Revsita del Mes Suscríbete
CP131 – El legado de Luis Miguel

El legado del diablo (Hereditary), Luis Miguel, la serie

Junio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS Cine

El cavernícola, Wallace y Gromit, y el encanto de Nick Park

Por:

22-02-2018
El cavernícola

El cavernícola es la primera producción del director Nick Park en más de una década. ¿Quién es este hombre y porque hay quien lo describe como el mejor animador del mundo? Te presentamos una semblanza con motivo del estreno de su más reciente cinta.

El secreto está en las pinturas rupestres. En esas figuras plasmadas hace cientos de años por personajes ancestrales, emblemáticos, sabios y a ratos ignorados. Son como una memoria, capaces de iluminarnos en los momentos de oscuridad, pero también frecuentemente olvidadas en medio de la rutina diaria. Es fácil que se conviertan en parte del paisaje y que simplemente las dejemos de ver.

Pero ahí están.

Fueron creadas por las manos de un ser humano. Alguien similar a nosotros. Alguien que humedeció los dedos en pigmento y después, presionando su tacto contra la piedra, plasmó una historia en ella. Dejó un mensaje esperando que tarde o temprano volviera a ser observado y que entonces pudiera ayudarle a alguien a encontrar el camino…

La similitud entre esas pinturas y las figuras de barro no puede ser una casualidad. Pero a diferencia de lo que sucede con las primitivas manifestaciones artísticas, sabemos bien a quién pertenecen las manos que modelan el barro.

Son las manos de Nick Park.

Nick Park, director de El cavernícola

Nick Park, director de El cavernícola

El cineasta británico ya es un hombre maduro. Acercándose a los 60 años tiene en su haber cinco cortometrajes, tres largos, seis nominaciones al Oscar y cuatro estatuillas ganadas. Han pasado ya 19 años desde que fuera descubierto por Peter Lord y David Broxton —los fundadores de Aardman Animation Studios— en un aula de la National Film and Television School de Buckinghamshire, trabajando en un proyecto personal. Con figuras de barro y haciendo animación cuadro por cuadro, el joven pretendía contar la historia de un peculiar inventor llamado Wallace y de Gromit, su silente perro. Ambos tratarían de construir un cohete para llegar a la luna, hacer un día de campo y saborear el queso del que el satélite está hecho. Lo que Peter Lord y David Broxton vieron en las manos del joven Park es la misma esencia que durante casi tres décadas ha transformado en encanto cada uno de los proyectos que ha tocado. Convencidos de que Park tenía un talento incomparable los dos socios lo invitaron a sumarse al equipo de animadores de Aardman y le produjeron el proyecto en el que trabajaba con tanto empeño: A Grand Day Out (1989). El cortometraje de 23 minutos presentaba por primera vez a esos dos inolvidables personajes con su peculiar sentido del humor y sus ingeniosas invenciones.

En ellos había tanta inocencia que todos los que los vimos caímos rendidos ante su simpleza. Además, el estilo de la animación era perfecto, pero con un toque artesanal que permitía incluso vislumbrar las huellas dactilares de Park en cientos de fotogramas.

El corto fue aclamado por la crítica y terminó por ser nominado al Oscar a Mejor cortometraje animado en la entrega de 1991. Al final perdió frente a otro corto de Aardman titulado Creature Comforts que en realidad fue el primer proyecto que Nick dirigió al llegar a los estudios. En esta cinta varios animales son entrevistados en el zoológico y hablan sobre las dificultades que conlleva la vida en cautiverio. Los dos primeros proyectos de Park habían obtenido el más alto reconocimiento, aunque sus manos apenas comenzaban a modelar el barro…

 

Wallace, Gromit y la cosecha del Oscar

Los personajes imaginados por Park en sus años universitarios no tardaron en convertirse en favoritos del público. Rindiendo tributo a la forma de ser de los ingleses, cautivaron al país entero y Aardman decidió apoyar a Park para que produjera un par de cortos más. En 1993 se estrenó The Wrong Trousers en la que unos pantalones mecánicos inventados por Wallace terminan metiéndolo en serios aprietos. La cinta ganó el Oscar a Mejor cortometraje animado en la entrega del 94.

A Close Shave (1995) nos muestra a Wallace enamorado de Wendolene, la dueña de una tienda de estambre, mientras Gromit, silente como siempre, trata de resolver el misterio de unas ovejas desaparecidas. Fue en este corto en donde pudimos ver por primera vez a Shaun, la pequeña oveja que años después tendría su propia serie de TV (2007 – 2014) y su propia película (Shaun el cordero, de 2015 no fue dirigida por Park). De nuevo Nick Park ganó el Óscar.

Tanto Aardman como Park sabían que era momento de hacer su primer largometraje. Luego de asociarse con DreamWorks apostaron por una historia escrita por el mismo Park en la que se rendía tributo a El gran escape (1963) de John Sturges. Pollitos en fuga (2000) narra la historia de unas gallinas tratando de escapar de una granja que más bien parece un campo de concentración. Incorporando las voces de estrellas del momento, como Mel Gibson y Miranda Richardson, la película representó la apuesta de Aardman para tratar de salir del Reino Unido y darse a conocer en el mundo entero. La cinta, animada de nuevo con figuras de barro fotografiadas cuadro por cuadro, fue un éxito en taquilla y les valió a los directores Nick Park y Peter Lord una nominación al Golden Globe.

Tras años de preparación el momento finalmente llegó: en 2005 y todavía bajo el auspicio de DreamWorks, Aardman estrenó el primer y único largometraje de Wallace & Gromit hasta el momento: Wallace y Gromit: La batalla de los vegetales. Park compartió créditos de dirección con Steve Box para narrar una historia con toques de thriller en la que uno de los personajes se convierte en un enorme conejo. La cinta fue un éxito a nivel mundial y fue reconocida con el Oscar a Mejor película animada en 2006 dejando fuera a El cadáver de la novia de Tim Burton y El increíble castillo vagabundo de Hayao Miyazaki.

Al largometraje de Wallace y Gromit le siguieron varios proyectos y spin offs con los que Aardman intentó expandir el éxito de sus personajes: programas para la televisión, películas de otros personajes, exposiciones, videojuegos, otro cortometraje (A Matter of Loaf and Death, 2008) e incluso un juego mecánico: el Thrill-O-Matic en un parque de diversiones en Blackpool, Lancashire, Inglaterra.

Animación en la prehistoria

El secreto está en las pinturas rupestres. Porque éstas son las que desencadenan gran parte de la acción en El cavernícola (Early Man) la cinta que marca el regreso de Park a un largometraje después de 13 años de ausencia.

cavernicola-pelicula-2

Por primera vez Nick Park no comparte créditos en la dirección de un largometraje. El director comenzó a jugar con la idea del guion en 2010 y durante ocho años estuvo trabajando en ella. Ocho años en los que el mundo ha cambiado, pero no las técnicas de animación de Park. El cavernícola utiliza el mismo principio de animación cuadro por cuadro que ha caracterizado la filmografía entera del director, aunque él mismo ha confesado que incorporó la animación digital para lograr algunas de las secuencias más complejas de la cinta.

El cavernícola

Eddie Redmayne, Maisie Williams y el director de El cavernícola, Nick Park.

La película narra la historia de un grupo de cavernícolas desterrados de su verde valle por unos poderosos bárbaros con impresionantes máquinas que los vuelven invencibles. Dug, el protagonista (la voz de Eddie Redmayne en la versión original en inglés), es un joven cavernícola que acompañado de su jabalí intentará hacer frente a la adversidad y derrotar al malvado Lord Nooth, líder de los bárbaros (la voz de Tom Hiddleston en la versión en inglés).

La cinta respeta el tono y sentido del humor tan característico de Nick Park y nos entrega una historia en la que hay aventura, intriga, bárbaros, cavernícolas, carcajadas, una mujer peleando por la equidad de género y un increíble partido de futbol que pudiera ser el primero en la historia de la humanidad.

Eso y el secreto que esconden las pinturas rupestres. Ésas creadas por las manos de Nick Park.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios