consigue establecer una espléndida relación entre su personaje y el de Bee, y hace de las neurosis de Bernadette incluso algo encantador. Sin embargo, eso no es suficiente para que la película, que conecta emocionalmente con la audiencia gracias precisamente a Blanchett, logre un desmenuzamiento tan sutil, brillante y contundente como el de Boyhood. Quienes tienen hijos seguramente se sentirán más identificados con los vínculos establecidos por los personajes de ¿Dónde estás, Bernadette?, una comedia neurótica sin duda alguna.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Boyhood: momentos de una vida (Richard Linklater, 2016)
  • Antes del amanecer (Richard Linklater, 1995)
  • Antes de la medianoche (Richard Linklater, 2013)

Nadie quiere acompañarlo al cine porque come palomitas hasta por los oídos e incluso remoja los dedos en el extraqueso de los nachos. Le emocionan las películas de Stallone y no puede guardar silencio en la sala a oscuras. Si alguien le dice algo, él simplemente replica: "stupid white man".

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios