Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

El Camino: Una película de Breaking Bad – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

12-10-2019

El camino: Una película de Breaking Bad, le hace honor al segundo mejor cocinero de metanfetamina y a una de las mejores series de la historia.

Título original: El Camino
Director: Vince Gilligan (Breaking Bad )
Actores: Aaron Paul, Charles Baker, Matt L. Jones
Fecha de estreno:11 de October de 2019 (Netflix)

Breaking Bad es una de las series más aclamadas de la historia por la complejidad en la construcción de cada uno de sus personajes, la intriga que genera tras la aparente imposible escapatoria de Walter White y Jesse Pinkman, así como la continuación orgánica de la historia que Vince Gilligan logró durante cinco temporadas. Seis años después de la muerte del genio detrás de la metanfetamina azul durante el episodio final, Felina,  Gilligan logra mantenerse a la altura del resto de los 62 episodios con El camino para despedirse del segundo mejor cocinero del famoso cristal.

Vince Gilligan mató a quien ni siquiera Gus Fring tuvo la capacidad de asesinar: Walter White. Aunque eso significara un gran obstáculo para continuar la historia sobre la mayor producción de metanfetamina en Estados Unidos, el creador de la serie televisiva marcó el fin del profesor de química antes de que el cáncer acabara con él. No obstante, la muerte de Mr. White vino acompañada de la libertad de Pinkman, y de quien, hasta ahora, sabemos cuál fue su camino.

La libertad creativa que en algunas ocasiones se ve violentada por sucesos inesperados como la salida de actores clave del elenco, el miedo a la reacción de los fanáticos o incluso la estrategia de mayor alcance, puede herir la calidad de una película. Sin embargo, parece ser que la nueva producción de Gilligan no se vio afectada por alguno de esos factores.

Por un lado, el director aclaró que no «perdería tiempo» en explicar la historia a quienes no han visto Breaking Bad. Es la continuación de una historia que no se ve interrumpida para mostrar momentos claves para entender la trama principal. Si bien esta decisión puede recortar el alcance de El camino, también intensifica la experiencia para aquellos que, a pesar de ver el último episodio hace seis años, jamás olvidarán lugares y momentos a los que se hace referencia. 

A pesar de tratarse de un producto creado para los fanáticos de la serie, el creador no pierde el tono crudo y misterioso que caracterizó a Breaking Bad. Por el contrario, El camino es una muestra de cómo una despedida no siempre tiene que ser entre lágrimas y con un dramatismo exagerado al que muchos directores recurren para hacer llorar a sus seguidores. Tal como sucedió con las Wachowski y el episodio final de Sense8. Éste pareció un enumeración de dudas a resolver para los espectadores con una dosis excesiva de sensacionalismo. 

La actitud despiadada de los padres de Jesse se conservó. La insensibilidad de quienes se atreven a ver morir a gente inocente por incrementar su poder y dinero, también. Pero la clave más valiosa de la serie, así como de la película, es las tonalidades de los personajes. En este caso de Jesse Pinkman. No hay malos ni buenos. Hay personajes que han evolucionado lentamente a lo largo de cinco temporadas que han influido en sus emociones y su manera de reaccionar ante diversas situaciones. 

Por eso las decisiones del joven narcotraficante se vuelven completamente impredecibles. Sin duda, este personaje siempre se ha caracterizado por la empatía y sensibilidad ante la muerte y sufrimiento de personas inocentes. O no tan inocentes… como Walter White. Pero para este momento de la historia, el rencor —que en algún momento fue su guía para destruir a Walt— y sufrimiento podía influir en sus reacciones.

Aunque el regreso de Jane, Walter White y Mike —quienes fallecieron durante la serie— pudiera sentirse un tanto forzada, puesto que su aportación a la trama es completamente nula, la inmersión a los últimos capítulos de la quinta temporada en el que Pinkman estaba preso, se percibe completamente natural. Inclusive, es un gran aporte para entender la paranoia actual del chico.

Si bien El camino no provoca la taquicardia que vivimos durante los últimos episodios de la cuarta y quinta temporada, es una despedida honorable y coherente para Jesse Pinkman. No cae en el descarado fan service y tiene los mínimos destellos melancólicos que no pierden el crudo tono que caracterizó a Breaking Bad. De hecho, llega a sentirse natural al introducir algunos momentos dramáticos que siempre se sintió natural por la sensibilidad de Pinkman, a quien estuvo dedicada esta historia.

Escribir y el cine son mis más grandes amores. Admiro a Tarkovski, pero lloro cada que veo Up.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios