Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #176 – Game of Aladdín

El final de Game of Thrones y Aladdín

May 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

El ángel – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 3.5
Votar ahora:

Por:

08-03-2019

En la película de Luis Ortega, las intenciones de Carlos Eduardo Robledo Puch “El ángel” permanecen ambiguas.

Título original: El Ángel
Año: 2018
Director: Luis Ortega
Actores: Lorenzo Ferro, Chino Darín, Daniel Fanego
Fecha de estreno:08 de March de 2019 (MX)

“Yo soy ladrón de nacimiento. No creo en que esto es tuyo y esto es mío”, nos dice Carlos Robledo Puch al inicio de El ángel. La biopic con rasgos de cine noir gira en torno al asesino serial argentino que con sólo 17 años ya había fulminado a once personas mientras dormían o le daban la espalda –aunque no siempre ocurre así en la cinta–. Su mote provenía de aquella “pacífica” manera de exterminar a sus víctimas pero también de su apariencia.

La imagen de Carlos Eduardo Robledo Puch era angelical: rostro juvenil, cabello rizado y corto que enmarcaban un atractivo infantil querúbico. De hecho, cuando fue detenido en 1972, se le equiparaba con Marilyn Monroe. No obstante, el psiquiatra Osvaldo Raffo, quien analizó al joven criminal en más de 20 ocasiones, lo describió como un “psicópata cruel y desalmado”, el cual incluso le confesó haber matado a más de 20 personas, aunque nunca se le pudieron comprobar.

el ángel

Lorenzo Ferro nunca había actuado y con El ángel muestra un talento nato para estar frente a la cámara.

Cuando abre El ángel nada de lo que vemos podría remitirnos a la psicopatía arrellanada al interior del protagonista, sobresalientemente interpretado por el novel actor Lorenzo Ferro. Se muestra encantador, confiado, confiable, y sabe cómo usar las palabras a su favor. Sí, lo vemos forzando su entrada a una casa y tomando objetos que no le pertenecen, pero la cámara se mimetiza con su carácter juguetón y, como público, nos “cae bien”. Una vez dentro del inmueble, el chico saborea su estancia, calmo y desenfadado busca pertenencias ajenas que llamen su atención, y hasta musicaliza sus actos.

En un tocadiscos de acetatos toca la canción «El extraño de pelo largo» y se pone a bailar. Pareciera que es un niño disfrutando de una mera travesura. Sin embargo, pronto nos percatamos que en realidad lo que subyace en él es sangre fría. Tras conocer a Ramón en la nueva escuela a la que asiste, Carlos se desata. Ramón, personaje interpretado por Chino Darín, está inspirado en Jorge Ibáñez, el compañero de Puch, con quien conforma una banda de asaltantes que cada vez apunta a objetivos más complejos y peligrosos.

Daniel Fanego encarna a José Peralta, el padre de Ramón, quien se convierte en el tutor criminal de Roblero Puch en la historia.

¿Pero acaso Carlos era un chico manipulable? ¿Se dejó envolver por los supuestos sentimientos que experimentaba hacia Ramón –cuando se le detuvo se le calificó como “desviado”, homosexual–? ¿Fue una víctima de las circunstancias? La cinta de Luis Ortega pronto nos da la respuesta en medio de una atmósfera delictiva y una sensualidad latente, ya sea a través del roce de un dedo con unos labios, la colocación de joyas en un área genital, un viaje en motocicleta o ciertas miradas. Su película habla en muchas ocasiones a través de los gestos de los personajes, de sus deseos internos y no mediante los diálogos.

Esto tiene particular sentido si tomamos en cuenta que buena parte de ellos eran mentirosos patológicos, así que sus diálogos podrían ser falaces. Sus cartas se muestran paulatinamente en una trama rodeada por un impecable diseño de producción. Sin embargo, las intenciones de Robledo Puch permanecen ambiguas. Nunca logramos atravesar su coraza y la película se mantiene tan incierta como la realidad: confeccionada a partir de los “dimes y diretes” de los involucrados, sus conocidos y familiares.

El ángel fue un éxito de taquilla en Argentina, y la enviada del país para competir al Oscar y al Goya.

Donde el filmedestaca es en poner sobre la mesa la fascinación generada por el hecho de que una persona atractiva cometa atrocidades o sea un asesino desalmado. La maldad suele asociarse con la fealdad; los villanos del cine, la televisión y a veces la literatura son malencarados, poco agraciados. Pero tanto El ángel como El retrato de Dorian Gray nos han dejado en claro que debajo de la belleza puede existir un secreto atroz.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Perfume: La historia de un asesino (Tom Tykwer, 2007)
  • Psicópata americano (Mary Harron, 2000)
  • El silencio de los inocentes (Jonathan Demme, 1991)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios