Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

El comienzo del tiempo

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

10-08-2016

El comienzo del tiempo es una entrañable cinta sobre los ideales de la vejez a los que la mayoría aspiramos.


  • Título original: El comienzo del tiempo

  • Año: 2014

  • Director: Bernardo Arellano (Entre la noche y el día)

  • Actores: Antonio Pérez Carbajal, Bertha Ramírez Misstilipiss

  • Fecha de estreno: 12 de agosto de 2016

Retirarse.
Convertirse en abuelos. Disfrutar de los años dorados en compañía de nuestros
familiares y amigos. Recordar la juventud con alegría. Estos son los ideales de
la vejez a los que la mayoría aspiramos. Es una promesa que nos han hecho tanto
el cine como otros medios. Sin embargo, en un mundo inestable como en el que
vivimos, en donde nunca se sabe ni cómo ni cuándo ocurrirá la siguiente gran
crisis financiera, pensar en una vejez tranquila en la que no se trabaja y
únicamente se disfruta a los nietos es prácticamente imposible.

La vejez se
ha retratado muchas veces como una segunda infancia o juventud (pensemos en Cocoon de 1985 o en Elsa & Fred, 2005) y,
bajo la mirada del director mexicano Bernardo Arellano, nos queda un poco más
clara la razón por la cual en ocasiones se le ve así. Más allá del cuidado
físico que algunas personas requieren, la vejez nos recuerda a la infancia o
juventud porque en muchas ocasiones lo único que los ancianos piden es tiempo.
Tiempo para escucharlos, para apapacharlos, para ayudarlos a dar pasos, o simplemente
para estar con ellos. La mayoría de los adultos mayores muchas veces viven de
la ilusión de que sus familiares los irán a visitar y rescatarán aunque sea por
unas horas de su soledad –al igual que algunos niños, quienes anhelan que sus padres
pasen con ellos más tiempo–. Pero también los ancianos se entregan a todo con
mayor facilidad y sin temores porque saben que es poco ya el tiempo que les
queda.

Y es justo
por este retrato tan acertado de la vejez y sus desventuras que la película ganó
el premio al Mejor largometraje en el Festival Internacional de Cine de Beijín
en 2015 y ha sido bien recibida por la crítica internacional.

Al igual
que en Amour (Michael Haneke, 2012) y
Love is Strange (Ira Sachs, 2014), filmes
en las que personas de la tercera edad deben enfrentar situaciones extremas ya
sea por enfermedad o falta de recursos económicos, los personajes principales
de El comienzo del tiempo, Toño y
Bertha, deben encarar problemas financieros y estar dispuestos a todo con tal
de sobrevivir. Los personajes de las cintas de Haneke y Sachs están
interpretados por actores del calibre de Emmanuelle Riva y John Lithgow,
quienes han dejado su huella en los anales del cine y televisión internacionales.
Los protagonistas de El comienzo del
tiempo
, por el contrario, inician su carrera actoral a los 90 años y con
esta cinta.

Y es
posiblemente por elegir actores no profesionales que la película se siente tan
honesta. Antonio Pérez Carbajal, quien interpreta a Antonio, y Bertha Olivia
Ramírez, quien hace las veces de Bertha, llevan a la pantalla la inocencia de
aquellos ancianos que prefieren creer que las cosas siempre van de tener un
final feliz, a pesar de que el mundo les diga lo contrario. Su candidez y sus
voces nos llevan a esas entrañables tardes de domingo con los abuelos y nos
recuerdan también que su generación, aunque ya va “de salida”, no se da por vencida
tan fácilmente como la generación actual.

Para enfatizar
el contraste generacional el director introduce un personaje más: el nieto
perdido de Toño y Bertha, a quien no han visto en más de una década porque su
hijo desapareció tras dejarlos con una deuda brutal. Es la figura de este
joven, sin embargo, la que sacude más al espectador, pues es quien nos muestra
hasta dónde ha llegado el sinsabor de aquellos que apenas inician una carrera y
se dan cuenta de que faltan tantas oportunidades que se derrotan aún antes de
comenzar. Es esta presencia quien nos muestra la gran brecha generacional que
existe entre aquellos que a los 90 años siguen luchando y aquellos que a los 20
no quieren hacer nada más que estirar la mano. También la que nos recuerda que
los viejos tienen mucho que enseñarnos.

A pesar de
que algunos diálogos se sienten inacabados, Arellano demuestra una sólida voz
como director en  esta película que,
esperamos, la abra puertas para el financiamiento de proyectos futuros. 

Vive en Melbourne, desde donde escribe sobre cine, literatura y lifestyle para medios nacionales e internacionales.

Opnion de la comunidad

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios