Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #183 – Comic Con Preview

Preview de Comic Con y Diamantino

July 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Ecos mortales – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 1
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

24-06-2019

Los esfuerzos del director de Ecos mortales no alcanzan para hacer que la atmósfera tensa que propone se desarrolle y se vuelva algo entretenido.

Título original: I Still See You
Año: 2019
Director: Scott Speer (Amor de media noche)
Actores: Bella Thorne, Richard Harmon, Dermot Mulroney
Fecha de estreno:21 de June de 2019 (MX)

Inmisericorde. Infinitamente interminable en sus inacabables datos que llevan a ninguna parte. Incoherente. Intensamente incapaz de mantener la atención de la audiencia. Inviable como vehículo de terror, este thriller sobrenatural protagonizado por Bella Thorne y Dermot Mulroney es parte de esa proliferación de cintas de terror que más bien resultan horrorosas por una manufactura intrascendente llena de términos inocuos (como “el evento”, “remanente” y otros terminajos dizque pomposos) que vuelven incluso desesperante la película ubicada en algún momento futuro tras un incidente de dimensiones apocalípticas que, ocurrido diez años antes, ha acabado con media población mundial: una ola de energía tan destructiva como el chasquido de Thanos.

Verónica (Thorne) es una estudiante que, como todos los que han sobrevivido, puede ver a las especies de espectros a las que han sido reducidos aquellos afectados por el evento. Remanentes espectrales, o esos ecos mortales del título en español, que parecen en una silenciosa pausa eterna.

Verónica ya se habituó a la presencia matinal de su padre leyendo el periódico y a la de un chico en calzones entallados de nombre Brian (Thomas Elms) que se le aparece en el baño cada que se ducha, y ella, fiel a la costumbre del género, lo hace bastante seguido. Ninguna de estas presencias parece tener algo que decir, hasta que este chico escribe “huye” en el espejo empañado del baño.

Aquí empieza la inminente serie de eventos interconectados que llevarán al desarrollo de todos los misterios de esta cinta basada en la novela Break My Heart 1,000 Times, de Daniel Waters, una de esas historias de la llamada literatura para “young adults” en las que al thriller sobrenatural se le inyectan dosis de romance melcochoso.

Bella Thorne es una actriz surgida de series de Disney que ha sido más mediática por casos como el de sus fotos íntimas que por su trabajo. Su actuación en Ecos mortales es más inolvidable que intensa. Lo mismo aplica para Dermot Mulroney, quien fuera el coprotagonista de Julia Roberts en La boda de mi mejor amigo, que interpreta al Sr. Bittner, el profesor de ciencias al que recurre Verónica para contarle lo del mensaje, pues él habla mucho del tema de los “Rems”.

Lo que sigue es una amalgama de situaciones que nunca amarran y que resultan tan poco convincentes como la historia, que implica una conspiración gubernamental, un científico loco, una chica asesinada y una dizque vuelta de tuerca sobre el villano que se adivina desde antes de que empiece la película de talante ínfimo. Los esfuerzos de Scott Speer, director de Ecos mortales, no alcanzan para hacer que la atmósfera tensa que propone se desarrolle y termine en algo medianamente entretenido. Las ínfulas intelectuales acaban por intensear a la audiencia más que por interesarla y con eso se pierde cualquier chispazo. Al final, acaba por volverse una película inmisericorde con su audiencia, como un Sexto sentido irrisorio.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999)
  • Bird Box (Susanne Bier, 2018)
  • Un lugar en silencio (John Krasinski, 2018)

Nadie quiere acompañarlo al cine porque come palomitas hasta por los oídos e incluso remoja los dedos en el extraqueso de los nachos. Le emocionan las películas de Stallone y no puede guardar silencio en la sala a oscuras. Si alguien le dice algo, él simplemente replica: "stupid white man".

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios